scorecardresearch

"Está planteándose cobrar en San Saturio"

A.I.P.
-

En plena celebración de San Saturio agradece la «generosidad» de los sorianos ya que sus donativos permiten mantener la ermita. Asegura que la restauración de los frescos está en marcha

"Está planteándose cobrar en San Saturio" - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez

Por segundo año consecutivo, la celebración de San Saturio se ve afectada por la pandemia. La situación epidemiológica en estos momentos sitúa a Soria en «riesgo controlado» pero, aún así, se ha optado por reducir la programación para garantizar la seguridad sanitaria de los fieles.  

El abad-presidente de la Concatedral de San Pedro, Jesús Muñoz, explica que no habrá procesión ni romería pero se han mantenido los actos donde pueden controlar la asistencia de público, como la novena, la misa solemne del día del Santo en la Concatedral presidida por el obispo de la Diócesis de Osma-Soria, el acto litúrgico de la tarde y las misas en la ermita el día grande. 

Se replica prácticamente el calendario de actos del año pasado. ¿Se ha optado por la prudencia?

En la reunión sencilla y rápida que mantuvimos el capellán de San Saturio y yo como abad de la Concatedral con el alcalde y el jefe de protocolo decidimos hacer más o menos como el año pasado, es decir, que no habrá la famosa procesión del Santo con la reliquia y la carroza por toda la ciudad. Aunque se está planteando ya la posibilidad de hacer procesiones de Semana Santa, aquí se ha decidido no hacerlo. No es tanto por la gente que va a ir junto al Santo, sino por todo el público que puede agruparse en torno a la cita, porque esas masas ahora no tienen lugar. 

¿Cómo han acogido los sorianos este segundo San Saturio con restricciones y sin procesión?

No he oído grandes comentarios ni quejas al respecto. Al final la gente que acude a las novenas es un grupo fiel que viene siempre, que va aumentando cada día un poco. Este año está siendo predicada por un ilustre predicador como es Vicente Jiménez Zamora, que fue obispo de Soria y arzobispo de Zaragoza. Y tenemos como siempre la reliquia, pero este año no la damos a besar sino que desde el escalón superior la gente va pasando y hace una inclinación. 

El hecho de poder celebrar la novena y la garantía de que el día del Santo va a haber misas en la Concatedral y de que la misa mayor va a ser transmitida por La 8Soria, a la gente le ha dado bastante tranquilidad. Hay gente mayor que con lo de la pandemia sale poco de casa y saber que va a poder ver la misa por televisión le ha encantado y dado tranquilidad. 

Todos los actos van a tener un aforo limitado porque la pandemia obliga a mantener todavía las distancias de seguridad. ¿Temen que se vayan a quedar fieles fuera o prevén que no se completará el aforo?

Aquí el aforo es difícil de completar. En este momento realmente no tendríamos reducción de aforo según la Ley de Castilla y León, pero hay que guardar las distancias y eso supone limitar los espacios en los bancos. Aquí el aforo completo son 600-700 personas y están viniendo ciento y algo a la novena. El día de San Saturio puede ser que lleguen a las 200-300, pero no vamos a tener problemas de aforo porque ha habido bajón de público debido a la pandemia. 

¿Ha sido por la pandemia o venían apreciando ya una pérdida de asistencia anteriormente?

De alguna forma sí se venía ya apreciando con anterioridad, por dos razones:por un lado, porque la gente se hace mayor y, además, porque la Concatedral está donde está, no está en el centro de la ciudad donde la Mayor, que es donde pudo y debió estar, y eso dificulta que la gente baje, porque luego tiene que subir. 

Había ya algo de bajón pero con la pandemia ha sido más apreciable, eso está claro. Lo que está por ver es, si cuando pase la pandemia, se produce una normalización. En los pueblos estamos viendo que sí y este verano ya ha habido cierta normalización, pero a ver aquí porque en la ciudad hay bajón...

La ermita llevaba 40 años esperando la catalogación BIC (Bien de Interés Cultural) y por fin se ha conseguido este año. ¿Qué ha supuesto y puede suponer esa declaración?

El día 2 de agosto apareció la declaración ya en el boletín de las Cortes y vino el consejero de Cultura [y Turismo, Javier Ortega] y fue un día muy gozoso porque por fin se logró la declaración después de muchos años de incoación del expediente. 

