TIEMPO MUERTO

Diego Izco

Periodista especializado en información deportiva


Puntos que valen

Nos hemos acostumbrado a desayunar reflexiones, allá por mayo, estilo «Un penalti condena al descenso al Rayo», «Así fue el gol que selló la permanencia del Eibar» o «Victoria inútil: el Huesca ya es equipo de Segunda». Y pensamos que ya es mala suerte irte al garete por un partido o una sola jugada, o como en el caso (ficticio) del Eibar, que ya es tener potra marcar un solo gol y salvarse. De repente, te asaltan todos los monstruos de la memoria: ¡He olvidado los 37 partidos anteriores! En efecto: los periodistas titulamos, los protagonistas reflexionan y los aficionados sienten como si los tres puntos del último partidos contasen más que los de la jornada 22, los de la 11, los de la siete…

… O los de la uno: en su estreno, los tres recién ascendidos exhibieron la ambición de quien sí otorga importancia capital a cada maldito punto desde el primer pitido inicial. Osasuna ganó en Leganés, el Mallorca ganó al Eibar y el Granada le hizo cuatro goles al Villarreal (maravilloso de no ser porque encajó otros cuatro). Puede que sea porque arrastran el severo aviso que recibieron los novatos de la 18/19, en la que bajaron a Segunda dos de los recién ascendidos (Rayo y Huesca) y el tercero (Valladolid) estuvo rozando el larguero hasta los últimos instantes.

Este fin de semana, todos ellos, como el Athletic ante el Barça el viernes, arrancaron el curso con el cuchillo entre los dientes. Porque, ¿a qué viene esperar a la jornada 35 para ser intenso pudiendo serlo en la uno? Aunque nos parezca mentira, las primeras gotas del vaso llenan tanto como las últimas, y para que podamos considerar a alguien como «el bueno» o «el malo» de la película han tenido que pasar muchas cosas en el guión. No vale ponerse el final, ver quién palma, y decidir entonces.


Las más vistas

Opinión

Rosas sin espinas

En el caso de Norma, la Diputación de Soria, en concreto el entonces presidente, Antonio Pardo, se lanzó como salvador de la comarca para evitar el cierre. Una operación que jamás he entendido