La apuesta cultural de Monteagudo de las Vicarías

A.I.P.
-

El castillo estrenará su salas de exposiciones con la muestra de arte 'Armazón' sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) 2030

La apuesta cultural de Monteagudo de las Vicarías - Foto: Eugenio Gutierrez M

Formar parte de la Asociación de Pueblos más Bonitos de España ha supuesto un espaldarazo definitivo para el impulso turístico de Monteagudo de las Vicarías, así como para el entorno de lo que se conoce como La Raya. Estos días se ultima el acondicionamiento de las salas de exposiciones del castillo-palacio, construido por la familia Hurtado de Mendoza (siglos XV-XVI), para su estreno como enclave cultural con la muestra de arte Armazón sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que se pudo ver en la Cumbre del Clima de Madrid-COP25, en Valladolid o en Zaragoza. La inauguración de este espacio está prevista el viernes 6 de agosto, a las 19.00 horas, y después, a las 21.00 horas, habrá un a actuación de ópera y zarzuela. Este es un paso en firme para la proyección del municipio y de los alrededores que contempla, entre otros proyectos, la puesta en marcha el próximo año, en la planta baja del edificio gótico renacentista, de una oficina de turismo de ámbito comarcal. «Nuestra intención es que esté abierta a tiempo completo del 15 de junio al 15 de septiembre y los fines de semana de todo el año. Queremos que sea dinámica, que quien la atienda explique el castillo y la iglesia, y pueda hacer una ruta guiada por la población contando la historia», avanza el alcalde, Carlos González.

En la primera planta, en la que se ubican las salas expositivas, una de ellas está dedicada a Felicidad Martínez, «la abuela bloguera» que con casi 80 años, tras asistir a un curso de informática, lanzó un blog que, a día de hoy, actualiza uno de sus hijos, y que cuenta con más de 550.000 visitas. «Es un reconocimiento, ha sido nuestra mayor embajadora. Además, tenía un museo etnográfico que también lo queremos trasladar al castillo-palacio», añade Carlos González.

Después de invertir 62.000 euros  (48.000 euros procedentes de la Junta y 14.000, de las arcas municipales) en el revestimiento de las paredes, la colocación de suelo y de ventanas,  a falta de completarlo con la iluminación, el Consistorio buscará financiación para habilitar la oficina de turismo en la que se proporcionará a los turistas información sobre el pueblo y sobre las localidades del entorno (Serón de Nágima, Fuentelmonge, Morón de Almazán, Torlengua...), así como de los atractivos naturales, entre los que destaca el embalse de Monteagudo de las Vicarías, acondicionado para la pesca, el baño y la observación de aves. Está declarado Zona Húmeda de Interés Especial y forma parte de la Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) de Monteagudo de las Vicarías, por lo que pertenece a la Red Ecológica Europea Natura 2000.

Respecto a las exposiciones, irán rotando gracias a la intervención de la comisaria de arte Margarita Asuar, vinculada al pueblo ya que compró la casa de Leonor en el edificio que fue casa-cuartel, con la intención, asimismo, de que pueda convertirse en otro foco cultural. Además de la muestra sobre la Agenda 2030, cuenta con otra propuesta expositiva de grabados de artistas españoles (Rafael Canogar, Juan Genovés, Eduardo Arroyo, Agustín Ibarrola...).

urgencia en la torre. «Queremos que cultura y turismo se concentren en el mismo punto», abunda el regidor. Pero para ello, más allá de los proyectos de promoción del Consistorio, urge una intervención integral en la torre octogonal del castillo-palacio. «Es un castillo especial porque es pentagonal y hay pocos, con cada una de sus torres diferentes, lo que le hacer ser peculiar [...] Nuestro problema es que la torre se marcha, hay que desmocharla, porque ahora está cosida. Hace años, con fondos europeos, se acometió una cimentación importante, porque estamos en suelo arcilloso y se desplaza», significa.

González recuerda que el arquitecto Fernando Cobos realizó un estudio para la intervención integral en la torre, con un coste estimado de 800.000 euros. Sin embargo, la crisis  minimizó el proyecto y la inversión de la Junta se quedó en 245.000 euros, en una obra que finalizó en 2014. No obstante, en los ocho años previos se acometieron distintas obras de consolidación por más de 900.000 euros.

«Ahora que hemos hecho este esfuerzo de darle un uso al castillo con este enclave cultural y con lo que será la oficina de turismo, reclamamos esa intervención [...] El año que viene queremos acogernos al 1,5% Cultural, porque arreglar la torre es primordial para seguir dando pasos», argumenta el primer edil de Monteagudo de las Vicarías.

Y es que la hoja de ruta más inmediata está dirigida al ámbito turístico, teniendo en cuenta que ser uno de los pueblos más bonitos de España  implica de por sí una notable proyección, pero también una serie de condicionantes a cumplir. 

Entre otras cosas, gracias a una subvención de Adema (Asociación para el Desarrollo Endógeno de Almazán y su comarca) se han colocado una docena de placas con los puntos más representativos del pueblo y los correspondientes códigos QR, cuyo escaneo permite indagar en la historia de cada emplazamiento. 

«La historia de este pueblo es increíble y no se ha aprovechado [...] No solo destacamos los monumentos, también los hechos históricos más relevantes», considera el alcalde.  

en la iglesia. Coincidiendo con la visita de El Día de Soria a Monteagudo de las Vicarías, llega a la iglesia de Nuestra Señora de la Muela un turista catalán que viaja a Galicia. Ha visto el cartel de Pueblo más bonito de España y en lo alto ha vislumbrado el castillo. «Me ha parecido precioso. No pensaba parar, nunca había oído hablar de este pueblo. Lo recomendaré», asegura Carlos Tarín, uno de tantos turistas que se acercan a conocer el casco histórico de Monteagudo reclamados por la cartelería en los accesos al pueblo.

A finales de 2019, Monteagudo de las Vicarías y Vinuesa se incorporaron a la Asociación de Pueblos más bonitos de España, por lo que ya son cuatro los municipios con este reconocimiento, teniendo en cuenta que Medinaceli y Yanguas ya contaban con este ‘título’. «Desde entonces se ha notado mucho, hay más turismo», destaca González, aún contando con los meses de confinamiento y las restricciones de movilidad de este año y medio de pandemia.

Sobresale, asimismo, la iglesia de la Muela, que también será objeto de obras a corto plazo. «El patrimonio del pueblo es de la época del conde de Monteagudo, Humberto de Mendoza, del siglo XV, que manda construir la iglesia y el castillo. La Virgen es una talla románica y preside la Virgen de Bienvenida, la patrona, que no está en la ermita [Bien de Interés Cultural -BIC- como el castillo] por seguridad», relata. Como singularidades de este templo, hay que reparar en el retablo flamenco, anterior a la llegada de Carlos V o la escena del parto de Santa Ana, madre de la Virgen María, en el retablo (siglo XVI) atribuido al escultor soriano Gabriel de Pinedo.