Vuelta a la normalidad con todas las garantías de protección

I. R
-

Los dentistas se adaptan a la nueva rutina con estrictos protocolos de seguridad, tanto para ellos como para sus pacientes

Vuelta a la normalidad con todas las garantías de protección

Desinfectar las estancias de sus clínicas, así como sus instrumentos y sus propios equipos de protección son solo algunas de las medidas que tienen que tomar los odontólogos para adaptarse a la nueva normalidad. "Los pacientes tienen que limpiarse los zapatos en una alfombrilla impregnada con lejía, tienen que ponerse unas calzas y desinfectar sus manos con gel", explica la odontóloga Belén Aguilera. Además, una vez dentro de la consulta, todos ellos deben enjuagarse la boca con un colutorio especial. "Lleva un componente que se ha demostrado clínicamente que reduce la carga viral del virus", detalla esta profesional. 

En cuanto a la protección de estos profesionales, van equipados con calzas, buzos, guantes, mascarillas, gorros y pantallas, que desinfectan cada vez que atienden a un paciente. "Cuando terminamos con cada consulta, desinfectamos toda la sala y todos los instrumentos que hemos utilizado", nos cuenta.

Debido a la situación, han tenido que espaciar en el tiempo sus consultas. "Desinfectar todo nos lleva tiempo, y además no podemos hacer que coincidan en sala de espera demasiados pacientes, así es que les pedimos que sean puntuales, para evitar al máximo que se junten", argumenta.