scorecardresearch
Editorial

La 'Ley Trans' abre una nueva grieta en el Gobierno de coalición

-

La aprobación de los Presupuestos Generales del Estado la pasada semana en el Congreso de los Diputados sirvió para constatar que el Gobierno acabará la legislatura tras las sucesivas cesiones que se han llevado a cabo a los independentistas de ERC o de Bildu. Las tensiones en el Ejecutivo de coalición parecían finiquitarse con el visto bueno a las cuentas públicas y, también, tras zanjarse la polémica suscitada con la ley del 'solo sí es sí', que generó un ruido mediático importante y sobre la que al menos ocho audiencias provinciales se han desmarcado de la postura de la Fiscalía y han decidido revisar las penas a los agresores sexuales; todo está pendiente ahora de la decisión de un Supremo que sentará jurisprudencia. 

Cuando parecía que todas las diferencias entre PSOE y Unidas Podemos estaban resueltas, ayer la formación morada acusaba a los socialistas de saltarse el pacto de coalición por sus desavenencias en la 'Ley Trans', ya que desde Ferraz, donde ha habido críticas y un debate interno con respecto a la tramitación de esta norma, se descarta blindar la autodeterminación de género en contraprestación de aceptar otras enmiendas. Podemos quiere que sólo los menores de 12 a 14 años necesiten el aval judicial para poder cambiar el nombre y el sexo en el Registro Civil, mientras que el PSOE apuesta porque la edad se eleve hasta los 16. Se trata de uno de los escollos más importantes, aunque las diferencias con respecto a esta ley son más que notables. Igualdad teme ahora que los socialistas, que ya han conseguido aprobar los presupuestos, no quieran alcanzar un acuerdo y se alineen con las tesis del PP, que podrían sumar sus votos y sacar adelante esta enmienda. Sin embargo, fuentes populares, que son mucho más beligerantes contra esta normativa, no dan por hecho su apoyo, ya que su idea es cambiar partes fundamentales de la ley que se defiende desde el Ministerio de Igualdad.

No son pocas las feministas que no ven con buenos ojos la 'Ley Trans'. El colectivo socialista FEMES ha criticado con dureza las enmiendas presentadas por su propio partido, acusando incluso de cobardía a la formación de Gobierno y dejando caer que el texto que se quiere aprobar antes de que finalice el año tiene visos de ilegalidad, atenta contra los derechos de las mujeres y desprotege a la infancia.

Las grietas en el Ejecutivo de coalición han sido constantes a lo largo de la legislatura, aunque, de una u otra manera, se han ido salvando las diferencias. La 'Ley Trans' se antoja hoy un obstáculo insalvable, más aun teniendo en cuenta que el PSOE tiene ya apuntalada la legislatura y no quiere de ninguna manera generar ahora otra crisis interna.