scorecardresearch

Soria pierde el autobús diario a Madrid

Nuria Zaragoza
-

Y la línea de Barcelona. Desaparece el directo a Salamanca y bajan servicios a Logroño, Zaragoza...

Soria pierde el autobús diario a Madrid - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez. Eugenio Gutiérrez

Antes de la pandemia había nueve servicios diarios de autobús entre Soria y Madrid de lunes a jueves, y once los fines de semana. Hoy, se ha perdido el servicio diario y solo hay transporte público de viajeros por carretera a la capital de España tres días a la semana: lunes, viernes y domingo. Estos días, además, solo hay dos horarios de ida y tres de vuelta, siendo el último bus de regreso a las 16.00 horas, de modo que resulta ya prácticamente imposible ir y volver en el día.

También se ha perdido el servicio diario de autobús a Logroño, atendido también por la empresa Alsa. Ahora se reduce a lunes, viernes y domingo, y con solo dos frecuencias de ida y dos de vuelta. A Pamplona antes de la pandemia Conda ofrecía cinco servicios diarios;hoy hay uno. La compañía Therpasa tenía hasta cinco frecuencias diarias de conexión con Zaragoza, que hoy se reducen a tres. 

LÍNEAS SUPRIMIDAS. Todos los servicios interprovinciales, salvo las conexiones con Valladolid y Burgos [que «están subvencionadas por el Gobierno regional»], han sufrido «importantes recortes» en los últimos días, según confirman desde la Estación de Autobuses de Soria. De hecho, algunos servicios «han desaparecido»,  se han eliminado, avisan. 

- Foto: eugeniogutierrez.com Eugenio GutiérrezYa no hay conexión directa por autobús con Cataluña. La línea Soria-Barcelona que cubría la empresa Vibasa todas las madrugadas de miércoles y domingos ya no está operativa. Ytambién se ha perdido el autobús directo a Salamanca, gestionado también por Vibasa. Si ustedes intentan comprar un billete en la aplicación de la compañía (www.monbus.es) aparece que el autobús está «completo». Siempre «completo». Un dato demasiado difícil de creer precisamente en este momento, cuando «los autobuses no van ni medio llenos. Solo los viernes y domingo hay algo más de movimiento pero, lo que antes eran dos autobuses llenos, ahora en uno a la mitad». Quien hace estas apreciaciones es el gerente de la Estación de Autobuses de Soria, Miguel Martínez, que no dispone de datos concretos de viajeros [dado que cada compañía lleva su propia estadística] pero sí de autobuses y ofrece un dato demoledor: «Los servicios se han reducido entre un 80 y un 90% respecto de antes de la pandemia». 

CAEN LOS INGRESOS UN 90%. Solo Alsa, que es la compañía con mayor actividad en la estación de autobuses soriana, ha rebajado su actividad «más de un 80%». A partir de ahí, el resto lo han hecho de manera proporcional, lo que supone que los ingresos de la estación «se han reducido un 90%», calcula Martínez, quien reconoce que la situación económica es ya «insostenible», con pérdidas millonarias que se suman además a la situación arrastrada de la crisis pasada. «Llevamos muchos años arrastrando una situación crítica pero los últimos años veíamos algo de recuperación. Ahora esto ha sido un golpe. La estación no se puede cerrar porque es un servicio básico pero, si fuera por los números, ya tendría que estar cerrada», asume. 

Los ingresos procedentes de los operadores de transporte de viajeros que utilizan las dársenas de la estación soriana se reducen ahora a apenas una décima parte de lo habitual, y a eso se suma que tampoco hay muchas alternativas para complementar las cuentas. «Apenas tenemos dos locales alquilados que no suponen mucho, y la cafetería ha estado cerrada, por lo que a ver cómo pagan el alquiler», sintetiza. Tampoco el servicio a transporte discrecional de viajeros es una opción hoy en día. Nunca lo ha sido pero, ahora, aún menos. «En las últimas semanas solo hemos recibido un autobús de un equipo de fútbol, y no hay viajes turísticos, ni excursiones... así que es complicado», indica al respecto el gerente.  

Nunca antes se había vivido  una situación tan crítica. Las compañías vienen alegando desde hace tiempo que tratan de ajustarse a las condiciones de demanda establecidas por el Gobierno siguiendo las necesidades de movilidad actual, pero lo cierto es que el servicio de comunicaciones de Soria ha quedado reducido a mínimos y la supresión de líneas es, cuanto menos, cuestionable. El asunto ya fue tema de polémica política en septiembre y, entonces, la reducción no eran tan drástica como ahora. Entonces, desde el PP exigieron «la recuperación inmediata de todas las frecuencias y servicios de transporte público, tanto de autobús como de ferrocarril, suprimidas en Castilla y León con la excusa de la pandemia, entre ellas las de Soria».