Las matriculaciones de vehículos se hunden un 45% en marzo

SPC
-

Las operaciones registradas en los concesionarios durante la primera semana del estado de alarma suponen un descenso del 85 por ciento, con menos de 100 unidades vendidas

Imagen de un atasco en una de las calles principales de Valladolid. - Foto: Jonathan Tajes

Las matriculaciones de turismos y todoterrenos en Castilla y León se desplomaron un 84,8 por ciento la semana pasada, que fue la primera en la que ha estado en vigor el estado de alarma,  en comparación con el mismo periodo del año pasado. Un batacazo que se resumen en que los concesionarios de la Comunidad solo matricularon 94 vehículos, según los datos facilitados a la Agencia Ical por la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto). Una caída que, sin duda, tendrá su incidencia en las matriculaciones totales de marzo, ya que a falta de una semana para el cierre del mes, las ventas ya han bajado un 45 por ciento, con respecto al mismo mes del año pasado, tras acumular 848 matriculaciones hasta el 23 de marzo. El descenso de estas en la primera semana del estado de alarma y del confinamiento de la población en la Comunidad es prácticamente igual al experimentado en el conjunto de España, donde la caída fue del 85,3 por ciento, hasta alcanzar un volumen de 4.169 unidades.
En todo caso, Faconauto aseguró los vehículos que se matricularon en los primeros días laborables del mes de marzo correspondían a operaciones que se habían cerrado semanas anteriores, por lo que ya se habían pagado o estaba cerrada la financiación. Una vez decretado el estado de alarma, los concesionarios se vieron obligados a cerrar sus puertas, al igual que el resto de establecimientos, salvo los comercios minoristas de alimentación y primera necesidad.
Entre el 16 y el 23 de marzo, las entregas de vehículos en el canal de clientes particulares se situaron en 77 unidades, un 84,7 por ciento menos que en la misma semana que en 2019, mientras que las firmas de alquiler compraron solo 17 coches, con un 85,2% de retroceso.
Todas las provincias de Castilla y León experimentaron importantes caídas en la primera semana de la aplicación de las medidas restrictivas implantadas por el Gobierno de la Nación. Se situaron por encima de la media Soria, con un 90,3 por ciento de descenso al sumar solo tres matriculaciones; Burgos, una bajada del 89,5 por ciento (nueve unidades); Salamanca, un 89,1 por ciento menos (ocho), y Valladolid, que registró una caída del 85 por ciento, hasta las 27 matriculaciones. En concreto, la provincia vallisoletana acaparó casi uno de cada tres matriculaciones de nuevos vehículos en la Comunidad entre el 16 y el 23 de marzo. A continuación, aparecen León, con un descenso del 84,2% (17); Zamora, 81,2% menos (seis); Ávila, 81 por ciento menos (siete); Palencia, 76,9 por ciento (nueve), y Segovia, con una caída del 75,7% (ocho).
En lo que va de mes, las ventas de automóviles acumulan un retroceso del 45 por ciento, con 848. Son diez puntos más que la media de España, donde las matriculaciones bajaron un 35,8 por ciento, con 41.565 operaciones. Una caída de matriculaciones en Castilla y León que agravará el sector, después de que las operaciones cayeran en enero un 8,4 por ciento (2.562 unidades), y en febrero, un 15,8 por ciento (2.426 unidades). 
Canal de particulares

Del total de ventas en la Comunidad en las tres primeras semanas del marzo, la gran mayoría (678) correspondió a particulares, un canal que registró un descenso del 44,5 por ciento.
Valladolid volvió a acumular la mayor parte de las matriculaciones de la Comunidad, con 237 unidades, con una caída acumulada del 42 por ciento; León, con 145 matriculaciones y un 51,1 por ciento de bajada; Burgos, con 110 operaciones cerradas y un 48,3 por ciento menos, y Salamanca, 93 ventas y un 53,5 por ciento.