Un negocio a partir de la experiencia

Ana Pilar Latorre
-
Un negocio a partir de la experiencia

El musher Jorge García es distribuidor de una marca de complementos para perros activos

Ha sido varias veces campeón de España de mushing y en 2018 decidió emprender y abrir en Ólvega un negocio para la distribución en España, Andorra y Portugal de la marca Non-Stop Dogwear, que comercializa arneses, cintas, correas, collares, abrigos, chubasqueros... para perros. Son productos relacionados enfocados al deporte con perros activos y Jorge García Sanz apunta que «cada vez hay más demanda» de este tipo de artículos, porque «hay muchas personas que salen con sus perros a correr o a pasear por la montaña». Estudió para ser maestro de Primaria, en la especialidad de inglés, pero se dio cuenta de que lo que realmente le gustaba era el trineo con perros.
«A partir del mushing, donde yo compito, surgió la oportunidad de llevar la marca de complementos y suplementos para mascotas. Cuento con un almacén en el que se preparan los pedidos y se distribuyen tanto a tiendas como por Internet.Asistimos a carreras y ferias y es una forma de compaginar el trabajo con el deporte», explica el emprendedor olvegueño. El negocio se puso en marcha en junio de 2018 y marcha a buen ritmo, aunque no han faltado momentos de mayor dificultad. Pero al ser un tema que ya controlaba -«lo que me gusta y lo que sé», confiesa- ha podido aprovechar su experiencia.
Jorge acudió al Semillero de Proyectos y allí pudo hacer un plan de viabilidad con expertos, lo que le dio más tranquilidad de cara al futuro, sobre todo tratándose de un negocio que abarca mucho territorio, al ser el único distribuidor en España; y de venta on line, para lo que abrió una completa web creada por un informático y con su toque personal. Así y a través de redes sociales, puede llegar a un mayor público y vender artículos de esta marca noruega con presencia en Estados Unidos, Canadá, México, Nueva Zelanda, Australia, Europa...
Lo más complicado que ha encontrado han sido los temas de contabilidad, IVA, IRPF, recargos de equivalencia... Para poner en marcha el almacén contó con una ayuda de la Junta de Castilla yLeón de 4.000 euros, para iniciar la actividad. Aconseja emprender, pero con un proyecto claro y que guste.