Las Matas de Lubia, el bosque del sur de Soria

Ana Pilar Latorre
-
Las Matas de Lubia, el bosque del sur de Soria - Foto: [[[[[[[[[[[[[[[Eugenio Gutierrez Martinez.; Eugeni

Propiedad de la Mancomunidad de los 150 Pueblos y el Ayuntamiento de Soria, los aprovechamientos más relevantes son la madera y la caza, así como la micología. Pasa la Cañada Real Soriana y hay varias fuentes

También la zona sur de la provincia tiene sus frondosos bosques de pinos y robles y un ejemplo de ello son las Matas de Lubia, una zona de propiedad compartida entre la Mancomunidad de los 150 Pueblos y el Ayuntamiento de Soria. Visitamos la zona con Alberto Juano, agente forestal de la Junta de Castilla y León, con quien atravesamos el espacio, de 2.195 hectáreas, en forma de ‘L’ y dividido en 60 rodales (pequeñas parcelas) de 40 hectáreas cada uno y numerados, lo que permite seguir un orden y mantener la continuidad en la corta sostenible. También esta numeración es importante por si alguna vez se pierde algún recolector de setas, algo que ya ha ocurrido en ocasiones, porque se mira el número y se comunica y enseguida puede ser localizado.
Es una zona inmensa en la que avanzamos por la Cañada Real Soriana Oriental, de norte a sur, contemplando el gran potencial de la naturaleza e divisando por el camino una corza que ha salido al camino para comer la hierba más verde. Pasamos junto a las instalaciones de la BRIF de Lubia y continuamos el camino adentrándonos en el frondoso bosque, pensando también en que sería un gran destino de turismo activo y natural.
El guarda, que nos ayuda a encontrar las mejores imágenes, nos explica los aprovechamientos que se realizan. Las entresacas para madera de industria, para lo que se marcan debidamente los árboles. Un mojón separa las Matas de Lubia de otros montes de alrededor y en un punto determinado se junta con Lubia y Quintana Redonda-Los Llamosos. Los cortafuegos también separan los montes y son tanto artificiales como naturales, es decir, una barrera de robles no muy densa. Es de gran importancia la lucha contra el fuego y en el incendio de Izana del año 2000 fue un milagro que las llamas no alcanzaran esta zona, ya que se quedaron muy cerca.
Las tres especies arbóreas más representativas, comenta, son el pino negral, el pino albar y el roble. Su madera se usa para la fabricación de papel y aglomerado (se corta y se tritura la madera), en el caso de la primera corta; y para la fabricación de muebles y de tablas de distintos tamaños, lo que se hace en grandes serrerías, en el caso de los troncos más gordos. 
Otro de los grandes recursos de esta masa forestal entre Soria y Almazán es la caza mayor, con corzo, ciervo (que cada vez hay más en esta zona) y jabalí. El adjudicatario es el que instala bebederos y comederos para la fauna. 
También las Matas de Lubia son un lugar ideal para contemplar animales. Allí hay azores, gavilanes, águilas culebreras, arrendajos, trepadores... Pero también gatos monteses, garduñas y tejones. Un amplio ecosistema por descubrir mientras se pasea por la zona. En este espacio natural encontramos algún que otro merendero con fuente, antes más accesibles desde la N-111 (muchos viajeros paraban a descansar y pasar el rato) y ahora menos frecuentados desde la construcción de la autovía, ya que ahora solo se puede llegar a ellos desde la salida de Lubia o de Almazán. Ahora son muchos los cazadores los que hacen un descanso en la jornada en estos espacios. Muchos son los que llegan del País Vasco para la caza de la becada.
El área de Valdefuentes está en la zona norte, antes había hornos, pero ahora están prohibidas este tipo de cocinas en el monte. Hay una fuente, con un pequeño chorro, mesas, un estanque para la captación de agua en caso de que haya algún incendio y una charca artificial de anfibios, un lugar tranquilo para comer y merendar en pleno bosque. Por allí también pasa alguna ruta del GR y alguna cicloturista, pero son más conocidas por los vecinos de la zona que por la gente que pueda venir de fuera a recorrerlas. Cada año se limpia el pasto de alrededor, siempre pensando en el riesgo de incendio en estos días de verano, sobre todo, los más peligrosos. Otra de las áreas de recreo, más al sur, es la de Los Agudillos, con una fuente también y un merendero. Pero otras fuentes se han secado... El agua es un problema en la zona de Lubia, que sufre muchos años serios problemas de abastecimiento en los meses de verano. Se accede a estas áreas por las pistas forestales y se contemplan las fuentes entre robles y pinos. 
beneficios del monte. En cuanto a los recursos, la Mancomunidad de los 150 Pueblos de Soria informa que en el apartado de recursos forestales este año se ha producido una adjudicación (es una anual siempre) de 14.000 estéreos de madera de industria en una superficie de actuación de 217 hectáreas por valor de 255.000 euros. 
En cuanto a la caza, se adjudica el aprovechamiento por cinco años y la cantidad anual que se aporta es de 22.300 euros. De esta manera, los ingresos serían de unos 300.000 euros al año para las dos instituciones. En micología, una práctica muy extendida en la zona desde hace décadas y pionera en la provincia, es difícil calcular el beneficio, porque los permisos no se sacan para las Matas de Lubia en concreto. Ahora esto lo gestiona la UGAM y Micocyl. Son muchos los recolectores que se acercan a las Matas de Lubia en otoño, sobre todo para recoger las populares nícolas (níscalos).Los permisos en esta zona son obligatorios y otra de las misiones de los agentes forestales es comprobar que se tienen.
pino, encina y rebollo. José Antonio Lucas Santolaya, jefe del Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta de Castilla yLeón destaca la importancia de la zona de Matas de Lubia y Almazán, con una parte muy importante de repoblaciones forestales, con 11.789 hectáreas de repoblaciones jóvenes (de 35-40 a 50-60 años), montes ordenados (primer grupo de ordenación de la zona de Almazán y Lubia) con 11.618 hectáreas y montes privados con 11.049 hectáreas, a lo que se suman otras 1.799 hectáreas de montes de utilidad pública, 109 de consorcios (montes contratados por los propietarios para repoblación) y 316 hectáreas del Ceder de Lubia (instalaciones del Gobierno y con un régimen distinto a los demás).
En cuanto a especies, destacan las 28.868 hectáreas de pino pinaster, 5.958 hectáreas de encina y 3.603 hectáreas de rebollo o quercus pyrenaica. Es una gran extensión de masa forestal de los Pinares Llanos de Soria, de Tardajos y Los Rábanos hasta Almazán. Puede pensarse que estos pinares son menos conocidos que los otros de la provincia, hacia Burgos, pero es el bosque de las localidades del sur, que sienten como muy suyo y que han sabido aprovecharlo a lo largo de los años.
La micología está en auge y ha mejorado mucho la caza, ya que había corzo pero con las repoblaciones se ha extendido el ciervo; los montes son más conocidos y hay más accesos. «En cuanto a la madera, cada vez produce más beneficios, porque las masas son más adultas y fijan más CO2 en la lucha contra el cambio climático, se va fijando suelo y formando capas de materia orgánica, que ayuda mucho a todo el tema de recursos y retención de agua. Todo ello en cuanto a beneficios indirectos», apunta. Lucas Santolaya hace referencia a aprovechamientos maderables, caza, setas y resina, con un gran potencial al ser la zona más importante en este aspecto y con cerca de cien resineros trabajando.