TIEMPO MUERTO

Diego Izco

Periodista especializado en información deportiva


Imposible

04/03/2021

En el círculo vicioso en que nos hemos metido, ni Haaland ni Mbappé ni ninguno de los 10-20 mejores jugadores del mundo (salvo que los generes desde la cantera) acabará en nuestra Liga. Si nuestro fútbol es cada vez más feo, el producto será más difícil de vender. Si es más difícil de vender, habrá que abaratarlo. Si hay que abaratarlo, nuestra capacidad adquisitiva desciende respecto al de los competidores directos (Inglaterra, pero también Alemania o Italia están sumando adeptos). Si tenemos menos dinero que ellos, nos quitarán los mejores fichajes. Y si se quedan a los mejores y además no espabilamos, dándole más cancha al «salir a que no me ganen» que al «salir a ganar», nuestro fútbol será cada vez más feo. Y vuelta a empezar.

A día de hoy, es prácticamente imposible que ninguna de las dos locomotoras individuales que tirarán del fútbol (como tiraron Messi y Cristiano) lleguen a España. Ni siquiera vía Madrid o Barça. Ninguno puede competir económicamente con las ofertas que les llegarán de la Premier, futura y amplia tirana del cotarro hasta que nos inventemos algo como el 'tiqui taca' para volver a dominarlos a todos. Y no podrán competir cuando llegue el baile de las ofertas porque el primero ya tiene recalificado todo lo recalificable e hipotecado todo lo hipotecable en el estadio… y del segundo, con 1.000 millones de deuda y el último presidente electo a dos pasos de la trena, mejor ni hablamos.

Por eso, cuando vemos tantas páginas en nuestra prensa sobre futuros fichajes y aparecen Haaland, Mbappé y compañía, imagino a un niño escribiendo la carta a los Reyes Magos, pidiendo cosas, cosas y más cosas, eligiendo lo más caro del catálogo de turno, mientras su padre (en erte o en el paro) le dice que «hay otros niños necesitados, pide menos cosas» para reconducir un imposible.



Las más vistas

Opinión

Libros

La verdad os hará libres, dice la Biblia. Y la verdad está en los libros