scorecardresearch

Enrique Fernández Pinedo se reinventa

S. Recio
-

En tres años ha pasado de correr maratones a competir en el duatlón y a clasificarse para el próximo mundial de noviembre

Enrique Fernández Pinedo se reinventa

El mundo del duatlón no conocía a Enrique Fernández Pinedo hasta hace tres años. El atleta adnamantino era reconocido en el mundo del deporte soriano por el atletismo. Entre sus logros está un subcampeonato de España de maratón, una participación en un Campeonato de Europa Sub-23 de cross y varías pruebas maratonianas con triunfos en Zaragoza o Logroño.

Hace tres años todo cambiaba. En la maratón de Valencia su rodilla decía basta. Lo que era una inflamación durante la carrera se convertía en un agujero en el cartílago con su posterior operación y recuperación. Con 34 años comenzaba entonces una nueva forma de vivir el deporte y una decisión que le daría una oportunidad que no imaginaba.

La bicicleta era su mejor aliada para recuperar la movilidad y la fuerza en la rodilla, «desde el primer día me enganché a la bici, era una forma de hacer deporte sin castigar tanto al cuerpo». Pero con el paso del tiempo decidió compaginar los dos deportes, «en realidad fue Rubén Andrés el que me insistió en que siguiera con ello». El presidente del Club Triatlón Soriano vio en él un potencial por descubrir.

Ahora a sus 37 años es uno de los seleccionados para el Campeonato del Mundo de Duatlón, «fue una sorpresa porque no me llamaron para el Europeo», recuerda, «pero uno de los españoles ha renunciado y ahora se me brinda esta gran oportunidad». Sin prácticamente experiencia previa afronta esta cita de Avilés los días 6 y 7 de noviembre con la ilusión de un debutante y con la ambición de encontrarse en un gran estado de forma.

Adaptación. La genética es caprichosa y normalmente un atleta suele tener cualidades para otros deportes. Fernández Pinedo lo ha llevado a la práctica con el ciclismo, «como solemos decir, la capacidad aeróbica ya la tenemos ganada con el paso de los años». En su caso siempre ha sido un atleta «con un tren inferior muy fuerte, lo que hizo que fuese más fácil adaptar esas condiciones a la bicicleta».

De dar unas pocas pedaladas comenzaba a tomarse esos entrenamientos en serio, «no todo fue sencillo», recuerda, «tienes que aprender a ir en bicicleta para competir de forma adecuada». Implica, «saber rodar en grupo, protegerte del viento y llevar una postura correcta». Reconoce que al principio «la posición de la espalda no era buena y si no corriges la postura sientes más presión de la necesaria». Con el paso del tiempo el proceso fue mejorando de forma natural.

Sus primeras competiciones en ciclismo fueron de la mano de E. Leclerc Soria, «me animó un amigo de Almazán y en esas carreras pude ganar mucha experiencia». Ya no era solo entrenar, «a la hora de competir te das cuenta de que hay otras variables». En las pruebas de la Copa de España comenzaba a destacar copando los primeros puestos de su categoría.

Llegaba entonces la hora de dar el paso al duatlón, «nunca he pensado en dejar el atletismo y buscaba entonces poder realizar ambas cosas». De la mano del Club Triatlón Soriano participaba en el clasificatorio para el Campeonato de España de Duatlón y ese día lo cambiaba todo.

El cambio. En Berlanga de Duero, Enrique Fernández Pinedo demostraba toda su fuerza en el Duatlón y lograba la clasificación para el Campeonato de España, «antes apenas había participado en algunos de distancia corta pero en este la dureza aumenta». Son 10 kilómetros a pie, 40 en bicicleta y cinco más corriendo, «es el formato de media distancia pero se adapta bien a mis condiciones».

Ya en el nacional de Avilés sorprendía a todos con un cuarto puesto, «quizás la falta de referentes y de más pruebas de este tipo me privó de estar en el pódium». Así es el adnamantino, ambicioso y competitivo, «fue una sorpresa pero en el club me decía que estaba entrenando bien». Rubén Andrés, presidente de la entidad, lo tenía claro. Ahora todavía tiene cinco semanas por delante para preparar el Mundial, «el verano ha sido duro porque el calor no me va nada bien pero llevo ya algunas semanas entrenando mucho y me siendo en forma». Con el paso de los días irá aumentando la carga, «llegaré en buenas condiciones y la verdad es que me siento muy motivado».

No se marca un objetivo, «más que nada porque no conozco a mis rivales», asegura, «pero intentaré estar lo más arriba posible, al fin y al cabo somos competidores natos y vivimos para este tipo de citas». Desde el Club Triatlón Soriano ya le animan a que pruebe también en el agua, «es algo que siempre me he planteado pero entre el trabajo y mi vida no sé si podré compaginar todo, de momento me apaño bien con el ciclismo y el atletismo». Ahora no parece muy probable, aunque conociendo al adnamantino, todo es posible.