Campo de Gómara, donde vivir no es morir

Ana Pilar Latorre
-

Un estudio recopila datos de defunciones municipio a municipio en los últimos años. El cáncer de estómago y el infarto de miocardio destacan como causa en Soria. El Campo de Gómara registra los menores índices de riesgo

Campo de Gómara, zona con menos riesgo de muerte

El Atlas Nacional de Mortalidad en España (Andees) es el más detallado hasta la fecha, ya que analiza alrededor de 9,5 millones causas de muerte en cada municipio de 1989 a 2014. Se convierte en una herramienta imprescindible para la prevención de determinadas enfermedades por áreas y también para estudiar la evolución de las dolencias en periodos de tiempo. De esta manera, se fija en 100 el número de muertes que cabe esperar. Si se supera supone un exceso de riesgo y si no se llega que hay menor riesgo. Los datos se pueden consultar en la propia web de Andees.
Si analizamos los datos de municipios de Soria para ambos sexos y durante los 16 años del estudio, observamos que las cifras más bajas corresponderían a Cabrejas del Campo (50.49, es decir, 50 puntos por debajo), Tejado (50.53), Candilichera (51.94), Almenar de Soria (53.82), Montejo de Tiermes (53.98), Arancón (54.29), Aldealafuente (55.35), La Losilla (56.02), Nepas (56.59) y Aldealseñor (56.62), por lo que la comarca de Campo de Gómara sería la mejor parada en este aspecto. 
En el extremo contrario se sitúan Serón de Nágima (137.41), El Royo (126.23), SanPedro Manrique (123.75), Ágreda (108.91), Arcos de Jalón (98.10), Medinaceli (91.25), Valdeavellano de Tera (91.03), Castillejo de Robledo (89.36), San Leonardo de Yagüe (86.84), Muriel Viejo (86.41) y Soria (85.61). Curiosamente, las localidades en los primeros puestos cuentan con residencias de la tercera edad. 
El responsable del proyecto, Miguel Ángel Martínez Beneito, investigador de FISABIO y profesor de la Universidad de Valencia, reconoce que estas localidades «presentan sistemáticamente excesos de mortalidad y elevan el riesgo, al acoger los geriátricos a personas con peor estado de salud por su avanzada edad». En municipios pequeños, para no alterar el riesgo, se ha estimado teniendo en cuenta la información en municipios colindantes para cada una de las enfermedades, en base a modelos de suavización. El experto insiste en que estudios clínicos deberán corroborar sus hipótesis basadas en datos estadísticos, ya que no se  valora la relación de causa de muerte más allá de latitud, longitud, población y renta de cada municipio.
Si observamos Soria capital, donde se concentra gran parte de la población, las principales causas de defunción son el suicidio o las lesiones autoinfligidas, accidentes de tráfico, osteoporosis y fracturas patológicas, tumor maligno de estómago y síndrome mielodisplásico. En cuanto a pueblos con más habitantes, en Almazán (con riesgo 83.45), la osteoporosis y fractura patológica, el tumor maligno de estómago, el suicidio o las lesiones autoinfligidas, los accidentes de tráfico y las enfermedadas cardíacas son las principales causas de defunción. En El Burgo (83.37) serían, también en orden, tumor maligno de estómago, otros accidentes, enfermedades cardíacas y reumáticas crónicas, infarto de miocardio y suicidios o lesiones autoinfligidas. En cuanto a las causas que más se repiten, destaca el tumor maligno de estómago, con mayor incidencia en localidades como Miño de San Esteban, Castillejo de Robledo, Langa de Duero y Bayubas de Abajo (muchas de ellas de Ribera); y menor en Fuentes de Magaña,Castilruiz, Cigudosa, Beratón y Cerbón (algunas en Moncayo y Tierras Altas). El infarto de miocardio causaría más defunciones en El Royo, Arcos, Ágreda, San Pedro y Dévanos que en Covaleda, Montejo de Tiermes, Abejar, Cidones y Duruelo (varias de Pinares)