La Audiencia recupera la "normalidad"

Ana I. Pérez
-

Los señalamientos, en los juzgados de Social, Penal y Contencioso, en particular, reflejan el retraso acumulado durante el estado de alarma, aunque «no es excesivo»

La Audiencia recupera la "normalidad" - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez

«Normalidad relativa» y con los asuntos «al día». Así afronta el último trimestre del año la Audiencia Provincial de Soria, tal y como asegura su presidente, José Manuel Sánchez Siscart. Los órganos judiciales no han parado en ningún momento, salvo los plazos procesales que estuvieron suspendidos durante el estado de alarma, cuyo alzamiento se produjo a primeros de junio. Así las cosas en el tercer trimestre, los juzgados de la provincia de Soria han dictado 224 sentencias en procesos civiles; 55 en familia; 148 en casos penales, de los que en 73 ha habido conformidad de las partes; 25 relativas a procesos laborales; y ocho contencioso-administrativos. Además, la Audiencia Provincial ha resuelto 49 sentencias y 53 autos. En total son 509 el número de sentencias contabilizadas, solo cinco menos que en el mismo trimestre de 2019, aunque sí hay una diferencia notable en comparación con ese periodo de 2018 cuando la suma de sentencias (sin contar autos de la Audiencia) fue de 343.
No obstante, la diferencia es más palpable por el tipo de asuntos sentenciados, ya que en procesos civiles han crecido en más de un 45% respecto al trimestre de 2019 y en un 102% si se compara con el tercer periodo del año anterior. También aumentaron las sentencias en familia en un 17% respecto 2019 y en un 66% si se relaciona con el tercer trimestre de 2018. 
Sin embargo, se han anotado menos sentencias en procesos penales, en concreto un 11,5% menos en comparación con el tercer trimestre de 2019, aunque suben más de un 200% respecto a 2018, y lo que sí ha bajado en cuanto a los dos años anteriores son las sentencias por procesos laborales, un 64% en relación a 2019 y un 55% con 2018.
«De alguna forma sí se nota el retraso de los tres meses de parón, en los que se interrumpieron los plazos procesales, pero la situación es bastante buena. Los datos de las sentencias del tercer trimestre, en el que suele bajar la actividad judicial, son muy importantes. Y en cuanto a la pendencia hay que cruzar varios datos, por ejemplo, la fecha del último señalamiento. No se ve que haya un excesivo retraso, algún juzgado tiene para junio de 2021, pero es Lo Social que debe dejar hueco para asuntos preferentes. La jurisdicción social es la que se verá afectada por la pandemia y experimentará un mayor número de asuntos en los próximos meses», argumenta Sánchez Siscart.
En concreto, puede comprobarse en las estadísticas que al finalizar el tercer trimestre de 2019 el último señalamiento previsto estaba fijado el 20 de febrero de 2020, en el Contencioso, y también el Juzgado de lo Penal reflejaba un juicio para el día 5 de febrero y Lo Social para el 2 del mismo mes. Sin embargo, al terminar el mismo periodo de este 2020 el Juzgado de lo Social tiene un señalamiento para el 30 de junio de 2021, Penal para el 12 abril del próximo año y Contencioso para el día 4 de marzo. Asimismo, los juzgados de Primera Instancia e Instrucción tienen ya tienen señalamientos dentro del primer trimestre de 2021.
En cualquier caso, el presidente de la Audiencia Provincial de Soria pone de relieve que la función de los juzgados de proteger los derechos de los ciudadanos se ha cumplido desde que se desató la pandemia, ya que durante el confinamiento no se celebraron juicios ordinarios, pero sí se practicaron todas las actuaciones de urgencia. 
«Después hemos tenido otro periodo hasta el 21 de septiembre, en el que se celebraron juicios y por disposición legal también se dio preferencia a los asuntos de mayor urgencia. Esta pandemia ha provocado el incremento de asuntos en materia laboral, mercantil, que eran urgentes. Y a partir del 21 de septiembre se ha empezado a trabajar con una normalidad relativa», sostiene.
Para ello se ha acondicionado el Palacio de los Condes de Gómara, ya que la propia actividad judicial supone citar a varias personas en un mismo día, de distintas procedencias de dentro y fuera de la provincia, y en una misma sala. De esta forma, se han colocado puestos de atención al público próximos a la entrada principal y se ha habilitado un espacio central en el patio del palacio para la espera, que permite guardar las distancias de seguridad en un ambiente ventilado.
«El Ministerio de Justicia estableció su hoja de ruta. Los juicios se celebran con normalidad, con sus medidas de seguridad sanitaria, con las mamparas, el intervalo necesario entre juicio y juicio para la desinfección y están las salas virtuales que permiten celebrar juicios con intervinientes de forma remota a través de las herramientas que se han generalizado. En los juzgados ya se utilizaba la videoconferencia con carácter habitual, y ahora, con la intervención del juez, cada una de las partes decide si se hace presencial, virtual o de forma mixta», resume Sánchez Siscart.
equilibrio. Asimismo, el presidente de la Audiencia de Soria subraya, como ya lo hizo el Consejo General del Poder Judicial (CGPG) hace unas semanas, que la pandemia ha provocado que todas las jurisdicciones hayan sufrido notables disminuciones interanuales tanto en el ingreso como en la resolución de asuntos e incrementos en el número de asuntos en trámite al final del trimestre, siendo la más afectada la de lo Contencioso-Administrativo. Sin embargo, José Manuel Sánchez Siscart asegura que «no hay petición de refuerzo judicial» en Soria, sino que se trata de «dar salida a los escritos que han entrado». «En Soria, en principio, salvo algún juzgado que pueda superar un poquito el módulo de entrada habitual que establece el CGPJ no hay peticiones de refuerzo, que yo tenga conocimiento, y no creo que ningún juzgado lo haya solicitado. Se trata de normalizar y de que ese periodo, en el que los plazos procesales han estado suspendidos, sacarlo adelante», zanja al respecto. 
En este sentido, reitera que la Audiencia Provincial de Soria está «completamente al día» y que lo ha estado «todos los meses», salvo el tiempo en el que se prolongó el estado de alarma.
SIN FECHA. En cuanto a los proyectos pendientes, continúa sin fecha la nueva Oficina Judicial. «No tengo noticia de que se haya dado algún paso», afirma, y no parece que en plena pandemia el Ministerio de Justicia mueva ficha para su puesta en marcha. En su opinión, hay cuestiones «más perentorias» que la puesta en marcha de la Oficina Judicial, si bien recuerda que el edificio del Palacio de Justicia se organizó para ello.
Tampoco hay novedades de otra antigua reivindicación como es la creación de un juzgado de vigilancia penitenciaria en previsión de la apertura de la nueva cárcel, al igual de la conveniencia de contar con otro juzgado de Primera Instancia e Instrucción para «descargar» violencia de género y familia al Juzgado número 3. En su opinión, es lo «más urgente» y eso que este órgano cuenta con el «refuerzo» del Juzgado de Menores «desde hace algún tiempo». «Violencia de género exige una atención prioritaria», significa. Al hilo de esta cuestión, manifiesta que desde que comenzó la pandemia se ha realizado un «esfuerzo» a todos los niveles para resolver los asuntos de familia y pone en valor el trabajo desempeñado por los funcionarios en este periodo.