CRÓNICA PERSONAL

Pilar Cernuda

Periodista y escritora. Analista política


¿Arderá Cataluña?

Es la gran incógnita: no ardió Cataluña el aniversario del 1-O y es imposible saber si arderá cuando se conozca la sentencia del Tribunal Supremo esta misma semana, probablemente el lunes, una vez que el presidente Marchena ha conseguido la ansiada unanimidad del alto tribunal. Unanimidad fundamental para dar rigor y credibilidad a una sentencia que los independentistas van a intentar descalificar utilizando todos los argumentos posibles, entre ellos las discrepancias –si las hubiera habido- entre los miembros del TS.

Habrá disturbios, manifestaciones, se ha convocado una huelga general , los CDR afilan sus estrategias de guerrilla urbana –cuando no de alevines de terroristas- y los dirigentes independentistas afilan sus lenguas.

Sin embargo, el clima no es tan favorable a la algarada como hace unos meses. La prueba es que solo el sindicato de los funcionarios de la Generalitat está echando el resto para que se sumen a la huelga. No están por la labor los sindicatos mayoritarios y ha dado un paso importante la patronal Fomento, que ha pedido que la gente vaya a trabajar por el bien de toda Cataluña y que se respeten las decisiones de la Justicia. Fomento está presidida desde hace unos meses por el ex diputado nacionalista Josep Sánchez Llibre, respetado por la clase económica catalana y sobre todo por una burguesía que mueve montañas y ha sido pieza fundamental para alentar el independentismo en determinados momentos. Hoy, aunque todavía hay quienes abrazan la causa independentista, el hartazgo ante las maniobras de Puigdemont, el descrédito generalizado de un presidente que es una marioneta en manos de Puigdemont, y el miedo a las consecuencias del choque continuo con las instituciones españolas, ha hecho cambiar de bando a muchos miembros de esa burguesía que se habían subido al carro independentista.

Habrá que esperar acontecimientos, las violencia callejera se sabe cómo empieza pero no como acaba, y ahí está el ejemplo del 10-O en el que se cometieron tantos errores que previsiblemente ahora todo el mundo extremará la cautela. Los independentistas se guardarán de traspasar la ilegalidad no sea que se vean imputados y en prisión como los que ahora están pendientes de la sentencia del TS; y los responsables de que todo transcurra sin que se ponga en peligro la seguridad ciudadana, han tomado las medidas pertinentes para que en el caso de que los moscos no actúen con profesionalidad, sean sustituidos por la guardia civil y la policía nacional que se ha trasladado ya a Cataluña para intervenir allí donde sea necesario.

Los propios convocantes de huelgas, manifestaciones y bloqueos del transporte se tientan la ropa: no quieren enfrentarse a un nuevo 155 o a la aplicación de la Ley de Seguridad Nacional. Pedro Sánchez ha advertido que no le temblará la mano si tiene que firmarlas … y cuenta con el respaldo de la oposición de centro y derecha. Esta vez sí, Casado y Rivera estarán al lado del presidente en funciones, lo han reiterado el día de la Fiesta Nacional, por si alguien tenía dudas. Cataluña es una prioridad, no caben medias tintas. Las medidas que tome el gobierno para desarticular la movida independentista, tendrá el respaldo de quienes defienden el orden y la legalidad.


Las más vistas

Opinión

23.007 votos

Siempre me he preguntado  qué ocurriría si votara el cien por cien de los electores. Si la tendencia sería la misma.  Me pregunto a qué partido votarían todos esos electores que se quedan en casa o en el bar o en el cine o en la calle o donde quiera