scorecardresearch

"Lo principal para ser jurado es tener un buen equipo"

Nuria Zaragoza
-

Fueron jurados en 2017. Ahora asumen las riendas de la Asociación Jurados de Cuadrilla que, tras quedar debilitada después de dos años de pandemia y sin fiestas, exigía relevo para continuar

"Lo principal para ser jurado es tener un buen equipo" - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez

Tras dos años sin fiestas de San Juan por culpa de la pandemia del coronavirus, el regreso festivo ha venido marcado por el tic tac del reloj. A un mes del Nombramiento, seis cuadrillas se quedaron desiertas y, una semana antes de la asamblea del Catapán, todavía quedaban tres vacantes. Casi bajo la 'bocina', el miércoles, se lograban completar las doce, pero nunca antes la fiesta tradicional, con sus doce parejas de jurados, sus doce toros en La Saca, sus doce novillos lidiados el Viernes de Toros en la plaza y el sábado subastados en los Agés, sus doce calderas… se había visto tan comprometida. Los usos y costumbres se tambaleaban este San Juan 2022, el San Juan covid. 

Precisamente, para defender la tradición y singularidad de las fiestas surgió en 1985 la Asociación Jurados de Cuadrilla, aunque también en ella la pandemia ha causado estragos. Tras un momento de crisis en el que se llegó a temer por la continuidad  de esta asociación que agrupa a más de 400 exalcaldes de barrio, un grupo de personas lideradas por Benjamín Aragüés Alonso, el nuevo presidente, ha conseguido mantener la asociación a flote y renovar ilusiones. Él y la secretaria, Fátima Reglero Heras, quienes fueran Jurados de la Cuadrilla de Santiago en 2017, cogen las riendas del colectivo en un «momento de inflexión». 

Este año se ha experimentado un riesgo real de no contar con los doce jurados. Obviamente, la pandemia está detrás de esta situación extrema pero, no obstante, hace ya años que se llega al Sorteo, incluso al Nombramiento, con cuadrillas vacantes, ¿dónde creen que radica el problema para que cueste tanto asumir el cargo de alcalde de barrio?

Fátima Reglero: En el año 2017, que fue el nuestro, tuvimos que sortear varias cuadrillas porque había muchos candidatos voluntarios. Desde ese año, había una buena tendencia y ha habido años muy buenos. Llevábamos una buena racha e incluso el Martes a Escuela de 2019 había muchísimas parejas apuntadas, pero la pandemia ha sido un corte tremendo y es lo que ha marcado todo. Espero que, cuando la situación vuelva más a la normalidad, esa tendencia de tener muchos jurados voluntarios también regrese. 

Pero no todas las cuadrillas tenían muchos voluntarios y, ya antes de la pandemia, se venían registrando algunos problemas para completar.

Benjamín Aragüés: Hay cuadrillas más difíciles. 

F. R.:Quizá el número de vecinos que tienen las cuadrillas no es equitativo y eso a veces echa para atrás a la hora de elegir una cuadrilla u otra.

En su momento ya hubo una reestructuración de barrios y cuadrillas (en 1914 se redujeron de 16 a 12), ¿es el momento de plantear una nueva reorganización acorde al desarrollo actual de la ciudad?

F. R.: Reorganizar los barrios sí que sería interesante, pero manteniendo las doce cuadrillas. 

B.A.: Redistribuir los vecinos. 

F. R.: Porque, por ejemplo, la Cuadrilla de San Juan, que coge la zona de LosRoyales, tiene muchísima más población y más joven que las cuadrillas del centro, como La Mayor o Santa Catalina, que además es población más mayor. 

B.A.: En Santiago, por ejemplo, nosotros teníamos vecinos que tenían nuestro local a 50 metros de su casa pero pertenecían a Santa Catalina. 

F. R.: Esos vecinos a veces se apuntan como simpatizantes porque prefieren, por cercanía, acudir a Santiago. 

B.A.: En  nuestro año, en 2017, ya se habló de que era necesario hacer una reorganización de calles. 

