Jesús de Lózar


Turistas

25/04/2020

Como se sabe, la pandemia está repercutiendo en todos los sectores de la economía, aunque de manera diferente y con distintos impactos. Muchos de ellos se han visto paralizados por completo. Otros continúan con relativa normalidad su actividad, cumpliendo con los protocolos sanitarios. Finalmente, los que no requieren de la presencia física pueden seguir operando mediante teletrabajo. En el caso de Soria, la industria alimentaria y la explotación forestal se siguen manteniendo pero hay una evidente pérdida de ingresos para la mayoría de los sectores que continúan trabajando. Están sufriendo poco o menos el impacto de la crisis. Sin embargo, hay sectores que sí la están sufriendo y va a seguir siendo así. Uno de los más afectados es el turismo, que en España supone el 12,3% del PIB y genera 2,62 millones de empleos. Aquí el turismo y el resto de los servicios representa (últimos datos: INE 2017) 413 millones de euros (el 18,85% del PIB provincial) y 9.300 empleos (el 23,8% del total). En nuestra tierra su importancia es muy notable y el impacto económico de la crisis, ahora mismo muy difícil de evaluar, va a ser de los que dejan huella. Y nunca  olvidemos que detrás de los números existen personas, lo único, lo verdaderamente importante, personas, cientos, miles de hombres y mujeres con nombres y apellidos. 
Las previsiones más optimistas sitúan la recuperación para verano y las peores para finales de año. Pese a toda esta situación tan desoladora, puede haber elementos a nuestro favor. Apoyémonos siempre en lo positivo para reforzarlo y combatir lo negativo, sobre todo en circunstancias como éstas. La serie El Pueblo ha puesto a Soria en el mapa (más de dos millones de telespectadores de media, 177 millones de búsquedas en Google), la tendencia que va a prevalecer es el turismo de proximidad (con las debidas garantías sanitarias) frente al masivo de la costa. Hoy existe una corriente de simpatía hacia Soria que nos debe servir para atraer turistas. Con un aumento brutal de la competencia al visitante potencial hay que ofrecerle un producto innovador, diferenciado, que responda al “bien ya estoy en Soria y ahora qué hago”. Es hora de aprovechar el confinamiento y de la inactividad de meses venideros para trabajar de forma compartida en la definición de ese tan necesario producto o productos turísticos.