scorecardresearch

Dos incendios llevan calcinadas 1.500 hectáreas en Salamanca

SPC
-

La orografía complica la extinción del fuego y la gran cantidad de humo dificulta las mediciones

La difícil orografía complicó las tareas de extinción del incendio en las inmediaciones de Monsagro. - Foto: José Vicente (Ical)

El incendio forestal activo en nivel dos del Infocal en el término municipal de Monsagro, en la provincia de Salamanca, lleva calcinada una superficie aproximada de unas 1.000 hectáreas, a las que hay que sumar otras 500 en el fuego de Candelario, donde la orografía del terreno lo convierte en un siniestro «difícil de rematar» y la abundancia de piedra de la zona impide el trabajo de la maquinaria. Ambas informaciones fueron comunicadas en la tarde de ayer por la Junta a través de su perfil de Twitter '@Naturalezacyl', aunque aclaró que la gran cantidad de humo concentrado en la zona está complicando las mediciones.

Los responsables autonómicos declararon el nivel 2 del Infocal a primera hora de la mañana de ayer por acumulación de incendios forestales en la provincia de Salamanca, tras una noche en la que el viento nocturno complicó las tareas de extinción y donde se solicitó la ayuda de la Unidad Militar de Emergencias (UME) del Ministerio de Defensa para tratar de sofocar los focos de los incendios en Candelario y Monsagro, este último declarado en la localidad extremeña de Ladrillar pero que entró a lo largo de la tarde en territorio de Castilla y León.

El origen de estos incendios fue la tormenta seca y los rayos que, sumados a las altas temperaturas, se produjeron en la provincia salmantina durante la tarde del lunes, y que también provocaron otros focos en los municipios salmantinos de Saelices El Chico, Puerto Seguro y Sobradillo.

Ante la cercanía de las llamas que avanzaban por la reserva de la biosfera de Las Batuecas, en plena Sierra de Francia, las autoridades ordenaron sobre las 10.30 horas de la mañana el desalojo preventivo de los vecinos de la localidad de Monsanto. El horizonte imponía una sensación de angustia colectiva entre los habitantes de esta población, aún no del todo conscientes de la amenaza. La incesante lluvia de ceniza, combinada con los gases y la humareda, impedía una correcta respiración.

La Guardia Civil comenzó a evacuar a los habitantes de la localidad de la Sierra de Francia mediante llamamientos a través de la megafonía de sus dotaciones, así que decenas de vecinos salieron del término municipal en sus coches particulares. Además, Emergencias fletó un autobús cuya misión fue de trasladar a las personas mayores al pabellón Eladio Jiménez de Ciudad Rodrigo.
La lucha contra las llamas se ha prolongado durante todo el día, con apoyo de medios de otras administraciones. El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco) colaboró en las tareas de extinción de dos incendios forestales. El primero, en el término municipal del Ladrillar (Cáceres), que se extendió a Monsagro, y en el de Candelario, donde se desplegó un importante dispositivo de apoyo.

A última hora de la tarde, según la información ofrecida por la Junta, trabajaban en el incendio un total de cuatro técnicos, once agentes medioambientales, siete helicópteros, dos cuadrillas, un avión de coordinación, dos aviones de carga en tierra, dos aviones anfibios, tres cuadrillas helitransportadas, siete autobombas, cuatro cuadrillas de tierra, tres bulldozer, una dotación de bomberos municipales y efectivos desplazados por la Diputación de Salamanca, además un helicóptero de coordinación, según informa Ical.

Tres heridos.

Las complicadas tareas de extinción del incendio de Monsagro se prolongaron durante toda la jornada y, por la tarde, tres profesionales forestales tuvieron que ser atendidos a causa de la acción de las llamas.

Según informó la Junta a través de su perfil 'Naturalezacyl', un agente medioambiental procedente de Zamora tuvo que ser atendido en el Puesto de Mando Avanzado a causa de un golpe de calor, mientras dos miembros de una cuadrilla terrestre de Salamanca resultaron afectados por el humo y tuvieron que ser trasladados a dependencias hospitalarias. Su estado de salud era bueno, según informaron.