scorecardresearch

Ómicron y la Navidad desatan el contagio en Soria

A.I.P.
-

La incidencia se duplica en una semana y supera los 2.510 casos por 100.000 habitantes a 14 días, con máximos de 409 positivos este jueves. La hospitalización sigue contenida

Ómicron y la Navidad desatan el contagio en Soria - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez Eugenio Gutiérrez Mart

La incertidumbre y el miedo al contagio se han acomodado estas Navidades en familias, grupos de amigos y centros de trabajo. La sexta ola de esta pandemia ha batido todas las marcas en las estadísticas en cuanto a transmisión del virus, si bien, por ahora, la extrema incidencia no tiene reflejo en la presión hospitalaria. Así las cosas, desde la víspera de Nochebuena al cierre de esta edición se han notificado 1.641 positivos por prueba diagnóstica, con el récord de 409 contagios el jueves 30 de diciembre. Todo hace indicar que los picos más altos llegarán a lo largo del mes de enero, a partir de la segunda semana. «La situación es que continuará la misma estela del incremento del contagio. Ahora vienen otros días de reuniones familiares, así que los expertos hablan de que los picos llegarán después de Reyes. En una semana hemos pasado de una incidencia de más de 1.000 casos por cada 100.000 habitantes a más de 2.500, cuando en ninguna otra ola pasamos de esa incidencia», sostiene el gerente de Asistencia Sanitaria en Soria, Enrique Delgado. 

De esta forma, el responsable sanitario lanza un mensaje de «autorresponsabilidad», pero al mismo tiempo apela a que «hay que perder el miedo», ya que los cuadros clínicos son «leves y benignos» en personas vacunadas. «Esta variante ómicron no tiene nada que ver con las anteriores. Son dos o tres días con febrícula, dolor de cabeza y otros síntomas parecidos a los del catarro. Tenemos que estar más tranquilos», aduce.

Esto no quiere decir que haya que bajar la guardia en cuanto a las medidas que, como está más que demostrado, funcionan para minimizar la transmisión del virus: mascarilla, ventilación, distancia de seguridad y reducir los contactos personales y sociales en la medida de lo posible. Y, por encima de todo, vacunarse.

«En vacunados, ahora el virus produce poca clínica», reitera Delgado. De hecho, se refiere a aquellos pacientes que requieren hospitalización y asegura que algunos resultan positivos y tienen que permanecer en planta COVID, pero realmente ingresan por otras patologías y no cursan sintomatología COVID. Y otros enfermos son «crónicos» y, aunque están vacunados, «sufren descompensaciones con el COVID» como ocurre y ocurría con la gripe. 

Sin embargo, el gerente pone el acento en que «se observa que algunos de los que tienen que ingresar en la UCI o de los que fallecen no están vacunados», por lo que hace hincapié en que la ciudadanía acuda a recibir la tercera dosis de refuerzo, en el caso de los adultos, y que los niños completen el ciclo. Recuerda, en este sentido, que en la primera ola de la pandemia, «con una severidad en el contagio mucho menor», llegó a haber 155 ingresados en planta en abril de 2020 y 23 en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) y en la tercera ola el número de enfermos COVID críticos en el hospital fue de 22 el día 28 de febrero de 2021. Por lo tanto, la estadística demuestra que la vacunación surte efecto.

ocho decesos. En cualquier caso, hay que resaltar que en diciembre en el hospital Santa Bárbara de Soria han fallecido ocho personas positivas en COVID, tres de ellas en la última semana (uno de los fallecidos estaba ingresado en la UCI). En el mes de noviembre, se produjo una muerte por COVID y otra en el mes de octubre. Así las cosas, el número de decesos COVID en el Complejo Asistencial de Soria asciende a 303 desde que comenzó la pandemia en marzo de 2020.

En cuanto a los datos  generales de mortalidad como consecuencia del coronavirus en la provincia de Soria, 641 personas han perdido la vida  por infección del SARS-CoV-2, según el portal de datos abiertos de la Consejería de Sanidad de Castilla y León.

Al cierre de esta edición, permanecían ocho pacientes COVID ingresados en planta y cuatro en UCI, tres de ellos derivados de otras provincias de Castilla y León.