scorecardresearch

El polígono industrial de La Malita, en Arcos, en "letargo"

S.Almoguera
-

El Ayuntamiento de la localidad, que apela a no perder el tren de las ayudas de funcionamiento, no ha recibido aún contestación al último escrito en el que urgía a Sepes un plan de comercialización

El polígono industrial de La malita, en Arcos, en "letargo" - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez

«Ni precios nuevos, ni acciones de comercialización ni de modernización»... «Y van 20 años», recalca el alcalde de la localidad, Jesús Ángel Peregrina. El polígono industrial de La Malita de Arcos de Jalón, propiedad de la Entidad Estatal de Suelo (Sepes), continúa un 'letargo' que no revierte los ruegos del Consistorio de la localidad para que se mejoren y optimicen sus instalaciones. La última petición, realizada el pasado mes de febrero por el Ayuntamiento a través de una carta, no ha obtenido «ningún tipo de respuesta», reconoce Peregrina. Esta misma semana el primer edil arcobricense aprovechó la reunión en la que la ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, explicó a los alcaldes de la provincia el contenido de las ayudas de funcionamiento para transmitirle la necesidad de dotar a La Malita de conexión a internet a través de fibra. «Tomó nota», insiste.  Pero el primer edil se muestra escéptico en cuanto a que Sepes active la modernización y la explotación de este polígono industrial.  

Con 37.638 metros cuadrados de superficie y una oferta de 30 parcelas, disponer de una buena conexión a internet, asegura Peregrina, es vital en la actualidad para hacer competitivo el polígono industrial. Pero ésta no es la única carencia que lastra el desarrollo de esta área. «Los viales están mal. Hay parcelas que se han convertido en un vertedero», detalla el alcalde de Arcos de Jalón. «Y el alumbrado y la limpieza porque lo mantenemos desde el Ayuntamiento», recalca.

Pero junto a la necesidad de una mejora integral de las instalaciones,  el Consistorio también echa   en falta una apuesta por la comercialización de las parcelas que aún, dos décadas después de su construcción, siguen sin actividad. La última esperanza era que, una vez que Sepes refrendara su compromiso con el polígono industrial de Valcorba, en la capital soriana, fijando nuevos precios para la venta de las parcelas, hiciera lo mismo con La Malita. Pero hasta la fecha no ha habido movimientos en este sentido a pesar incluso, destaca Peregrina, de que el momento actual es clave. Precisamente porque las ayudas de funcionamiento autorizadas por la Comisión Europea con las que el Gobierno de España bonificará las contrataciones indefinidas en Soria, Cuenca y Teruel abren una nueva etapa al establecimiento de iniciativas empresariales en la provincia. «Si estas ayudas generan más demanda [de suelo industrial] debería haber unas mejores instalaciones» y fomentarse polígonos como el de Arcos de Jalón, recalca el primer edil. La realidad actual, alega, es que La Malita se encuentra infrautilizada. «Hay varias naves de gente de Arcos. Un taller mecánico, algunos almacenes y una gasolinera que, por lo menos, es lo que da un poco de vida al polígono al generar movimiento de camiones», explica Peregrina. 

Por el momento, detalla el alcalde de la localidad, el Consistorio no han recibido ningún tipo de demanda de suelo por parte de empresas interesadas. 

Si las ha habido a Sepes, lo ignoran desde el municipio. Por ello ya ha habido intentos por parte del Ayuntamiento de obtener la titularidad de esta zona industrial con el objetivo de llevar a cabo su explotación de forma directa. «Hemos propuesto que nos lo vendan por una cantidad simbólica, también que nos lo cedan para ocuparnos de la gestión», afirma Peregrina. Todas las propuestas «y posibilidades que se nos han ocurrido» han recibido la misma respuesta: «No», asegura el primer edil de Arcos. 

discriminación. Para Peregrina es importante que el polígono se potencie aprovechando el impulso que podrían generar las ayudas de funcionamiento auspiciadas por la Unión Europea que implicarán descuentos para los contratos indefinidos vigentes (rebaja para las empresas del 5% en las cotizaciones de la Seguridad Social por cada trabajador) y los nuevos que se creen a partir de este año (del 15%; del 20% en poblaciones de menos de 1.000 habitantes). Aunque en el caso de Arcos de Jalón su alcalde planteó a la ministra Rivera que no se discrimine a las pedanías que no tienen ayuntamiento propio y que computen específicamente por sus cifras de vecinos. 

Arcos de Jalón, que en total alcanza los 1.500 residentes pero cuya densidad de población se encuentra en el 3,29 habitantes por kilómetro cuadrado (casi cuatro veces menos de lo que marca la Unión Europea para establecer estas ayudas de funcionamiento), es un caso significativo, porque sus 12 pedanías no podrían beneficiarse de la bonificación máxima frente a otras localidades de similar tamaño poblacional pero con Consistorio propio. 

«Estas cosas creo que no se tienen en cuenta en los despachos», apunta. El caso, ratifica, es que constituye una discriminación para las pedanías. Por ello, planteó a la titular del Ministerio de Transición Ecológica y Reto Democrático que se estudie y se reconsidere esta petición. «También tomó nota», concluye Peregrina.