scorecardresearch
Loli Escribano

SIN RED

Loli Escribano

Periodista


El vendehúmos

17/12/2021

¡Ya estamos en pre campaña! Así lo evidencia la visita que nos hizo Mañueco esta semana. Se vino con el nuevo Plan Soria bajo el brazo como si fuera el programa electoral. Y, ¡oh casualidad!, a cinco días de la concentración por la sanidad convocada por la ¡Soria Ya! anunció que el Gobierno Autonómico reforzará el Plan Soria con un bloque sanitario dotado con casi 76 millones de euros. Fue más al detalle. Explicó que ese nuevo bloque incluye más recursos para el Hospital Santa Bárbara, para la renovación del equipamiento, la puesta en marcha de las Unidades del Dolor, Radioterapia y Paliativos. También nuevos centros de salud en San Leonardo, El Burgo de Osma y Soria Norte, además de la ampliación del de Almazán, así como mejoras en el transporte sanitario con más ambulancias y mejores equipos. Vamos, ni una novedad en cuanto a iniciativas. Todos y cada uno de los proyectos que la Junta arrastra desde hace décadas. Y aunque yo no asistí a la presentación estoy segura de que lo dijo sin rubor alguno. ¿No le da vergüenza hacer ese tipo de anuncios? ¿No le da vergüenza reconocer indirectamente que la Junta lleva años incumpliendo sus obligaciones con los sorianos? La Junta de Castilla y León tiene las competencias sanitarias. No pueden incluirse en un plan especial, porque esos proyectos son obligaciones competenciales. Los sorianos no solo detectamos un terrible incumplimiento de competencias sino que además, estamos hartos de que aparezcan una y otra vez, porque no se ejecutan, en unos presupuestos autonómicos que se sostienen en pilares de humo. Y para colmo, perdemos lo poco que tenemos. Las vacantes en las diferentes especialidades van fluctuando. Ahora mismo el gran problema en el Hospital Santa Bárbara está en oncología. Teníamos cuatro oncólogos y ahora solo quedan dos. Aunque desde la Junta, para tranquilizar a los enfermos, aseguran que van a contratar a uno más en febrero, no hay derecho a que a los pacientes se les esté llamando para suspender sus consultas, esas revisiones que son clave para detecciones precoces. ¿De verdad, señor Mañueco, no se le cae la cara de vergüenza cuando habla de un bloque sanitario incluido en el Plan Soria sabiendo que hay enfermos de cáncer a los que nos suspenden nuestras consultas? 
Lo peor de todo no es que la sanidad soriana empeore día a día. Lo peor no es que haya tenido la desfachatez de comprometer en el nuevo Plan Soria proyectos sanitarios pendientes desde hace décadas. Lo peor es que no los va a ejecutar. Lo peor es que ha vuelto una vez más a esta provincia a hacer campaña mientras se burla de los sorianos en su propia casa. Una vez más, Mañueco vino a vendernos humo como ya lo hiciera su antecesor en el cargo. Solo hay que echar un ojo al primer Plan Soria. ¿De qué sirvió? De nada. Tenemos las mismas carencias y los mismos problemas, por no decir más, que antes de aprobarlo.