Repaso a la formación de los miomas uterinos

Agencias
-

Repaso a la formación de los miomas uterinos

Se estima que siete de cada 10 mujeres presentará a lo largo de su vida un mioma uterino, según los datos de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO). La buena noticia es que la mayoría son asintomáticos y de características benignas, por lo que muchas mujeres ni se enterarán del problema.
El doctor Fernando Salazar Burgos, jefe del Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Universitario Sanitas La Zarzuela (Madrid) explica que los miomas uterinos consisten en nódulos formados a partir de una proliferación celular de tejido muscular, que se desarrollan en el útero. La SEGO, de la que el doctor es miembro, explica también que son «aglomerados de músculo, redondeados y bien delimitados», que aparecen en el útero como consecuencia de la acción de las hormonas femeninas sobre el músculo uterino normal. «Pueden ser únicos o múltiples, de tamaños variables y localizarse en distintas zonas de la pared del útero. Se desarrollan hasta en el 70 por ciento de las mujeres en cualquier etapa de su vida, aunque es más frecuente alrededor de los 50 años y en mujeres de etnia negra. Durante el embarazo pueden crecer de tamaño, y en ocasiones podrían disminuir en la segunda mitad de la gestación y después del parto, así como reducir su volumen tras la menopausia», subraya la sociedad científica. Asimismo, el doctor menciona que suelen ser asintomáticos, y en torno al 25 por ciento pueden producir síntomas. Son dos los principales, según apunta el ginecólogo: un sangrado uterino anormal, abundante o anómalo; o bien una compresión sobre los órganos vecinos.
Desde la SEGO indican que si son sintomáticos se manejarían inicialmente con tratamiento médico, todos ellos orientados principalmente a reducir la cantidad de sangrado, y en el caso de no sea suficiente, se podría optar por la cirugía.