scorecardresearch

El 'cashback' se abre paso en Soria

Sonia Almoguera
-

Aunque el número de municipios que no disponen de oficina bancaria o cajero en Soria se eleva a 150, el porcentaje de población que no tiene acceso a moneda en metálico es sensiblemente inferior al de otros territorios de la Comunidad

El ‘cashback’ se abre paso en Soria - Foto: Eugenio Gutiérrez

Pese a que la pandemia de COVID-19 ha intensificado el uso de las tarjetas bancarias como forma de pago habitual, el uso de dinero en efectivo continúa siendo vital para diversos colectivos poblacionales con poco manejo y conocimiento del mundo digital. Sin embargo, desde el año 2008, el número de oficinas bancarias y de cajeros automáticos se ha recortado en alrededor de un 50 y un 20%, respectivamente, en todo el país. El medio rural y las localidades de menor población son las más perjudicadas por esta realidad sobre la que el Banco de España alertaba la semana pasada a través de un informe. Siendo Castilla y León una de las Comunidades Autónomas más afectadas, Soria es la provincia de la región con menor número de puntos de acceso a dinero en efectivo (179), frente a los 723 de León, los 633 de Burgos o los 281 de Segovia. Y, aunque el número de municipios que no disponen de oficina bancaria o cajero en Soria se eleva a 150, el porcentaje de población que no tiene acceso a moneda en metálico es sensiblemente inferior al de otros territorios provinciales castellanos y leoneses. Un total de 11.443 sorianos no tienen posibilidad de contar con efectivo en un radio de entre cinco y 10 kilómetros, una cifra mucho menor que los 33.168 abulenses, los 49.122 burgaleses o los 29.231 palentinos afectados, según el Banco de España.

Soluciones como la apertura de oficinas financieras que dan servicio en determinados días de la semana o sucursales compartidas entre poblaciones cercanas en diferentes horarios de la jornada que tienen en marcha entidades como Caja Rural de Soria o Unicaja permiten asegurar a la población de mayor edad y a colectivos profesionales como los comerciantes el acceso regular al dinero efectivo.

En otros lugares donde los habitantes tienen que desplazarse varios kilómetros para conseguir moneda en metálico comienzan a surgir otras iniciativas en alianza con otras entidades. Es el caso, por ejemplo, de las oficinas de Correos, que ofrecen servicio de cajero automático, algunos comercios a través de iniciativas como el ‘cashback’ o el ‘cash-in-shop’ o incluso estancos, a través del programa ‘Twyp cash’.

Más facilidades. El de Matamala de Almazán será uno de los primeros en la provincia de Soria en sumarse a esta nueva iniciativa. «Se trata de dar facilidades, un servicio más», explica Susana Pescador, nueva propietaria del estanco. Aunque la oficina móvil de Caja Rural de Soria tiene a esta localidad entre sus rutas habituales, cuando surge alguna urgencia o necesidad y no tienen disponible efectivo, a sus habitantes no les queda más remedio que desplazarse a Almazán o a la capital soriana para proveerse de fondos. Observando esto y atendiendo a la propuesta que le realizó la empresa distribuidora que le suministra, Logista, Pescador se decidió a a sumarse a esta iniciativa. Aún, no obstante, habrá que esperar algo de tiempo para que el servicio esté activo. La tramitación se completó hace aproximadamente un mes, así que, se estima, en breve estará activo, aunque, insiste Pescador, baraja poner algunas limitaciones de suministro de efectivo, «hasta los 100 euros. No soy el Banco de España», señala con humor. Lo que sí busca es, sobre todo, la comodidad de los residentes de Matamala y que puedan disponer de «cuantos más servicios mejor» para mejorar su calidad de vida sin necesidad de que tengan que desplazarse a otras localidades.

Desde que se hizo cargo de la gestión del estanco el pasado 15 de marzo también ha hecho posible que los clientes puedan pagar con tarjeta de crédito o débito, buscando también dar alternativas a la falta de efectivo. «La gente hasta se sorprende, pero creo que es imprescindible. Y más hoy día con el tema de la pandemia. De hecho, la gente mayor también paga con tarjeta», comenta.

El servicio ‘Twyp cash’ es posible gracias a un acuerdo de Logista con ING Direct suscrito en el año 2017. Para el cliente no tiene comisiones, pero sí será necesario que, a la hora de usar este servicio de ‘cajero’, haga  una compra en el estanco.

