Ágreda abre sus puertas a las empresas de transformación

Nuria Zaragoza
-

Alonso asegura que hay empresas de transformación interesadas en el nuevo regadío. «Son empresas que están esperando, ya que el proyecto de momento solo está en papel», indica el alcalde, instando así a agilizar el proceso

Ágreda abre sus puertas a las empresas de transformación - Foto: Ana M. DÁ­ez

No es un proyecto de competencia municipal pero el alcalde de Ágreda, Jesús Manuel Alonso, quiere aunar los esfuerzos de todas las administraciones implicadas para conseguir agilizar el plan de mejora, modernización y ampliación del regadío de Valverde de Ágreda. El objetivo, que sirva para dinamizar el sector primario de la zona pero, también, para impulsar nuevas iniciativas empresariales que ya se han interesado por el proyecto, según asegura el regidor. 
 «En Ágreda contamos con una zona muy importante de secano, pero es capital el desarrollo del regadío, donde actualmente contamos con 800 hectáreas pero podría ampliarse hasta las 2.000. Es un proyecto de vital importante para el desarrollo económico de Ágreda y de la zona, por los beneficios de la concentración en sí y por el potencial que conlleva la modernización del regadío en cuanto a transformación. Hay ya varias empresas hortofrutícolas interesadas en este proyecto, primero, por la ubicación de Ágreda y, también, por la calidad de la tierra», anuncia el regidor agredeño. 
No puede avanzar más datos al respecto de los proyectos empresariales que llegarán a Ágreda vinculados a la transformación de los productos que ofrezca el nuevo regadío ya que, repara, «son empresas que están esperando» y, por ahora, no hay nada avanzado en cuanto a tramitación. «En este momento el proyecto solo está en papel, no hay infraestructura sobre el terreno, y, por tanto, mientras no se desarrolle el proceso, no pueden comenzar», justifica. 
No obstante, asegura que ya se han mantenido algunos contactos a nivel municipal, de manera que cuando avance el proceso de concentración parcelaria y la posterior modernización y ampliación del regadío, que llegará previsiblemente hasta las 2.000 hectáreas, se darán los siguientes pasos para su futura instalación en la villa. El objetivo es, insiste el regidor, que se pueda sacar un valor añadido de la producción local, de manera que revierta en empleo y dinamismo empresarial y económico para Ágreda y su comarca. 
El proyecto de la transformación de tierras de secano a regadío y la implantación de un sistema de regadío moderno cuenta ya con el visto bueno de la Comunidad de Regantes y de las administraciones involucradas, si bien su tramitación se encuentra de momento en una fase inicial. En concreto, se trabaja en la concentración parcelaria, una fase previa y necesaria para la modernización. Así las cosas, es complicado por ahora aventurar plazos de ejecución. Alonso reconoce que no está dentro del alcance municipal el impulso definitivo de este proyecto, si bien asegura el compromiso del Ayuntamiento para colaborar e incitar esta actuación. En este sentido, «es uno de los grandes proyectos de legislatura», subraya. «Aunque no es un proyecto de nuestra competencia, sino de la Junta, vamos a estar impulsándolo y por eso pedimos que lo agilicen», recalca. 
concentración parcelaria. Lanza así la invitación a la Junta de Castilla y León, la institución que tiene en sus manos el proceso de concentración parcelaria que permitirá la transformación de hasta 2.000 hectáreas de tierras de secano en regadío en los términos de Ágreda, Fuentes, Aldehuela y Valverde de Ágreda. 
El municipio tiene autorizada una concesión pública de agua desde el canal de San Salvador para 793 hectáreas, con una capacidad de 270 litros por segundo. Hasta ahora, el sistema en el municipio agredeño para regar esta zona es a través de acequias en las que el agua  se puede embalsar. Los trabajos de concentración parcelaria arrancaron en Ágreda en el año 2001, cuando se consiguieron clasificar todos los campos. En estos momentos se están preparando las bases provisionales, según indicaron desde la Junta. 
«El proyecto contará con un gran potencial económico en el momento en que seamos capaces de maximizar el agua y explotar con productos alternativos las fincas de regadío, y que los productos que en nuestra tierra se puedan producir se transformen también en nuestro municipio. Un ejemplo claro lo tenemos con la empresa Finca Señorío de Rioja cuya plantación de manzanas de 50 hectáreas está dando unos resultados extraordinarios», ejemplificó Alonso sobre el potencial del proyecto.