Está ya totalmente en marcha el proceso de restauración de las pinturas. Está ya casi el proyecto hecho y después de San Saturio habrá un técnico que, con andamios allí, hará los últimos estudios, y en un tiempo quizá de cerca del año se producirá la restauración de todas las pinturas y algunos retablos y otras intervenciones más. La Junta, Patrimonio, se va a encargar de la mayor parte. 

Es una excelente noticia y para mí es una gracia de San Saturio. Continuamente salen unos y otros diciendo que las pinturas están mal, pero lo sabemos bastante mejor nosotros. El problema es que la ermita tiene poca ventilación y hay mucha condensación. Eso se va a subsanar, junto con la restauración de las pinturas que, como dijo don Vicente, se restauraron en el año 73-74 y fue una restauración no del nivel que merecen las pinturas de Zapata. 

También la Junta se comprometió cuando se celebraron las Edades del Hombre, en 2009, a mejorar la Concatedral. Sin embargo, ese compromiso todavía no se ha terminado de materializar, ¿no?

No, y en este momento la prioridad es San Saturio y sus pinturas. A continuación serán las cubiertas del claustro y el museo, que es lo que es una urgencia grande en la Concatedral. 

Y las cubiertas generales de la Concatedral, ¿no urge su restauración?

Yo veo las bóvedas y hemos subido a analizarlas y no están húmedas. Desde luego que el tejado no está bueno, pero ya está el cálculo hecho de lo que supone hacer todos los tejados de la Concatedral y se necesitan unos dos millones de euros. Ahora eso es inviable. Pero las cubiertas del claustro sí hay que hacerlas ya para que el maderamen no se deteriore más. Y el museo que está debajo y que tenemos empantanado desde las Edades del Hombre también es urgente. Ahí sé cuasi oficialmente que la Junta tiene intención de asumirlo a continuación.

¿Se refiere a que por fin podrá ver la luz el prometido museo de arte sacro que se anunció en 2009?

Es reinstaurar lo que había antes de las Edades del Hombre, pero mejorado. Porque la sala está ya realmente con sus dos pisos. 

No creemos que se necesite tanta actuación. Es arreglar primero la cubierta del claustro y, después, la parte del museo limpiarlo, acondicionarlo, poner iluminación e ir cogiendo ciertas obras que tenemos ya. 

¿Las piezas del museo las tienen ya seleccionadas?

Sí, serían las piezas que había ya antes y algunas otras que tenemos ya aquí y otras que vendrán de pueblos. 

Hablar de plazos para ese museo diocesano ¿es posible hoy en día?

Ahora, inviable. Porque, insisto, primero es San Saturio y, a continuación, será esto. Pero San Saturio lo vemos ya porque ya hay un arquitecto contratado por la Junta y el próximo año podrá comenzar la restauración. 

De vez en cuanto se deja caer la posibilidad de cobrar en San Saturio. ¿Se ha valorado realmente en algún momento esta posibilidad?

Sí, está planteándose ya claramente, porque se cobra en casi todos los sitios. Se hablará y concretará en un acuerdo de colaboración entre el Ayuntamiento de Soria y el Cabildo de la Concatedral, porque la Iglesia es la propietaria de la ermita pero el Ayuntamiento es copatrono también y gestiona la parte turística. Hay una colaboración estrecha y quizá no tardando habrá que plantear el tema con un acuerdo de colaboración.

Es decir, ¿está ya decidido que se cobrará por entrar en San Saturio?

Lo más probable, pero hay que hablar sobre el asunto y llegar a un acuerdo. Desde luego que se está planteando claramente, porque se cobra en todos los sitios. 

¿Y los sorianos también deberán pagar? A diario van decenas de sorianos a rezar y visitar al Santo. 

Cada vez que se ha hablado de este tema siempre se ha dicho que a los sorianos que presenten su ciudadanía no se les cobre. 

Los sorianos, de hecho, ya costean parte del mantenimiento de la ermita con sus donativos, ¿no?

Exactamente, y no queremos que eso cambie, porque son los que van a diario a rezar y los que mantienen el culto. A los sorianos hay que darles la oportunidad de que puedan seguir yendo a ver al Santo cuando quieran. Está claro que los sorianos no tendrán que pagar esa futura posible entrada turística demostrando su ciudadanía soriana con el dni, el censo, la tarjeta ciudadana...  

¿Qué parte del mantenimiento de la ermita se logra costear gracias a la generosidad de los fieles? ¿El soriano es generoso con San Saturio?

En San Saturio vemos generosidad, sobre todo en ciertas temporadas como esta. Los sorianos son generosos y constantes y ayudan mucho al mantenimiento de la ermita. 