La ‘vulnerabilidad’ al cierre de puntos de acceso a efectivo en municipios de menos de 5.000 habitantes a un radio de unos cinco kilómetros es algo más suave en Soria que en provincias con un número similar de oficinas o cajeros como es el caso de Cáceres, por ejemplo. «En Soria, el cierre de estos puntos de acceso tendría un impacto menor, al reducirse la cobertura en cinco puntos porcentuales, hasta los 83% y elevarse algo más la distancia media de cuatro kilómetros hasta los 13,5», añade en el informe sobre Infraestructura del efectivo y vulnerabilidad en el acceso a éste que el Banco de España dio a conocer la semana pasada. Soria es , por encima de Zamora (18,7%), Ávila (13,8%) y Palencia (9,1%), la provincia con menor porcentaje de población en grado alto de riesgo por falta de puntos de acceso a dinero en efectivo (8,6%), aunque está por encima de otros territorios nacionales como Toledo (0,4%) o Jaén (0%). El 67% de la población soriana se encuentra en peligro muy bajo, según el mismo estudio.

«Privilegiados». Para el alcalde de Valdeavellano de Tera, Amancio Martínez, la localidad es una «privilegiada en ese sentido» puesto que cuenta con dos entidades bancarias diferentes que prestan sus servicios de manera regular varios días a la semana. «Unicaja, los martes; Caja Rural martes, miércoles y jueves». Aunque la apertura está limitada a unos días concretos a la semana es un servicio que, en su opinión, cubre muy bien las necesidades de los vecinos, especialmente, de las personas mayores. «Ellos pueden sacar su dinerito», añade Martínez, o realizar otras gestiones teniendo en cuenta esos horarios de apertura «sin necesidad de tener que desplazarse hasta Vinuesa o Almarza», agrega. Otra cosa diferente es la población que pasa el verano en Valdeavellano o que no son clientes de esas dos entidades. A éstos no les queda más remedio que desplazarse a estas localidades o incluso la capital soriana.

En Tardelcuende «tampoco tenemos problema», insiste el primer edil, Ricardo Corredor. En este caso, cuentan con servicio de oficina presencial de Caja Rural todos los días de la semana, un servicio que comparte con la ‘vecina’ población de Quintana Redonda. «La misma persona se encarga de atender las dos oficinas» estableciendo diferentes franjas de atención horaria en cada una de ellas, agrega Corredor. El hecho de que el servicio se preste todos los días ayuda a que los habitantes de Tardelcuende puedan organizarse mejor «incluso volver al día siguiente si hay mucha gente», apunta.

Caja Rural, rutas por 17 pueblos sorianos

Una de las cosas que Caja Rural de Soria tiene clara es que, «aunque tenemos una red muy amplia de oficinas», también había que tener en cuenta a aquellas poblaciones «muy pequeñitas» en las que los servicios bancarios no estaban cubiertos. Fue así como nació el proyecto de oficina móvil que, cada año, recorre una media de 35.000 kilómetros tratando de facilitar las gestiones bancarias a los habitantes de 17 municipios entre los que se encuentran Villar del Río, Bretún, Santa Cruz de Yanguas, Yanguas, Recuerda, Rioseco, Quintanas de Gormaz, Valdenebro, Santa María de Huerta, Abejar, Cabrejas del Pinar, Chércoles, Almaluez o Utrilla, entre otros. «Se recorren en diferentes rutas que, en función del número de habitantes y de clientes, son semanales, cada quince días…», detalla David Carramiñana, que está al cargo de esta unidad móvil de Caja Rural de Soria.

«La gente ya conoce las rutas» y la periodicidad de paso, destaca, siendo mayoritario el perfil de usuarios que utilizan el servicio personas mayores que no se manejan bien con el servicio ‘on-line’ a través de internet o comercios que necesitan cambio o hacer ingresos. Pero, en realidad, explica Carramiñana, a través de esta oficina móvil se pueden hacer todo tipo de operaciones bancarias o financieras, las mismas que en cualquier oficina presencial. La más usual, no obstante, «el reintegro en efectivo al percibir la pensión».

Por motivos de seguridad, al tratarse de un vehículo que viaja con dinero, las rutas están preestablecidas de antemano y comunicadas a los servicios de seguridad del Estado. Eso no quita para que, apunta Carramiñana, si hay una petición urgente de un cliente que pilla en una localidad de paso pueda excepcionalmente ser atendida. «Pero imagina que ese día estamos por la zona de Santa María de Huerta» sería casi imposible desplazarse esa misma mañana a otra localidad de Tierras Altas, argumenta.
En época estival, además, se nota «más volumen de trabajo» gracias a los clientes de Soria que durante el verano se trasladan a sus pueblos o incluso a un mayor volumen de negocio en los comercios como consecuencia de la llegada de veraneantes.