scorecardresearch

Los contenedores orgánicos, asociados a la tarjeta ciudadana

S.Almoguera
-

El Ayuntamiento de Soria confía en aprobar en pleno el nuevo pliego de basuras en el mes de octubre

Los contenedores orgánicos, asociados a la tarjeta ciudadana - Foto: Javier Ródenas Pipó

Tras efectuar los cambios solicitados en el pliego servicio de basuras, el Ayuntamiento de Soria confía en que el Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales de Castilla y León (TARCyL) levante de forma «inminente» la suspensión que pesa sobre este proceso de adjudicación desde que una empresa denunciara algunos de sus puntos y formalizara un recurso ante este organismo. «En algunos puntos se consideró que podían tener razón y también se ha aprovechado para introducir otras mejoras», insiste la concejala de Obras, Servicios y Medio Ambiente en el Consistorio de la capital, Ana Alegre. 

Ya con las modificaciones completadas y comunicadas al TARCyL, el objetivo es retomar el proceso de licitación que el Consistorio paralizó tras las alegaciones que presentó esa empresa. En cuanto el TARCyL lo autorice, se volverá a iniciar la tramitación. Si todo va según lo esperado, la idea es poder aprobar el nuevo pliego de adjudicación del servicio en el pleno en octubre. «Lo tenemos preparado para que vaya a Comisión. Si es necesario, convocaremos un pleno extraordinario», apunta Alegre. 

el reto. Con un importe de 3,7 millones de euros y un período de concesión de 15 años para que la empresa que finalmente se haga cargo del servicio pueda amortizar la elevada inversión, para la concejala de Obras, Servicios y Medio Ambiente el gran reto del nuevo servicio será la gestión de lo orgánico. Para ello se instalará un nuevo contenedor, de color marrón, en el que sólo se desecharán los desperdicios orgánicos que puedan convertirse en compost. Será, indica Alegre, un «reto» y un paso más hacia el reciclaje que requerirá de un estricto control de utilización. «En ese contenedor no puede haber impropios», ya que el compost se echaría a perder. 

Para controlar que se utiliza de forma correcta, cada contenedor tendrá un sistema de apertura controlado, automático y personalizado que permitirá un seguimiento de los estratos de desperdicios depositados. Para ello, y aunque será la nueva empresa adjudicataria del servicio de recogida de basuras la que tendrá que determinar el sistema, el Ayuntamiento de Soria está barajando que la utilización y apertura de  estos contenedores se realice asociado a la tarjeta ciudadana. Con este sistema de identificación u otro, como un llavero chip, se podrá identificar quién hace un uso incorrecto de estos contenedores a los que sólo se deberán echar restos de frutas o verduras, cáscaras de huevo, pan, bolsitas de té, heces de animales, huesos o sobras de comida. «No será para multar, sólo para comentar qué es lo que se ha hecho mal», insiste la edil. 

novedades. No será la única novedad. La zona de bajas emisiones, que se situará en el entorno de las calles Alfonso VIII, Doctrina, plaza del Carmen y avenida de Navarra contará con un nuevo servicio de minipuntos limpios móviles. La iniciativa se planteará como una alternativa a los contenedores soterrados, un sistema, explica Alegre, que tiene muchas ventajas, pero también inconvenientes como la suciedad y un complicado mantenimiento por las averías derivadas de la oxidación de los mecanismos internos. Así, en zonas de bajas emisiones desaparecerán los contenedores y serán sustituidos por estos recipientes que estarán disponibles en unas ubicaciones y durante unas horas preestablecidas. 

De forma paralela, se continuará con el sistema de bolseo puerta a puerta en la zona centro, ampliándose este tipo de recogida a los polígonos industriales de Las Casas y de Valcorba. «A veces no se hace un buen uso de los contenedores y con ello también queremos facilitar la labor a los empresarios», añade la responsable municipal de Obras, Servicios y Medio Ambiente. Asimismo, el servicio de recogida de basura se ampliará un día y estará activo todas las jornadas de la semana. Ana Alegre espera que las mejoras y la aceptación de las alegaciones en el pliego de adjudicación ayuden a atraer muchas ofertas de empresas candidatas a hacerse cargo de este servicio municipal.