Soria quiere fiestas pero luego cuesta implicarse, ¿qué se necesita realmente para ser jurado?

F. R.: Principalmente, tener un buen equipo. Si tienes eso, lo demás sale solo. Eso es lo más importante.

B. A.: Los jurados somos los que damos la cara pero es la gente que llevas detrás la que saca adelante la cuadrilla y las fiestas. 

¿Cómo recuerdan su experiencia?

F. R.:Fue muy buena. Realmente nosotros no teníamos claro que íbamos a ser jurados. Yo alguna vez lo había dejado caer pero los que querían ser jurados eran mis padres, porque se cumplía el centenario de mi bisabuelo. El Martes a Escuela bajamos mi padre y yo al Ayuntamiento...

B. A.: Yo no sabía nada...

F. R.:En ese momento mi padre dijo que mejor fuéramos nosotros que éramos más jóvenes, con más gente joven detrás, y que ellos eran secretarios. Lo decidimos allí mismo y ya llamé a mi marido.

B. A.: Estaba trabajando y tuve que parar, coger aire y dije... ¡adelante! 

F. R.: Pero creo que no eres consciente realmente hasta que se hace el sorteo de diciembre en el Ayuntamiento con todos los voluntarios apuntados. Cuando sale la moneda con la cara que has elegido, te das cuenta realmente de que te ha tocado. A partir de ahí, yo ya empecé a buscar música, llamar amigos, organizar todo...

Ahora para dar el paso de ser presidente y secretaria de la Asociación Jurados de Cuadrilla ha pasado un poco lo mismo. Habíamos comentado que nos íbamos a meter en la asociación, pero no a este nivel... 

¿Qué les ha animado a asumir las riendas de la Asociación Jurados de Cuadrilla justo en este momento tan complicado?

B. A.: Estos años ha habido un bajón importante en todas las asociaciones, no solo en esta. Hace unas semanas hubo una reunión donde se puso de manifiesto la necesidad de renovar para poder continuar...

F. R.: Marisa [la vicepresidenta de la asociación] y yo nos presentamos para ayudar, pero solo estábamos ella y yo. Además, ella no sabía todavía que se iba a apuntar de jurada [hace unas semanas, cuando se supo que seis cuadrillas quedaban vacantes, se presentó voluntaria para la Cuadrilla deSan Miguel 2022]. 

Entre las dos planteamos que había que sacar la asociación adelante como fuera y que ella buscara a gente y yo también. Ella trajo a Sara, la tesorera, y yo le dije a mi marido:«Si falta uno, te toca». 

B. A.: Y en la reunión, cuando preguntaron, pues me tocó. 

Ante la crítica situación que se ha vivido este año, el alcalde, Carlos Martínez, llegó a reconocer cuando faltaban varios jurados que «las fiestas pueden seguir celebrándose» realmente con menos cuadrillas pero, de llegar a darse el caso, «se abriría una puerta peligrosa», en el sentido de que «la singularidad de las fiestas la vamos a perder». ¿Comparten este punto de vista? ¿Podemos estar a un paso de perder San Juan como tradicionalmente lo conocemos?

B. A.: Lo estuvimos hablando con el alcalde el día del Sorteo, después de la pandemia tiene que haber un punto de inflexión para todo. 

F. R.:Tiene que haber un reinicio. 

B. A.: La gente tiene muchas ganas de fiesta y quiere volver a juntarse, pero también es entendible el miedo...

F. R.:Los dos trabajamos en sanidad y entendemos perfectamente el miedo pero, con prudencia, todo se puede hacer y, de hecho, se están haciendo las fiestas en todo España.

B. A.: No completar las doce cuadrillas supondría un punto de inflexión y una pena. Por eso hay que animar a la gente para que no se vuelva a dar esta situación porque, además, hay un respaldo detrás con el Ayuntamiento, con la asociación... 

¿Y qué se puede hacer para involucrar a la ciudadanía a la hora de asumir el cargo de jurados?

