Nuevo horizonte para el Hotel Valonsadero

Nuria Zaragoza
-

El nuevo pliego permitirá ampliar la zona exterior con instalaciones no fijas. El objetivo es «hacerlo más atractivo» a la iniciativa privada y permitir la instalación de carpas para celebraciones fuera del edificio. El destino será hostelero

Nuevo horizonte para el Hotel Valonsadero - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez.

GALERÍA

Hotel de valonsadero.

El hotel Valonsadero, propiedad del Ayuntamiento de Soria, saldrá a licitación de nuevo «destinado a uso hostelero». Aunque el pliego «aún no está cerrado», según reconoce la segunda teniente de alcalde y responsable del área de Desarrollo Sostenible y Medio Ambiente, Ana Alegre, se han tomado ya algunas decisiones importantes como que «se permitirá al adjudicatario una ampliación de la zona de uso hostelero fuera». Eso sí, especifica la edil, deberán ser «instalaciones auxiliares», es decir, «instalaciones no fijas que se puedan quitar». Y pone un ejemplo, la ubicación de «carpas para bodas».
El objetivo es «sacar un pliego más abierto» que permita mejorar la rentabilidad de la explotación y hacerlo «más atractivo» a la iniciativa privada, «pero sabiendo donde está, en un entorno natural único que tenemos que respetar y cuidar», recalca Alegre. La instalaciones, cabe recordar, acumulan ya más de tres años cerradas. 
primar empleo e inversión. Además, el pliego prevé «primar» dos aspectos fundamentales para el equipo de Gobierno, «la creación de puestos de trabajo y la inversión». «Queremos valorar la inversión porque se trata de un sitio privilegiado  y de unas instalaciones que creemos que tienen muchas posibilidades», justifica la portavoz municipal, quien insiste también en la necesidad de que esta propiedad municipal pueda actuar como motor dinamizador del monte.
Nuevo horizonte para el Hotel ValonsaderoNuevo horizonte para el Hotel Valonsadero - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez.Alegre elude dar plazos, si bien insiste en que «tenemos ya encima de la mesa un borrador de pliego, que estamos estudiando y analizando», en espera también de «completar con otra parte técnica». Reconoce que «son meses difíciles» por las vacaciones de Navidad, si bien recalca que «el asunto está ya sobre la mesa y eso significa que es una de las cosas en las que estamos trabajando y que, por tanto, en los próximos meses saldrá a la luz y avanzará la tramitación». 
el urbanismo lo permite. En cuanto a la decisión de dejar la puerta abierta a una ampliación del hotel en la zona del entorno, garantiza Alegre que «no choca con el planteamiento urbanístico de Valonsadero» ya que, destaca, «lo que tenemos claro es que tienen cumplir con el entorno», de ahí que no se vayan a permitir construcciones fijas. La idea es, matiza, que se puedan instalar carpas o espacios auxiliares para celebraciones al aire libre, lo que permitiría «dar cabida a otras variantes hosteleras», como la celebración de bodas, eventos públicos... En este sentido insiste en la idea de dejar un «pliego abierto en el que el adjudicatario pueda decidir si lo destina solo a restaurante, a restaurante con habitaciones, solo a habitaciones, a albergue vinculado a actividades deportivas (aprovechando las rutas ciclistas que pasan por el monte) o a lo que considere». 
Alegre asegura que hay «interés» en torno a las instalaciones y ha acudido «gente de Soria y de fuera» al Ayuntamiento «preguntando e, incluso, han visitado el hotel». No obstante, admite, «eso no significa nada y el interés real se verá cuando salga a licitación». 
Deterioro. En cuanto al estado de conservación del edificio, y al hilo de las críticas recibidas en el pasado desde la oposición -el PP denunció la «situación calamitosa, de abandono, degradación y expolio» del hotel- Alegre reconoce que tras varios años cerrado al público y sin actividad alguna el inmueble ha sufrido cierto deterioro, si bien garantiza que «no da sensación de abandono, ni ha sido arrasado ni nada por el estilo». «Es cierto que cuando el adjudicatario lo dejó, obviamente, se llegó sus cosas y no es lo mismo verlo montado que vacío, pero no está destrozado ni abandonado», garantiza. Además, recuerda, desde el almacén municipal se instaló un vallado para evitar el paso al edificio de personas ajenas.