scorecardresearch

La rentabilidad de las empresas sorianas ha descendido un 80%

EDS
-

La crisis desatada tras la invasión y la guerra en Ucrania ha hecho que un 35% haya paralizado sus planes de inversión, según una encuesta realizada por la Cámara de Comercio a más de 100 mercantiles

Sede de la Cámara de Comercio de Soria. - Foto: Eugenio Gutiérrez

El 80% de las empresas de Soria tiene amenazada la actividad y el mantenimiento del empleo por el aumento del coste de la energía y las materias primas. Es el negativo ambiente empresarial que se percibe desde que estallara el conflicto de Ucrania y una de las conclusiones principales de una encuesta realizada por la Cámara de Comercio a 100 empresas de distinto tamaño, sector y ubicación.

El aumento de los precios de la electricidad y las materias primas está afectando en mayor grado en la actividad de las empresas encuestadas, aunque también lo hace de manera significativa el incremento del precio del gas y del petróleo. La situación es muy complicada en las empresas de gran consumo energético, que han visto cómo sus facturas se han quintuplicado en algunos casos, llegando a cifras inasumibles. Un caso que sirve de ejemplo es el de una empresa que en agosto del año pasado pagaba 90.000 euros de factura eléctrica y este año ha pasado a 500.000 euros en el mismo mes.

En el último año, la media del incremento de los costes energéticos y de materias primas ha sido del 26 al 50% en el 63,2% de las empresas encuestadas; un 13,2% han visto crecer sus costes por encima del 50% y en el 23,7% de las empresas han crecido menos del 25%.

Tres de cada cuatro empresas sorianas encuestadas han incrementado sus precios, pero lo han hecho por debajo de los costes que han tenido que asumir. Una de cada cuatro mercantiles no ha podido dar traslado del incremento asumido a los precios de sus productos o servicios.

Los problemas a los que se están enfrentando actualmente las empresas de Soria están afectando fundamentalmente a su rentabilidad, que ha descendido en el 81,6% de las empresas encuestadas. Problemas de aprovisionamiento y pérdida de competitividad también problemas que afectan de manera importante a las empresas de Soria, con un 39,5 y 36,8%, respectivamente. En un 35,5% de las empresas ha disminuido la demanda de productos o servicios y un 22,4% trabaja en pérdidas. La dificultad para atender los plazos estipulados afecta al 22,4% de las encuestadas y otros problemas, como el incremento de costes de pedidos de maquinaria a precio cerrado supone una dificultad añadida para el 1,3% de las empresas.

Para intentar paliar estos problemas, las empresas están tomando ya medidas o lo harán a corto y medio plazo, como contener el gasto (71,1%) y aumentar los precios de los productos o servicios (71,1%). El 52,6% opta por adoptar medidas de ahorro energético y el 35,5% ha paralizado proyectos de inversión. El 18,4% de los encuestados contempla una reducción del empleo. Se da la circunstancia de que el 3,9% de las empresas han tenido que realizar paros en la producción de forma temporal, porque les resultaba más barato que seguir con la actividad y asumir los costes energéticos y un 1,3% se plantea el cierre definitivo. Otras medidas que se han adoptado pasan por la autosuficiencia energética o la limitación de la contratación no directa.

La situación no es nada halagüeña y este ambiente pesimista afecta al 84,2% de las empresas que creen que la evolución económica será negativa en los próximos meses. Sólo el 10,5% considera que todo quedará igual que ahora y los que creen que mejorará sólo alcanzan el 5,3%.

Las empresas aportan posibles medidas a llevar a cabo que les ayuden a mantener la actividad y el empleo: desde la reducción de la carga impositiva hasta ayudas directas, pasando por reclamar casi de forma unánime la fiscalidad diferenciada para zonas especialmente despobladas como Soria. Algunas consideran necesaria una intervención en el mercado energético y otras, rebajas en la Seguridad Social, en el IVA o eliminación de impuestos cuando se trate de energías renovables. Las empresas consideran también fundamental incentivar el consumo y algunos ven en el aumento del poder adquisitivo de los consumidores una medida que ayuda en la actual coyuntura.

Desde la Cámara de Comercio de Soria se ve con mucha preocupación la situación actual de las empresas de la provincia, inmersas en una gran incertidumbre económica, elevada inflación y costes energéticos, el conflicto bélico y la volatilidad de los mercados que puede derivar en la contracción de la inversión y destrucción de empleo.

La Cámara reclama, por tanto, una disminución de la carga tributaria y la implementación con carácter inmediato de la fiscalidad diferenciada para las empresas sorianas sin distinción, aprobada ya por Europa en abril de 2021. También considera cruciales las ayudas directas para que las empresas puedan asumir los fuertes incrementos en los costes de producción y, por lo tanto, la pérdida de competitividad que están sufriendo. Todo ellos será trasladado a las administraciones correspondientes para que pongan medidas a la mayor brevedad posible.