Osma, piedras con historia

Sandra de Pablo
-

El castillo de Osma se vuelve a abrir para las visitas guiadas durante los fines de semana, pero el recorrido no será el que resulte tras las obras porque aún se trabaja en su planteamiento

Piedras con historia

Durante los próximos fines de semana, el Castillo de Osma vuelve a destapar momentáneamente sus muros. En un monumento que aún está en plenas obras de rehabilitación, los visitantes podrán ir abriendo boca con todo lo que se ha ido desvelando en los trabajos, que no es poco. El año pasado ya se llevaron a cabo estas jornadas de visitas guiadas al castillo en los meses de agosto, septiembre y octubre. Esta vez la intención es la misma, aunque con mucho más tiempo de rehabilitación y revelación de secretos a las espaldas.
El recorrido que llevarán a cabo los visitantes durante estas semanas no será el definitivo que resultará de la conclusión de las obras allá por el mes de noviembre. El arquitecto encargado del Plan Director, Fernando Cobos, cuenta que aún es demasiado pronto para poder apuntar el trazado final que seguirán los turistas ya que lo están consensuando con el Ministerio de Cultura y Deporte y con el Ayuntamiento de El Burgo de Osma Ciudad de Osma.
Sí que podrán apreciar los visitantes cómo el castillo se va completando con sólidas estructuras de madera soriana que facilitarán la visita en el futuro. Esas pasarelas ayudarán a los turistas a salvar los importantes desniveles de terreno de la edificación e incluso servirán de relleno visual en algunos puntos en los que la piedra ya ha caído dejando importantes huecos en los muros centenarios de gran valor patrimonial.
Pese a estar cubiertas de andamios, las paredes del castillo dan muestra de los trabajos de consolidación llevados a cabo en los últimos meses para frenar el deterioro. Aunque no se reconstruyen muros, sí que se sellan y se les da una pátina que permite diferenciarlos del resto del cerro. Se logra así una vista mucho más impactante del castillo desde la parte baja de la ladera e incluso desde la misma calle Palafox, prolongación de la calle Mayor de El Burgo de Osma. Técnicas para la Restauración y Construcciones S.A., TRYCSA, es la empresa encargada de realizar estas últimas obras de la primera fase de rehabilitación del castillo, que se ocupan de la consolidación y la restauración del recinto alto y la barrera sur. Con un presupuesto superior al millón y medio de euros, deben estar finalizadas en el mes de noviembre. Una docena de trabajadores se afanan en esta intervención en la que sufren los rigores tanto del invierno como del verano. 
En las últimas semanas, la rehabilitación ha recuperado un arco que aparece en el muro este del recinto alto del castillo que pertenecía a un palacio; se trata de un claro ejemplo de los distintos usos que ha tenido la edificación. El arco está ejecutado en tapial y se ha reconstruido con hormigón de cal para poder consolidarlo porque estaba en tan mal estado que por poco no se llega a tiempo.
TRABAJOS PENDIENTEs. Cobos reconoce que aún quedan trabajos importantes por realizar en esta fase como rematar toda la restauración de las fábricas interiores, completar los caminos y recorridos, desmontar los caminos de obra y completar la barrera en la parte sur. Además, según afirma el arquitecto, «aún no se ha hecho nada en el interior del castillo» y, aunque no cree que aparezcan muchas sorpresas, «en este castillo nunca se sabe». 
Durante los primeros meses de la presente intervención, los restauradores se toparon con un cuartel del siglo XIV en la barrera sur del castillo y con una necrópolis que no ha revelado demasiados datos. El cuartel puede apreciarse perfectamente a simple vista pero parece complicado que los visitantes de este verano puedan acceder hasta esa zona, los responsables de los trabajos aún están decidiendo como resolver su integración en el recorrido definitivo para poder garantizar la seguridad de los turistas. La necrópolis no ha ofrecido muchos datos tal y como se preveía en un principio, saben que son muertos medievales cristianos y que seguramente pertenecen a la primera población de Osma. No se conoce la época concreta pero sí que son anteriores a la barrera, es decir, anteriores al siglo XIV pero hasta ahí llega de momento la investigación.
ViSITAS. Los interesados en realizar el recorrido deben formalizar su inscripción a través del mail visitas@trycsa.com y comprometerse a seguir una mínima normativa como llevar un calzado cómodo y no tener problemas importantes de movilidad. Los grupos serán de 10 personas y los niños menores de 10 años no podrán acceder a la visita, que dura aproximadamente una hora y media.
El punto de encuentro es la zona de casetas de obra, a las faldas del castillo, junto al paseo peatonal que lleva hasta La Güera, allí Marisol Encinas explicará brevemente las normas a los participantes antes de subir por la ladera, que es la zona más segura. En la primera parada la guía explicará la importancia de esta edificación del siglo X que se ha ido transformando a lo largo de los siglos. En la parte superior se realizará la segunda parada para ver cómo ha ido creciendo por dentro el monumento y después ya entrarán en el mismo y podrán observar la evolución de los muros, los estratos arqueológicos y comprender la evolución. La visita finaliza en una pasarela de madera que cubre una zona perdida de la piedra y que ofrece unas espectaculares vistas de la zona, muy especialmente del cerro de Uxama y su Atalaya.
Los responsables de la intervención recomiendan la visita al castillo, aunque ya se subiera el año pasado, puesto que «aquí las novedades casi son cada semana, vamos adaptando la visitas a las obras». En noviembre concluirán estos trabajos que han servido para devolver al castillo de Osma la dignidad histórica tan poco reconocida en los últimos siglos. Después tocará volver a esperar para que las administraciones competentes se decidan a dar un paso más en el plan director del monumento. El arquitectos Fernando Cobos subraya que «desde el punto de vista histórico este edificio es capital porque está narrando la historia de la Reconquista en España y en Soria, él solito lo explica; en un lugar en el que ocurren tantas cosas en el siglo X parece increíble que no se hubiera estudiado en profundidad nunca». 
Para la siguiente fase quedará toda la puebla medieval que está desde el castillo al río, que tiene la ventaja de que seguramente sea muy interesante y aparecerán cosas destacadas. La nueva zona de intervención tendrá la ventaja de que se podrá ir haciendo en fases relativamente pequeñas, a partir de que acaben con la actual, el resto desde el punto de vista logístico ya no van a tener las extraordinarias complejidades que sufren ahora. Se podrán acometer los trabajos con más tranquilidad y menos esfuerzo.
El plan director del Castillo de Osma contempló en el año 2006 un total presupuestario de seis millones de euros. En la primera obra de esta primera fase apareció una gran cantidad de información interesante sobre la historia del edificio, como las piedras romanas que se habían utilizado en el castillo condal y que luego se reutilizaron en la cimentación de la torre de la catedral. También salieron a la luz las minas y los hornillos para volar el castillo en la Guerra de Sucesión, que finalmente no se llevó a cabo.