CRÓNICA PERSONAL

Antonio Casado

Periodista especializado en información política y parlamentaria


Felipe VI, contra el odio

Saber lo que fuimos para entender lo que somos. Es el lema de mi colega y amigo, Carlos Guerrero, en su excelente programa de historia (RNE). Ahora toca saber que este lunes se celebra el Día Internacional del Holocausto.

Como cada 27 de febrero, al cumplirse el 75º aniversario de la más emblemática referencia al horror del siglo XX (con permiso del genocidio de Camboya, el de los armenios, el de los musulmanes de Sbrenica, etc, etc).

Hablo de la liberación de los campos de exterminio de Auschwitz, donde la infernal maquinaria nazi asesinó a cientos de miles de seres humanos (la cifra oficial es de 1.100.000), en función de su raza, tendencia sexual, religión o ideología política. Básicamente, judíos, alrededor de un millón. Pero también comunistas, gitanos, homosexuales, personas discapacitadas y, no lo olvidemos nunca, republicanos españoles.

La oportunidad conmemorativa se hizo visible el miércoles en el Foro Mundial del Holocausto, en el transcurso de una cena que convocó en Jerusalén a cuarenta jefes de Estado o presidentes de Gobierno comprometidos en la lucha contra el racismo, el antisemitismo, la xenofobia y cualquier otra forma de odio al diferente. Patologías que rebrotan en estas primeras décadas del siglo XXI. Y lo que quiero destacar es que fue el Rey de España quien expresó el compromiso compartido contra el peligroso avance de los discursos del odio.

Felipe VI fue la voz elegida para hablar en nombre de todos esos mandatarios. Porque era el único que no suscitaba recelos. Y porque el Gobierno de Israel no encontró entre tantos jefes de Estado a ninguno más acreditado para advertir contra los peligros de olvidar lo ocurrido y para pregonar los valores de paz, libertad, tolerancia y respeto a los derechos humanos.

Casi todos los asistentes a la cena del miércoles pasado eran presidentes de repúblicas tan consolidadas como las de Francia, Alemania, Italia o Portugal. Así que cualquier español de buena fe debería sentirse orgulloso de que Felipe VI de España hiciera una defensa tan firme de los valores republicanos.

Entre otras cosas, se recostó en Maimónides, nuestro pensador judío cordobés, para sostener que "todos los males que se causan los hombres unos a otros están provocados por la ignorancia". "Pero el peor de los males es ignorar que todos los hombres y mujeres son iguales, y que todo ser humano está investido de la mayor dignidad", dijo.

¿Qué republicano español va a dejar de saludar el hecho de que Felipe VI defienda los valores por los que cayeron tantos españoles en su malograda lucha de aquella guerra incivil?

 



Las más vistas

Opinión

Algo maravilloso va a ocurrir

Nos agarramos a un clavo ardiendo o al panfletillo que nos dejan en el coche. Aunque en el fondo, todos sabemos cómo se superan los miedos, sin necesidad de videntes ni tarotistas. Se superan enfrentándolos