"Nuestros planes contemplan instalar un simulador en Garray"

Nuria Zaragoza
-

La llegada de nuevos alumnos y su salida de León les hizo buscar con urgencia una nueva base de operaciones, que encontraron en el aérodromo de Garray. El gerente de FlyBy asegura que ha apostado por Soria con visión de futuro e intención de crecer

"Nuestros planes contemplan instalar un simulador en Garray" - Foto: Javier Rodenas Pipo

GALERÍA

FlyBy desplega base en Garray para enseñar a volar.

La escuela de pilotos FlyBy ha venido a Soria para quedarse, asegura su gerente, Álex Álvarez. La primera promoción ‘soriana’ ya se forma en el aeródromo de Garray, donde contemplan ya inversiones de futuro. 
¿Qué les ha hecho elegir el aeródromo de Garray para su nueva base de operaciones?
Lo primero fue la necesidad operativa que teníamos de contar con una nueva sede para soportar el crecimiento que estábamos teniendo. Ya lo teníamos antes del coronavirus pero durante el confinamiento hemos sumado alumnos de una escuela de Portugal que ha pasado por dificultades. Hemos captado un número importante de alumnos y necesitábamos un aeródromo para acometer este proyecto. Dentro de las alternativas que hemos valorado, Soria era atractiva desde el punto de vista meteorológico, de operaciones, localización… y la verdad es que el apoyo tanto de la Diputación como de Layonair ha sido excepcional y el hecho diferencial que nos ha hecho decidirnos por Soria-Garray.
Tras la salida de León, Burgos se ha convertido en la sede principal de la compañía. ¿Qué papel ocupa la nueva sede de Soria para la compañía?
Nuestra base principal va a ser Burgos y ahora Soria-Garray está en sus comienzos. Ahora mismo tenemos en Soria dos aviones y una veintena de alumnos. Nuestro objetivo es tener aquí cuatro aviones y tener en torno a 40-50 alumnos en Soria. En porcentajes puede suponer un 30% del tamaño de la escuela.
Después de esta primera promoción ¿Qué previsión hay de futuro?
Buena pregunta [risas]. La verdad que nos gustaría poder conocer cómo va a evolucionar el mercado, pero nosotros somos muy positivos y, de hecho, si no, no nos hubiéramos lanzado a esta aventura. Nuestra intención es ir desarrollando la base de Soria para poder contar también con clases teóricas y poder ofrecer desde aquí una formación ‘normal’, en el sentido de que aquí se pueda dar la formación teórica y la práctica. La más importante obviamente es la de vuelos, que es la que ya se está dando ahora. 
Nuestra intención a posteriori es ir contando y dotando de alumnos que se vayan apuntando, para cada dos meses ir incorporando más alumnos, pero ahora es complicado dar previsiones de cómo va a ir el sector de la aviación. Nosotros seguimos con planes de expansión internacional para intentar también captar más alumnos para nuestras bases tanto de Burgos como de Soria.
FlyBy School tuvo que abandonar el aeropuerto de León por un bloqueo burocrático insuperable que encarecía costes. ¿Soria ha sido más competitivo en términos económicos?
Las condiciones económicas no han sido un factor principal en nuestra decisión porque al final las condiciones son competitivas en todos los lados, excepto en León, que es por lo que nos tuvimos que ir. Aquí lo que más nos ha animado es el apoyo de la Diputación y la predisposición a hablar de pequeñas cosas que te pueden facilitar la vida. No pedimos ayuda pero sí quitar impedimentos, como por ejemplo en el tema del alojamiento de los alumnos. 
También nos ha animado el hecho de que el proyecto del aeropuerto Soria-Garray está fuera de disputas políticas, todos los partidos lo están apoyando. Nosotros no somos políticos y lo que queremos es hacer negocio y poder hacerlo con tranquilidad y el hecho de que no haya ruido político, después de lo que vivimos en León, nos animaba y tranquilizaba.  
¿Hasta qué punto ha sido determinante el proyecto del ATI, el Aeroparque Tecnológico Industrial en el que trabaja en estos momentos Layonair?
La verdad es que ha sido una coincidencia temporal increíble y, sin lugar a dudas, ha ayudado porque hemos llegado en un momento en el que se está hablando de un desarrollo de una aeropuerto y, en estos tiempos, es algo que en ningún otro sitio están haciendo. Ha ayudado pero ha sido una coincidencia temporal absoluta, hemos conocido el proyecto después de estar ya en contacto con Diputación. 
