El AVE tardará 3,5 horas de Madrid a Orense en 2020

Ical
-

El ministro de Fomento en funciones recorre en un tren de pruebas el tramo Zamora-Pedralba de la Pradería

El ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, recorre el tramo Zamora-Pedralba de la Pradería de la Línea de Alta Velocidad Madrid-Galicia, en compañía del presidente de la Junta, Fernández Mañueco. - Foto: María Lorenzo (Ical)

El ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, anunció hoy que el viaje en AVE desde Madrid hasta Ourense durará tres horas y media ya en los primeros meses del próximo año e incidió en la previsión de que, a principios de 2020 empiecen las pruebas del tramo Pedralba de la Pradería-Taboadela-Ourense, con lo que “se completará, por fin”, la llegada de la Alta Velocidad a Galicia.

“Cuando este tramo se ponga en servicio, una vez completada la prueba de seguridad, el tiempo de viaje entre Madrid y Ourense será inferior a las dos horas y media. Y con el resto de ciudades gallegas del Eje Atlántico: Santiago, A Coruña, Pontevedra y Vigo, entre tres horas y tres horas y media. Ferrol y Lugo también verán reducidos sensiblemente sus tiempos de tránsito”, precisó.

José Luis Ábalos hizo estas declaraciones en la Base de Adif de La Hiniesta (Zamora), adonde acudió para supervisar el estado del tramo que comunica Zamora con Pedralba de la Pradería y tomar un tren de pruebas de ida y vuelta hasta dicha localidad zamorana, done se encuentra el nuevo cambiador de ancho.

En el acto intervinieron también el director general de Adif Alta Velocidad, Juan Pablo Villanueva, quien explicó las características de la infraestructura; el vicepresidente de la Xunta de Galicia, Alfonso Rueda, y el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández.

Ábalos anunció que el próximo viernes, el Consejo de Ministros autorizará la licitación de la electrificación del tramo Ourense-Monforte, “clave” para que los servicios ferroviarios en la línea de Lugo puedan beneficiarse de las prestaciones de la línea de Alta Velocidad. “Los 227 kilómetros de la línea de Alta Velocidad entre Zamora y Ourense son un hito de la ingeniería, dadas las complejidades del terreno: 67 viaductos y más de 131 kilómetros  de vías a través de sus 40 túneles. Son características de la infraestructura con pocos equivalentes en otras partes”, aseguró.

“Quiero reivindicar la política silenciosa, la política del hacer, que vale más que la del decir. Y hoy nos trae aquí un ejemplo de esta política. Llevo quince meses como ministro de Fomento, de los cuales, cinco en funciones. Todo este tiempo hemos tenido que gobernar con el inconveniente, además, de hacerlo con un presupuesto prorrogado y, pese a toda esta situación de dificultad e incertidumbre, tengo que decir que nada se detuvo, no hemos dejado de hacer lo que teníamos que hacer”, sentenció.

Distintos gobiernos

En este sentido, José Luis Ábalos recalcó que la infraestructura es “fruto de la actuación de distintos gobiernos con distinto color político” y apostilló “No me gusta patrimonializar las actuaciones que constituyen un activo de todos. Por eso considero que era importante que estuviésemos aquí la máxima representación de las instituciones implicadas y también beneficiadas”.

Respecto a la puesta en servicio de la infraestructura finalizada “hace varios meses” en el tramo descrito, de 110 kilómetros, depende de la fase de pruebas de seguridad, “en la que actualmente estamos y que hoy es bastante más exigente que hace unos años”, según indicó el ministro. “Esta fase de pruebas no nos la tomamos como un mero trámite. Es una fase crítica y vamos a respetar los tiempos que requiera. Como dice la estrategia de movilidad segura, sostenible y conectada que estamos preparando en el Ministerio de Fomento para los próximos años, la seguridad es la envolvente de las demás prioridades y vamos a darle un contenido efectivo”, señaló.

