scorecardresearch
Carmen Hernández

Carmen Hernández

Periodista


El rey en Hatton Garden

03/04/2022

Hay días que no aguanto a los británicos, sus aires de superioridad y su estreñimiento emocional crónico pero otros, les haría un monumento por su sentido común y su amor al juego limpio.Hay un auto del juez Matthew Nicklin, del Tribunal Superior del Reino Unido, del que debería aprender toda la Magistratura española. Es sobre Juan Carlos de Borbón que pretendía librarse de un juicio por acoso alegando inmunidad en Inglaterra también. La denunciante es una de sus ex amantes, la explosivamente rubia Corinna Larsen que dice que el emérito ordenó vigilarla, piratear sus teléfonos y allanar su casa utilizando agentes armados de una empresa de seguridad de Mónaco. Para librarse del marrón, el rey anterior alega, como siempre, la inviolabilidad que otorga la Constitución Española al Jefe del Estado pero el juez Nicklin, con muy buen criterio,responde que inmune, en todo caso,sería el actual titular del cargo, Felipe VI y no siempre; sólo en el desempeño de sus funciones. De lo contrario ?añade el texto «si, mañana, el demandado (Juan Carlos) entrara en una joyería de Hatton Garden y robara un anillo de diamantes, no podría ser sometido a ningún proceso civil o penal». Hatton Garden es el centro del comercio de joyas en el Reino Unido desde el siglo XVII. Añade Nicklin que ni los principios del Derecho Internacional ni el respeto a la dignidad y soberanía del Estado Español obligan a llegar a esa extraordinaria situación. Por tanto rechaza la inmunidad que invoca el emérito. ¡Qué alivio en Hatton Garden!
La resolución afirma que el acoso no es una actividad propia del Jefe de Estado y que, para aplicar la inmunidad al presunto allanamiento de la casa de Corinna, tendría que demostrarse que la misión fue autorizada, dirigida y ejecutada por operativos del CNI y no por personal contratado en ningún sitio. En cambio ,la judicatura española interpreta que la Constitución permite al rey hacer, aquí todo eso y mucho más. No es inmune; es impune.