F. R.:Es que ha habido un parón tan grande que el 'subidón' sanjuanero se ha apagado y a todo el mundo nos ha cambiado mucho la vida. 

B. A.: Hay gente mayor que ha estado todos los sanjuanes de su vida y este año por primera vez se va fuera. Eso está ahí, es inevitable. Parece que se ha acabado pero está y es respetable. 

F. R.:Estoy segura que hay gente en su casa pensando que le gustaría ser jurado, ¡es el momento!

En 1914 se acordó sortear voluntariamente entre «los Señores del Concejo y los Alcaldes de Barrio de la ciudad, los cargos de Jurado para las doce Cuadrillas». Ante un caso extremo, ¿sería oportuno 'obligar' a algún concejal a asumir el cargo?

B. A.: Paso palabra [risas]. 

F. R.:En 1917 mi bisabuelo era director del periódico, no había jurados, fueron a buscarlo, y fueron jurados los dos directivos del periódico. Pero ¿que hoy se hagan cargo por ser concejales? No sé, me imagino que dependerá de hasta dónde logre convencer el alcalde, porque al final es una decisión personal y voluntaria. 

¿En la asociación tenían previsto un 'plan b' de última hora para cubrir una cuadrilla si se quedara vacante?

F. R.:Realmente nosotros llevamos en la asociación dos semanas y ahora mismo estamos empezando a tomar contacto y a ponernos al día de todo. Vamos a estar ayudando si hace falta, por supuesto, pero asumir las riendas de una cuadrilla... de momento estamos asumiendo las riendas de la asociación.

Uno de los objetivos de la asociación es promocionar y defender los usos y costumbres para salvaguardar la singularidad de las fiestas. No obstante, los tiempos cambian y la fiesta evoluciona, ¿es momento de plantear un análisis serio y valorar la posibilidad de cambiar las ordenanzas que rigen las fiestas de San Juan?

B. A.: Pero eso a nosotros nos lo van a dar ya hecho, porque ahí no tenemos capacidad de decisión. 

Pero, ¿lo ven necesario?

B. A.: Mi opinión personal -no la de la asociación- es ¿tiene que haber cambios? Creo que sí. ¿Que esos cambios los tiene que decidir el Ayuntamiento? También. 

F. R.: Aquí no cabe nuestra opinión personal porque en la asociación somos muchos. Y, además, nosotros ahora mismo ni siquiera estamos en contacto oficialmente con el Ayuntamiento, solo hemos hablado de forma extraoficial. 

B. A.: Está claro que cualquier decisión que se tome habrá a gente a la que le guste y gente a la que no, pero al final se va a tener que decidir en el Ayuntamiento, no en la asociación. 

F. R.:El Ayuntamiento ya formó en su día unas mesas para analizar la posible modificación de las ordenanzas municipales de San Juan y creo que igual deberían reactivarse y avanzar. 

Hay decisiones polémicas que cuesta afrontar pero la situación que se presentó en 2016, cuando una pareja de mujeres y otra de hombres se presentaron a ser jurados en las fiestas de San Juan, puede darse de nuevo en cualquier momento. En su día la asociación se opuso e incluso anunció «acciones legales» al entender que no se cumplían las ordenanzas de las fiestas. Entiendo que acaban de llegar pero, asuntos como este, ¿es necesario debatirlos?

F. R.:En esa reunión no estuvimos y no sabemos cómo se adoptó ese acuerdo y no podemos ni debemos pronunciarnos. Pero si el Ayuntamiento plantea que las ordenanzas se cambian, habrá que asumirlo, tanto en la asociación como por parte de la ciudadanía en general. 

B. A.: Volvemos un poco a lo mismo de antes, van a ser las ordenanzas las que decidan y la asociación no va a poder ir en contra de las ordenanzas. Obviamente, habrá gente que no esté de acuerdo y habrá que debatirlo en la asociación, pero una cosa es la opinión personal y otra la general.   

¿Cabe renovación en las fiestas?

B. A.:¿Que va a haber cambios? Ya los está habiendo... En el momento en el que no se consigan los doce jurados ya hay un cambio importante de los usos y costumbres... 

