scorecardresearch

El impacto clínico de la covid es "reducido"

EDS
-

Aunque las hospitalizaciones han subido y hay casi una treintena de ingresados, la mayoría son«con covid, no por covid», matiza Delgado

Acceso al hospital Santa Bárbara - Foto: Eugenio Gutiérrez

La población, después de dos años, tiene la percepción de que la pandemia se ha acabado, pero la realidad de los datos sigue siendo tozuda. En lo que llevamos de mes, Sanidad ha contabilizado más de un millar de positivos en la provincia y a cierre de esta edición hay 28 personas ingresadas en el hospital con el virus, 27 en planta y una en UCI.

El dato de contagio supone igualar las cifras de picos epidemiológicos pasados pero, además, cabe advertir, es un dato sesgado ya que, desde que entró en vigor la nueva estrategia, los casos notificados solo corresponden a personas con criterios de vulnerabilidad o relacionadas con ámbitos vulnerables y las que precisan ingreso hospitalario, es decir, no se contabiliza en el registro oficial el total de infecciones por SARS-CoV-2. 

Precisamente por este motivo, y teniendo en cuenta además que «ahora no se hacen ni cribados ni rastreos», el gerente de Asistencia Sanitaria de Soria, Enrique Delgado, asume que el contagio real estará muy por encima de los recuentos oficiales y, de hecho, apunta, «probablemente es la mayor ola de contagios que ha habido nunca». A pesar de ello, puntualiza, esta transmisión descontrolada provocada «por la variante ómicron, que no ha desaparecido, y la emergencia de la subvariante ómicron silente», «no está produciendo un gran impacto desde el punto de vista clínico», y el elevado número de positivos no se ha trasladado proporcionalmente en casos graves. De hecho, matiza el sanitario, el impacto está siendo «reducido».

quién ingresa. Aunque la transmisión está descontrolada, «en esta ola la inmensa mayoría de los casos son personas asintomáticas y, los que producen sintomatología, generalmente suele ser sintomatología muy benigna. Solo los vulnerables, los muy mayores, gente con mucha patología,  son los que -como siempre- se llevan la peor parte. Suelen evolucionar bien habitualmente, nada que ver con las primeras oleadas de la pandemia, pero hay fallecimientos también», lamenta sobre la parte más negativa. 

A cierre de esta edición, de los 27 pacientes ingresados en la zona sucia de la sexta planta, «once son por covid y 16 con covid, es decir, que han ingresado por otro motivo y, al hacer el cribado en el hospital (porque se sigue haciendo a todos los pacientes que ingresan), han dado positivo sin tener ninguna sintomatología de covid», especifica Delgado.

De las personas que sí ingresan por culpa del virus (once en planta y uno en UCI), explica que «son todos personas mayores que, al contagiarse, sufren descompensaciones de sus patologías crónicas». 

Delgado confía en que el incremento de pacientes covid no comprometa la actividad y no sea necesario abrir nuevas zonas sucias ya que, explica, «aunque hay ingresos, también hay muchas altas porque generalmente los cuadros son muy benignos, se toleran muy bien y las estancias, salvo que tengan otro problema, son muy reducidas». Lo que «preocupa más» y sí puede llegar a comprometer la actividad es «la gran cantidad de bajas entre los profesionales». Cabe recordar que, en el caso de los sanitarios, sí deben estar de baja cuando dan positivo. En la última semana se han contagiado 32 sanitarios.