scorecardresearch

El palacio de Alcántara se sumará al Centro de la Fotografía

Sonia Almoguera
-

Parte de su espacio se integrará en el proyecto del Banco de España para acoger las becas de residencia

Estado actual del edificio del Banco de España donde se ubicará el Centro Nacional de Fotografía, en una imagen de archivo. - Foto: Eugenio Gutiérrez

Los metros cuadrados del edificio del antiguo Banco de España donde se ubicará el Centro Nacional de la Fotografía (alrededor de 2.771 distribuidos en cuatro plantas) no serán suficientes para acoger las diferentes 'patas' de este gran proyecto que busca tener proyección internacional. Será necesario agregar otros espacios como el cercano palacio de Alcántara. Ambos edificios, asegura el concejal de Cultura en el Ayuntamiento de Soria, Jesús Bárez, «pueden estar perfectamente vinculados» aún manteniendo su autonomía y proyectos propios. La amplitud del palacio, además, posibilitaría la creación del centro residencial para los fotógrafos y artistas visuales que disfruten de las becas que se proyectan poner en marcha. «La demanda de espacios que pueda tener el Centro Nacional de Fotografía todavía está por definir, pero seguro que desborda la capacidad que tiene el edificio del Banco de España en su totalidad», corrobora el responsable municipal de Cultura.

Desde la Plataforma Centro de Fotografía e Imagen ya se trabaja en la elaboración de unas bases «teóricas en torno a lo que debería reunir el futuro Centro Nacional de la Fotografía». La parte de creación y de residencia artística del futuro centro encajaría perfectamente en el palacio, destaca el fotógrafo Chema Conesa, uno de los miembros de la Plataforma.

«Hay un interés grande por conseguir que el apoyo del Administración [al Centro Nacional de la Fotografía] vaya también dirigido al palacio de Alcántara», agrega el responsable municipal de Cultura en el Ayuntamiento.

No obstante, aclara Chema Conesa, el trabajo de la Plataforma, en colaboración con el Ayuntamiento de Soria, está aún en una primera fase. La idea fundamental sí está ya muy elaborada. «Queremos que sea una referencia para estudiar toda la fotografía española y para difundirla fuera de España». En Europa, se lamenta el reputado fotógrafo, «no se conoce».

ADAPTADO AL SIBLO XXI. Así que lo prioritario es que el futuro Centro esté basado en dos pilares. Por una parte, recabar toda la fotografía documental española que «esté perdida» y establecer un archivo con ella, una base de datos adaptada al siglo XXI, que, en este caso, permita el trabajo en línea. «No se trata de que [en Soria] haya un gran material físico», sino de que éste se encuentre conectado para permitir su consulta desde cualquier punto. La segunda parte importante del Centro Nacional de la Fotografía será, destaca Chema Conesa, la de eventos, «conformar un centro de consulta en el que se puedan crear actividades» vinculadas a la creación fotográfica: desde exposiciones, a becas de residencia y otros aspectos que ahora se están perfilando. Es ahí donde los espacios del Banco de España y del palacio de Alcántara se entrelazan en los planes iniciales.

EVENTOS YA ESTE AÑO. Lo esencial, estima Jesús Bárez, es «definir el proyecto. No se puede iniciar una actuación arquitectónica [en referencia a las obras de remodelación del Banco de España] sin que se tenga definido el programa de actividad de ese Centro».

Aunque no habrá que esperar a que la rehabilitación del inmueble de España se complete para empezar a disfrutar de las propuestas del Centro Nacional de la Fotografía. El pasado 26 de julio el Ministerio de Cultura concedió al Ayuntamiento de Soria una subvención de 100.000 euros para la puesta en marcha de un proyecto de eventos y actividades que tendrán que celebrarse y justificarse antes de que acabe el año 2022. Justo a finales de este mes de agosto el Consistorio tendrá que remitir y anticipar al Gobierno de España una memoria cerrada de esa programación.

Será el preludio de una iniciativa que, después de muchos avatares y diferentes etapas, se reactiva como una gran oportunidad para la ciudad como «proyecto de cohesión social y territorial combatiendo los efectos de la despoblación en la denominada España Vaciada». Así lo consignaba el Boletín Oficial del Estado (BOE) en el anuncio de la subvención concedida por el Ministerio de Cultura al Consistorio soriano el pasado mes de julio. Este «plan estratégico y de acciones previas a la dotación de un uso cultural del edificio del Banco de España en la ciudad de Soria serán fundamentales para la creación del futuro Centro Nacional de Fotografía», apuntaba el BOE.

Como ya anunció el titular del Ministerio de Cultura y Deporte, Miquel Iceta, en su visita a Soria del pasado 12 de enero: «Queremos que haya exposiciones, que lleguen a Soria archivos históricos fotográficos y que sea una referencia nacional de la fotografía».

Además de la concesión de esta subvención directa para comenzar a poner en marcha actividades, el Centro Nacional de Fotografía cuenta con una partida comprometida de 4.460.950 euros en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2022 para completar el acondicionamiento del inmueble y su puesta en marcha.

CONSTITUCIÓN JURÍDICA. Junto a la puesta en marcha de estas «acciones previas» a la dotación de un uso cultural para el antiguo Banco de España, otro de los pasos necesarios, avanza el concejal de Cultura en el Ayuntamiento de la capital, Jesús Bárez, será la «constitución legal del Centro» a través de «un decreto o un decreto ley a través del cual se establezcan los parámetros básicos de ese Centro que luego deberán ser desarrollados por un programa más detallado». La consolidación jurídica es, en este sentido, importante, aunque no impide que pueda empezarse a «hacer cosas», reseña Bárez.

Asimismo, las «complicidades» que puedan desarrollarse con otras administraciones serán igualmente vitales para que el Centro se consolide y se convierta verdaderamente en una referencia. A este respecto, apunta el responsable municipal de Cultura en la capital, sería muy deseable que la propia Junta de Castilla y León también colaborase de alguna manera en el proyecto. «Es fundamental para que estos espacios tengan una continuidad en el tiempo y para que puedan tener una proyección nacional e incluso internacional».