F. R.:Y, a partir de ahora, puede haber otros cambios, igual que este. 

Hay unos usos y costumbres pero,  no evolucionar, ¿puede suponer alejarse de la sociedad, no?

B.A.: En mi opinión, hay que evolucionar pero, insisto, en la asociación acabamos de aterrizar y son temas que aún no se han tratado. 

Una línea recta es muy recta y las curvas a veces también son buenas, pero habrá que analizarlo en su momento y, vuelvo a repetir, en sí lo va a dar hecho el Ayuntamiento. 

El tema económico siempre es un asunto que sale a colación, ¿ser jurado realmente cuesta dinero?

F. R.: Tienes que tener un respaldo económico pero, si lo haces bien y te ajustas y no te sales en gastos innecesarios, sales comido por servido. 

Pero hay una cosa que no se termina de entender... las cuadrillas tienden a cobrar todas precios similares por la tajada pero, sin embargo, es evidente que no todas son iguales y hay algunas con muchos vecinos y otras con muy pocos.

F. R.: Es verdad que hay gastos que tienen todas las cuadrillas y no es igual repartir entre 800 que entre 1.500 vecinos.

B. A.: Pero también es verdad que no es lo mismo tener una charanga de ocho personas que de doce, porque el gasto se multiplica. Al final, cada cuadrilla decide sus gastos en función de sus vecinos. 

F. R.: También nos han comentado algunos jurados que los precios les han subido muchísimo respecto de lo que tenían apalabrado en 2020 y eso va a hacer este año subir la cuota. 

Yo sí que creo que debería ser un precio igual en todas pero, claro, para eso sería importante que hubiera un número de vecinos similar en todas, y por eso es importante que haya una repartición equilibrada de vecinos, como decíamos antes. 

Hay quien propone cobrar un impuesto por San Juan... 

F. R.: Por una parte, veo que sería bueno porque creo que lo de pasar por las casa se ha quedado anticuado, y sería un impuesto además mínimo. Pero también entiendo que, en parte, se pierde la esencia de las fiestas.

B. A.: Yo, sin embargo, no veo bien lo de poner un impuesto en fiestas. Como vecino ya pagas tus impuestos y entiendo que entrar en fiestas es una decisión personal y puede haber gente que se vaya de vacaciones, que no quiera entrar... 

Este año el Ayuntamiento ya ha dicho que, dada la situación, va a asumir los costes como si se apuntaran los mismos vecinos que en 2019.

F. R.: Eso no sabemos realmente si va a pasar...

Ir puerta a puerta apuntando a los vecinos para que entren en fiestas y, luego, ir cobrando la tajada, es  una de las labores más costosas. Realmente, el Ayuntamiento ya asume los costes de los novillos, de las tajadas... ¿Es el momento de decidir algo al respecto y quizá que el Consistorio asuma los costes íntegros?

F. R.: Yo no lo veo. Está claro que hay que modernizarse porque, de hecho, algunos jurados ya nos han dicho que hay gente que les pregunta que si se va a poder pagar por bizum, pero eso no lo veo.

B. A.: Yo no veo bien que el Ayuntamiento tenga que asumir esos costes de las doce cuadrillas.

Hay mucha rumorología sobre las 'contraprestaciones' que reciben a veces los jurados por aceptar el cargo, ¿estos 'mitos' hacen daño a la esencia de las fiestas?

F. R.: Esto nosotros no lo hemos visto. Recibimos todos el mismo dinero del Ayuntamiento, tanto la primera parte que te dan para arreglar el local como la segunda, justo antes de las fiestas, pero es para todos la misma. 

Muchas veces hemos oído lo de que ser jurado te da para comprarte un coche... Nosotros el Martes a Escuela hicimos las cuentas y salimos comidos por servidos y no subimos la cuota respecto del año anterior. Eso sí, hablo de los gastos oficiales,  porque todo lo que tú te quieras gastar a mayores ya es otra cosa, pero eso no va en la tajada. 

