scorecardresearch

La Junta retira peces exóticos soltados en La Toba

EDS
-

Agentes medioambientales han retirados varios ejemplares de carpín dorado cuya introducción sin autorización es una acción prohibida por la normativa regional

La Junta retira peces exóticos que habían sido introducidos en una de las balsas de La Toba. - Foto: Cedida por la Junta de Castilla y León.

Agentes medioambientales de la Junta de Castilla y León en Soria han extraído esta semana de una de las balsas de la Cascada de La Toba, en Fuentetoba, varios ejemplares de carpín dorado (Carassius auratus) que habían sido soltados sin autorización. La acción está expresamente prohibida por la normativa vigente en materia de medio ambiente, dado que soltar peces ríos peces u otros ejemplares de especies que no son propios del ecosistema perjudica gravemente el ecosistema acuático de los cursos de agua donde se produce la suelta.

La extracción se llevó a cabo tras comunicarse al Servicio Territorial de Medio Ambiente la presencia de 'peces de colores' en el citado espacio, teniendo en cuenta que una de las labores primordiales de este Servicio es la vigilancia y conservación del ecosistema acuático de los entornos fluviales y lacustres de nuestra provincia. Los peces (tres ejemplares) fueron extraídos y manejados conforme a la actual legislación.

La Delegación Territorial alerta de que acciones de este tipo o similares, como la suelta de tortugas de california (Trachemys  scripta elegans)  o cotorras argentinas (Myiopsitta monachus), van en contra de la conservación de la biodiversidad silvestre o el equilibrio ecológico, incluso pueden constituir una amenaza para los recursos económicos asociados al uso del patrimonio natural.

La Junta retira peces exóticos que habían sido introducidos en una de las balsas de La Toba. La Junta retira peces exóticos que habían sido introducidos en una de las balsas de La Toba. - Foto: Cedida por la Junta de Castilla y León.

La suelta de especies alóctonas en el medio natural supone un grave perjuicio para la supervivencia de las especies autóctonas, pone en peligro la preservación de sus hábitats y el equilibrio ecológico, llegando incluso a desplazar o eliminar a estas especies silvestres. Además, estas acciones están expresamente prohibidas tanto por la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, como por la Ley 4/2015 de 24 de marzo, del Patrimonio Natural de Castilla y León.