Bulos en red

Nuria Zaragoza
-
Bulos en red

Hace unos días corría por los móviles de los sorianos la imagen de un presunto secuestrador de niños en Los Pajaritos. Después, una furgoneta de ladrones por los pueblos. Ambos eran falsos

«Furgoneta que anda por los pueblos pegando palos y robando todo lo que pueden. Difúndela todo lo que puedas». Esta frase, unida a la fotografía de una furgoneta blanca circulando por un camino, ha corrido como la pólvora esta semana por los móviles de los sorianos. En ocasiones, incluso se acompañaba de un vídeo donde se podía observar cómo alguien sorprendía a los presuntos ladrones y les obligaba a bajar de esa misma furgoneta blanca el material presuntamente robado.  
Unos días antes, el WhatsApp de los sorianos, especialmente los grupos de padres y madres, ‘ardió’ con la imagen de un señor a la que acompañaba la siguiente frase:«Este gran hijo de puta está por la zona de Los Pajaritos. Se ha intentado llevar a una niña. Difundir por favor para que lo puedan coger. Ha sido en la puerta de una tienda de chinos». 
Ambos casos eran bulos, engaños que alguien echó a andar con intención en Soria y que se difundieron con rapidez              -con la ayuda de las nuevas herramientas de comunicación- ganando verosimilitud a medida que llegaban a más teléfonos, a más gente. El secuestrador era de Los Pajaritos de Sevilla y las imágenes de la furgoneta no eran de Soria, pero las hicieron circular en la provincia con intención de asustar a la población. Desde la Subdelegación del Gobierno desmintieron esta información tan pronto como tuvieron conocimiento pero, ¿cómo identificar cuándo se trata de una información falsa? 
«En términos generales, se trata de utilizar el sentido común», apuntan fuentes del Cuerpo Nacional de Policía de Soria. El procedimiento policial para estos casos pasa inicialmente por verificar la información recibida. Si se determina que la información es falsa, se debe analizar la trascendencia social o la gravedad social que ha alcanzado el bulo y, en caso de que sea necesario, desmentirlo a través de un comunicado, una rueda de prensa, la cuenta oficial de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado... Es clave informar a la sociedad para frenar la difusión y copar así la alarma social. 
Y, desde el punto de vista ciudadano, ¿cómo se debe actuar? Desde la Policía Nacional instan también a utilizar «el sentido común» pero, también, a «acudir a las fuentes». «Si les llega una información de ese tipo y tienen dudas, hay que acudir a la Comisaría e informar a los agentes para que analicen el tema», apuntan. 
pautas. Acudir a la fuente es clave para saber si se trata de una información real o no pero, no obstante, hay algunas pautas que les pueden ayudar a identificar si se trata de una información falsa intencionada. Suelen ser anónimos, es habitual que incluyan faltas de ortografía, están redactados de forma atemporal (para poder reactivarlos y ponerlos en circulación en cualquier momento), y suelen solicitar el reenvío. «El hecho de que Soria sea una ciudad pequeña propicia su rápida difusión», reconoce la Policía.