B. A.: Otra cosa es si tú quieres tener 180 personas en la cuadrilla… Eso ¡asúmelo tú!

¿Cuánta gente hace falta para sacar adelante una cuadrilla?

F. R.: Nosotros seríamos unos 40. 

B. A.: Y salió muy  bien gracias a la gente, porque ellos son los que llevan el peso de la cuadrilla. Tú das la cara y vive las fiestas, pero la gente de atrás, aunque obviamente también lo pasa bien, es la que lo saca adelante. 

Cada vez más gente se manifiesta antitaurina y San Juan son unas fiestas eminentemente taurinas, ¿esto puede poner en peligro la fiesta?

F. R.: Creo que no, creo que somos más sorianos taurinos, y no creo que haya peligro de boicotear ni de nada.

B. A.: Es muy respetable tanto una opinión como otra pero, al igual que San Fermín o los toros embolados, creo que al final es cuestión de respeto. Y hay que respetar que alguien vaya a la plaza de toros y se manifieste, como hay que respetar que la gente viva la fiesta. Pero, insisto, siempre desde el respeto. 

La asociación tiene carácter testimonial y, por tanto, oficialmente no tienen ni voz ni voto en las decisiones que se adopten sobre las fiestas. No obstante, ¿tienen previsto ponerse en contacto con el Ayuntamiento para ser tenidos en cuenta?

F. R.: Es verdad que, con la problemática que ha habido este año de falta de jurados, el Ayuntamiento ha tenido contacto con las peñas y demás, pero a la asociación no le ha llamado y, por tanto, tampoco pueden exigir nada. Estuvimos con el alcalde y con el responsable de Festejos en el Sorteo y, de forma extraoficial, nos presentamos, aunque es verdad que aún no teníamos ni cargo. Y les dijimos que teníamos que tener más comunicación con ellos. 

B. A.: El alcalde nos abrió las puertas para estar en contacto, pero es cierto que hasta ahora había cierto parón en la asociación. 

Uno de los objetivos de la asociación es «estimular a las nuevas generaciones para su integración en el espíritu sanjuanero» y que, precisamente, haya relevo de jurados. ¿Qué se puede hacer en este sentido? 

F. R.: Queremos retomar el concurso de dibujo infantil. En algunos colegios, como Escolapias, tienen una semana dedicada a sanjuanes. En nuestro año algunos centros y el colegio Santa Isabel vinieron a las cuadrillas... Todo eso me parece importante retomarlo. 

Entiendo que llevar San Juan a las aulas puede ser también un asunto polémico porque habrá padres que no quieran. ¿Se podrían potenciar más extraescolares sanjuaneras? 

B. A.:Yo no veo polémica en llevar San Juan a las aulas porque lo veo desde la perspectiva de que San Juan es cultura. Yo soy de Zaragoza y en el colegio se hacían cosas en torno al Pilar con toda normalidad. 

F. R.: Son las fiestas de tu ciudad y, al final, son actividades que generalmente son voluntarias. 

B. A.:Todo va a depender de cómo se enfoque en cada colegio y que se explique bien, de forma didáctica y objetiva.

Acaban de asumir las riendas pero ¿cuáles son los retos para relanzar la asociación ?

F. R.: Mover la asociación y hacer actividades. Toda la directiva lo hemos cogido con mucha ilusión y hay muchas ideas y mucha colaboración tanto por la gente que sigue, que son fundadores, como por los nuevos que hemos entrados. 

De inicio, queremos pasarnos por las cuadrillas, presentarnos y ofrecernos para lo que necesiten. Queremos llegar a ellos para que ellos se sientan cómodos y quieran unirse a la asociación. 

B.A.: Yo hago una comparativa en este sentido: de una boda sale otra boda, pues de un jurado puede salir otro jurado. 

F. R.: Queremos retomar el concurso fotográfico y hacer un calendario y que las ventas se donen a una asociación. Y queremos implicarnos más en la sociedad y ganar visibilidad, también en las redes sociales. 

B.A.: El parón de estos dos años ha sido muy duro y hay que reactivar.