TRIGO LIMPIO

Luis Miguel de Dios

Escritor y periodista


Kitchen

15/09/2020

Uno creía que, a su edad, ya lo había visto todo, pero sorpresas te da la vida, ¡ay dios!, como canta Rubén Blades. Y lo de «dios» no desentona porque, estando por medio Jorge Fernández Díaz, nada hacía él sin el consentimiento o la inspiración de la Providencia, actuando como mediador Marcelo, su ángel de la guarda particular. O sea, que lo de la operación Kitchen, que trae de cabeza estos días (y los que te rondaré, morena) al PP se diseñó en las Alturas. O, al menos, la conocían allende los cielos, aunque Rajoy se llame a andana ahora y Pablo Casado asegure que pasaba por allí como un simple diputado por Ávila. Mira que siempre hay alguien de esta tierra metido en tamaños berenjenales. Por cierto, cuando esto de la Kitchen, el director general de la Policía era un tal Ignacio Cosidó que actualmente cobra ¿cuánto? de la Junta de Castilla y León como asesor, aunque aun no sepamos ni a quién ni de qué asesora. Cosidó tampoco se enteró de nada. Y eso que a la Kitchen destinó su departamento nada menos que 71 agentes para seguir al chófer, a la mujer y a otras personas del entorno de Luis Bárcenas y lograr hacerse con papeles comprometedores para el PP y su supuesta (cada vez menos) caja b. Y se gastaron miles de euros de los fondos reservados para sobornar al citado chófer (dos mil euritos mensuales) y pagar otras menudencias similares con el único objetivo de eliminar pruebas de la presunta (cada vez menos) financiación irregular de los populares. Francisco Martínez, ex secretario de Estado de la Seguridad y segundo de Fernández Díaz, amenaza con contarlo todo ante el juez. Por lo pronto, ya ha dicho que su mayor error fue ser leal a «miserables» como Jorge Fernández, Rajoy y Cospedal. Muy fuerte. Demasiado para que un partido con vocación de gobierno, como el PP, eche balones a la grada, mire para otro lado y afirme que aquí no ha pasado nada y que son cosas del ayer, es decir del Jurásico o de cuando Atapuerca, que nos queda más cerca. Y en esas estamos. Pidiendo que se aclare el lío y que alguien asuma responsabilidades. Sí, aun no lo hemos visto todo. Continuará.



Las más vistas

Opinión

Envidia de vida

Les encanta ir a por el pan y que la panadería huela a pan. Les gusta el súper que vende un poco de todo (un Corte Inglés rural). Este año han ido a por setas, hongos y níscalos, y mandan fotos a sus compañeros urbanitas

Opinión

Colapso

Parece imposible la confluencia entre unos intereses económicos y sanitarios que discurren en paralelo y se anulan mutuamente

Opinión

Tabúes

Odio los eufemismos del tipo «el día que me vaya», «que la tierra le sea leve» o la famosa «larga enfermedad» para referirse al cáncer