Sin esa aportación de los sorianos, ¿hubiera sido posible mantener la ermita como está hoy en día?

No, no hubiese sido posible. La aportación ha sido clave. Otra cosa es que en algún momento Cultura y Patrimonio de la Junta han hecho actuaciones importantes, como las cubiertas generales. Las grandes obras no podemos asumirlas, pero con lo que los sorianos aportan da bien para mantener allí el culto, para subvencionar la novena, para cambiar cristaleras, el sistema de luz, puertas... Para mantener lo ordinario, con lo que nos aportan los sorianos, lo podemos hacer generosamente.

La Concatedral se convierte de algún modo en centro neurálgico de la Semana Santa y el año pasado, para salvar la falta de procesiones por la pandemia, se organizó una exposición con todas las tallas. ¿Se ha valorado darle continuidad de alguna manera y hacer un Museo de la Semana Santa en la Concatedral?

Como abad de la Concatedral soy capellán de las que tienen aquí su sede, el Santo Entierro y Las Caídas, y es un tema que con ellos se ha hablado en varias reuniones. 

Creo que debería plantearse en Soria que todos los pasos de Semana Santa, y quizá también las figuras de los Santos de las Cuadrillas de San Juan, pudieran estar en un museo. Pero no creo que debería hacerse aquí en la Concatedral porque sería una limitación al culto. Mientras la Concatedral sea parroquia y  tenga cultos diarios y misa los domingos, creo que sería complicado acoger al mismo tiempo aquí un museo. Pero, sin duda, aquí en Soria debería haber un Museo de la Semana Santa.

¿Ypropone incluir en ese museo a los Santos de Cuadrilla?

Es mi opinión personal. Creo que, ahora que hay réplicas, lo mejor sería que los originales no se tocaran y no fueran de un sitio para otro porque hay algunas piezas realmente buenas y hermosas, policromadas, y se deterioran. Pero es mi opinión personal. 

Las Edades del Hombre pusieron una semilla turística en la Concatedral pero ¿se ha logrado mantener?

Creo que sí pero aquí el problema que tenemos siempre es la falta de personal. Ahora hay una persona voluntaria que es la que se encarga de abrir y vender las entradas del claustro. 

Lo que hay aquí se valora cada día más, pero es necesario ponerlo más en valor, y el museo sería clave. Porque teniendo el museo reabierto con los dos pisos bien acondicionados se podría cobrar más, hacer visitas específicas... 

Desde las Edades del Hombre se ha notado pero no lo que debería, porque tenemos el museo cerrado. Creo que tener el claustro con el museo revalorizaría bastante y podría tener más vida. En algunas catedrales están haciendo visitas nocturnas, visitas con alguna peculiaridad... y quizá se podría hacer aquí también, pero siempre nos encontramos con lo mismo, falta de personal. 

Y la recuperación de las márgenes ¿ha ayudado a que se conozca más la Concatedral y San Saturio?

Creo que sí. Siempre se dice que en la Catedral de ElBurgo de Osma hay más turismo que aquí y es indudable, tienen mucha más recaudación que nosotros; pero es que allí todo se concentra en la Catedral y aquí el turismo se diversifica. Ahora, con la cercanía de los Arcos de San Juan de Duero y la no lejanía de San Saturio, vamos bien. Y el voluntario que tenemos [que se encarga de abrir el claustro al turismo] ayuda también mucho porque se preocupa mucho. 

El acceso lateral que quedó de Las Edades, ¿no se utiliza?

Sí, cuando hay culto en la Concatedral se entra por allí directamente al claustro. 

¿Les da la sensación de que quedó poco poso de las Edades?

De Las Edades del Hombre que hubo aquí en 2009 quedó poco poso y fue una pena. Fue mejor la de El Burgo  de Osma y hay que reconocerlo. Porque allí dejó posó, porque allí Juan José Lucas se explayó y el pueblo quedó divino. La edición de ‘Paisaje Interior’ aquí en la capital creo que fue una cierta ocasión perdida, es decir, podría haberse aprovechado mucho más y que la ciudad hubiera mejorado más. En El Burgo desde la plaza de la Catedral hasta la plaza Mayor se restauró de arriba a abajo.Aquí quedó poco poso y es cierto que en la Concatedral se hicieron una serie de restauraciones, pero en el conjunto de la ciudad quedó floja. La ciudad no vibró. 

¿Les gustaría acoger otra edición de Las Edades del Hombre?