Layonair contempla acoger en Soria el primer centro de formación integral aeronáutica de España. ¿Les gustaría formar parte del proyecto?
Nosotros estamos encantados con el proyecto porque nuestra vocación no es ser un centro relevante en España (a día de hoy somos la segunda escuela de formación en España) sino que nos medimos en variables, al menos, europeas. Ambición tenemos toda la del mundo pero vamos paso a paso. Nos llaman de Italia, de la India, de Ecuador… para proponernos colaboraciones y estamos encantados. Nos encanta estar hablando con gente que está en la misma longitud de onda, que está queriendo hacer cosas y no dar excusas para no hacer, y ahí Soria nos ayuda mucho. 
El ATI incluye una parte de mantenimiento de aviones y ustedes ya han planteado su interés por poner en marcha un escuela de mecánicos. ¿El ATIles puede ayudar a diversificar en ese sentido?
No me gustaría que sonase negativo pero hay un dicho que dice que «cuando suena todo demasiado bien, puede ser que sea mentira». Todos los proyectos que hemos oído de Soria suenan tan bien y tan bonitos que una pizca de duda siempre te queda. Es verdad que todas las cosas que nos han dicho se han cumplido, pero siempre tienes un punto de escepticismo. 
Nosotros vamos a montar nuestra escuela de mecánicos y estamos haciendo ya inversiones este mes en Burgos para ello. Y el siguiente paso es de controladores de tráfico aéreo. Pero, como siempre, tenemos que andar conjugando los recursos y la ambición con la respuesta del mercado. En cualquier caso, las necesidades del mercado a largo plazo creo que son fuertes. 
Para el proyecto que tienen para Soria, ¿las instalaciones actuales son suficientes?
No. Nosotros tenemos planes de ampliar las instalaciones que tenemos aquí, siempre con cabeza. Ahora mismo estamos en unas oficinas de lanzamiento pero esto para nada es lo que queremos y es lo que primero vamos a mejorar. Y nosotros también tenemos planes para la construcción de nuestro propio hangar aquí, pero todo en su momento. Ahora para los dos aviones tenemos sitio en los hangares existentes. Cuando traigamos los otros dos probablemente necesitaremos más espacio, pero siempre con los pies en el suelo y según el mercado. 
Prudencia pero ¿la pretensión de FlyBy es que ha venido a Soria para quedarse?
Sin lugar a dudas. La intención es el largo plazo. Aquí no venimos para corto tiempo. Luego el mercado nos pondrá a cada uno en nuestro sitio pero nuestro planteamiento para el año que viene es cuánto vamos a crecer, no es si vamos a decrecer. 
León acogía hasta hace unos meses los simuladores de vuelo y allí alojaban a 180 alumnos. ¿Hay alguna opción remota de que alguno de esos simuladores se instale en Soria? 
Nosotros  estamos montando ahora mismo el centro de simuladores en Burgos, donde tenemos hueco para tres simuladores. Pero nuestros planes de crecimiento contemplan la posibilidad de tener aquí instalado un simulador pero, insisto, eso dependerá de la evolución del mercado. 
Nosotros siempre estamos a favor de todo lo que sea facilidades para nuestros alumnos. Facilitar el hecho de que no tengan que trasladarse y puedan completar la mayor parte de su formación en nuestras bases es también importante para nosotros. 
En los planes de expansión de la compañía, ¿incluyen nuevas sedes más allá de Soria y Burgos?
Me acaban de llamar para ofrecerme una nueva sede y, aunque tenía intención de contestarles únicamente para agradecerles el interés pero explicarles que ahora no necesitábamos una tercera sede, me han dado un ángulo al proyecto en el que podría ser que hiciésemos algo. 
No sería inicialmente para formación en aviones, con lo cual no sería nada similar a lo de Garray, pero hay que hablar con todo el mundo. Para nosotros lo más costoso es montar una base para que haya operaciones de vuelo, que es lo que tenemos en Garray. En cualquier otro sitio son operaciones en las que empezaríamos de forma más modesta, con formación teórica para, si el mercado responde, poder llegar a hacer formación en aviones. Pero la apuesta fuerte la hemos hecho por Soria-Garray, que es empezar con los vuelos.