“El banco de las pruebas está siendo satisfactorio y Adif está poniendo toda la carne en el asador para que la puesta en servicio del tramo que hoy visitamos sea cuanto antes una realidad. Se trata, esperamos, de cuestión de pocos meses. Una vez esté operativo este tramo, junto con la puesta en servicio del nivel 2 del RTMS desde Olmedo y Pedralba de la Pradería, el tiempo de tránsito entre las ciudades gallegas y Madrid se verá reducido en más de 50 minutos”, anotó.

Vanguardia

El ministro de Fomento en funciones, quien recordó que “no ha sido fácil llegar hasta aquí”, destacó que “pocos países” alcanzan el “nivel de vanguardia” de la ingeniería civil mostrado en España. “Los datos de la conexión de la Alta Velocidad con León y Asturias muestran también lo difícil que es el terreno. Creo que podemos estar orgullosos de disponer de capacidad técnica y económica para dar respuesta a estos desafíos de nuestra orografía. Además, reflejan también la apuesta que hace España para que las infraestructuras desempeñen un papel en el equilibrio territorial como una parte esencial de nuestra solidaridad como país”, dijo.

“Este gobierno apuesta por vertebrar España desde todos sus ejes, lo que implica fomentar el equilibrio entre el norte y el sur pero también entre el este y el oeste peninsular. El impulso que damos a esta infraestructura, junto con la variante de Pajares, que el lunes abordé con el presidente de Asturias; las inversiones de Alta Velocidad en Castilla y León o las actuaciones del Corredor Atlántico, que presentaba el pasado mes de febrero y donde ya se están realizando inversiones, muestran esta apuesta”, apuntó.

Ábalos hizo hincapié en las inversiones en curso, concretamente, en la zona noroeste, como los expedientes que permitirán concluir la electrificación entre Salamanca y Fuentes de Oñoro, el impulso y modernización de la conexión Vigo-Ourense-Ponferrada-Astorga-León “para la continuidad del corredor” y la A-11. “Ninguna otra autovía en España ha recibido un impulso similar. Hemos puesto en servicio dos tramos, desbloqueado todos los tramos sorianos  y hemos licitado las obras de dos tramos este año por 240 millones de euros”, precisó. “La visión global de la cadena de transporte ha de fomentar la complementariedad de los modelos marítimo y ferroviario. Se está consiguiendo que prácticamente la totalidad de los puertos de interés general y es preciso impulsar entre todas las administraciones las soluciones en el área noroeste”, agregó.

Europa

El responsable en funciones de Fomento valoró el papel desempeñado por la Unión Europea en el impulso a las infraestructuras ferroviarias españolas. “Toda la Alta Velocidad española no habría sido lo mismo sin la contribución europea. Casi una cuarta parte de los recursos invertidos proceden de fondos europeos y, como país, hemos respondido a esa solidaridad”, aseguró. “Pero en estos tiempos de Brexit y discursos excluyentes, es una buena ocasión para mostrar gratitud y compromiso con Europa. Hemos pasado de una línea aislada entre Madrid y Sevilla en 1992, casi como si fuera un implante artificial en nuestra red, a un sistema de Alta Velocidad complejo, que se interrelaciona con el resto de la red ferroviaria española y con otras redes europeas”, expuso.

Por último, resumió en cifras la situación de la Alta Velocidad en España, con 3.300 kilómetros de líneas y 42 estaciones, “la red más extensa de Europa y la segunda más extensa del mundo, pese a lo complicado de nuestra orografía”, con un registró de más de 21 millones de viajeros en 2018. “Tenemos retos porque la Alta Velocidad tiene potencial para aumentar el número de usuarios y un incremento en la calidad del servicio al ciudadano en un contexto de liberalización del sector, que entendemos como una clara oportunidad de mejora e impulso para el sector ferroviario”, comentó. También hacerla más accesible a capas sociales más amplias, haciendo de la Alta Velocidad un servicio de transporte popular y mayoritario y ampliar el servicio con tramos como el de hoy”, concluyó.