En estos momentos sería inviable y diríamos que no. Mientras no tengamos nuestras cosas hechas, no. Porque hay que tener en cuenta cómo quedó todo después de Las Edades del Hombre. La Junta iba a hacer e iba a invertir, pero no hizo, y los museos están hoy como están porque se ocuparon para las Edades del Hombre. 

Las Edades son muy buenas pero aquí nos dejaron rastro y hoy nosotros bajo ningún concepto aceptaríamos otra. Además, Las Edades ya no suponen tanta novedad... 

Usted es conocedor de Soria y de la realidad rural y desde hace ya tiempo venimos apreciando determinados fenómenos como la despoblación, la crisis de vocaciones… ¿Le preocupa la situación que vive la provincia?

Me preocupa y mucho. Una enormidad. La despoblación y la Soria Vaciada han quedado ahí ya como concepto. En ese sentido, Soria ¡YA! ha hecho muy buena labor, igual que los de Teruel, y son los que han levantado ‘liebres’. Eso hay que reconocerlo, y hay que reconocer también a personas que ya no están, como Goyo Alonso. 

Nuestra ruralidad soriana es ya complicado levantarla, aunque hay algunas opciones pequeñas en algunos pueblecitos que dan esperanzada. Pero me preocupa una enormidad porque no veo fácil que a corto plazo remonte;y en ese sentido la escasez de vocaciones de la Iglesia es preocupantísimo. Este año tenemos tres seminaristas mayores que están en Burgos ya mayorcitos, que no han estado en el Seminario Menor y han venido de fuera incluso con estudios. Es una gracia del Señor, pero en el seminario de El Burgo de Osma hay muy pocos chavales. Y el envejecimiento de los sacerdotes va a la vez que el envejecimiento de la tierra y no llegamos a cincuenta sacerdotes en activo. Nosotros en la Concatedral, entre don David y yo, llevamos 16 pueblos y, entre todos, no sé si llegamos a 50 personas. 

El tema de las vocaciones es serio. La opción es laicos colaboradores, que ya tenemos algunos pero tendrá que haber más y tendrán que hacer incluso funciones (las que puedan sin estar ordenados) que ahora hacemos los sacerdotes. Lo de nuestra tierra es preocupante y la situación ha llegado a un punto muy serio. 

¿Qué solución ve al problema de la crisis de vocaciones?

No es nada fácil, porque hoy no hay como había antes familias que vivan la fe y donde pueda surgir algún muchacho que pueda plantearse el tema. Yel tema de la transmisión de la fe de abuelos a nietos es complicado. 

Está habiendo algún caso como los que tenemos ahora de gente que viene directamente de fuera, que no han estado en el seminario, que han estado estudiando y que, ya mayores, deciden ir al Seminario Mayor. 

Y empieza a haber también  algún caso de gente que viene de fuera, hispanos de Guinea Ecuatorial, de Nicaragua... y  es probable que de eso tengamos algún caso más. 

¿Es necesario replantearse la forma de llegar a los fieles?  Antes un cura llevaba un pueblo, pero ahora usted comentaba que lleva 16 pueblos con su compañero de la Concatedral. 

Totalmente, y ya se está replanteando, pero hay que replanteárselo todavía más, incluso en los sitios grandes como por ejemplo la ciudad. Va a haber que unificar, por razones que nos vienes dadas. Hay pocos curas y las parroquias están envejecidas, es probable que desencadene en que dos o tres parroquias de la capital sean llevadas por una-dos-tres personas. Ya se está haciendo en Asturias, León, Burgos, Segovia... y aquí lo tendremos que hacer ya. 

Si tuviera que lanzar un mensaje a los sorianos en plena celebración ya de San Saturio, ¿qué le gustaría transmitir?

Esperanza e ilusión para que nuestra tierra no muera a chorros, como decía Goyo Alonso que en paz descanse y que fue un gran hombre. Esperanza e ilusión porque San Saturio nos lo pide, y no dejemos que nuestra tierra se muera sino que inventemos nuevos métodos. Porque otras formas de hacer las cosas son posibles, tienen que ser posibles. Nuevas formas de evangelización y de dinamización humano-social de la tierra. 

Esperanza e ilusión, y hacen falta también ganas de poner el hombro. San Saturio se fue a la cueva de Peñalba pasando frío y pedía limosna, daba a los necesitados... Es un modelo para los sorianos y ese es el mensaje de esperanza hoy, San Saturio.