scorecardresearch

Mensaje de tranquilidad de Norma ante posibles despidos

A.I.P
-

El director general insiste en el normal funcionamiento de la planta negando el traslado de maquinaria a la planta de Toledo, que explica como un «intercambio»

Mensaje de tranquilidad de Norma ante posibles despidos

Ante los rumores de nuevos despidos en Norma Doors tras los de diciembre y marzo, el director general,Eduardo Mundet, reitera un mensaje de tranquilidad a los trabajadores, ya que «no hay nada previsto». Otro dato de interés es que este verano, en principio, no se contemplan contratraciones porque ya se refuerza la producción en sábados y se amplían los plazos de entrega, además de que ahora con la reforma laboral también es más difícil realizar contrataciones temporales. Así lo corrobora también alguno de los miembros del comité de empresa de CC.OO., apuntando que desde Norma Doors no se han realizado contrataciones para los meses de verano y para este periodo tampoco se contemplan despidos. 

Los pedidos se mantienen a buen ritmo, afirma Mundet, «todo eso va bien y trabajo hay». «Aunque facturamos más unitariamente, como los precios de los materiales han subido mucho, hay una pequeña caída de unidades fabricadas. La facturación crece y las unidades fabricadas decrecen un 10%», señala el director. En cuanto a la alarma surgida porque el traslado de maquinaria de la planta de Norma en San Leonardo de Yagüe a la de Ocaña (Toledo), insiste en que se trata de un «intercambio». «Este año se han llevado cinco máquinas de Ocaña a Soria, para poder hacer más puertas de chapa y plafón, y dos de Soria a Ocaña para hacer cercos, porque se hacen todos allí», detalla.

cien empleos. «En los últimos años se han perdido más de cien empleos, al pasar de 330 trabajadores en 2018 a 190 a día de hoy», denuncia uno de los exempleados apuntando que los últimos despidos fueron los 20 de diciembre (cuando dicen que desciende la producción) y los 16 de marzo, «pero en años anteriores hicieron lo mismo». «El sentir es un ERE encubierto porque es despido por goteo», señalan, «pero carga de trabajo tienen». «Los puestos no se amortizan porque se sigue trabajando en ellos», añade uno de los exempleados de Norma Doors. Inciden en que en el pueblo hay «miedo» y que afecta a la pérdida de población, porque los que salen se trasladan a otros lugares. «Al final quedará un centenar de empleos para fabricar solo una clase de puerta barata», denuncian.