ENTRE HOY Y MAÑANA

Juan Manuel Pérez

Periodista


Reparto de jueces

27/02/2021

Ni nueva política. Ni regeneración. Ni gaitas. Cuando llega la hora de la verdad, todos los partidos políticos siguen con los mismos vicios. Los viejos por pereza. Los nuevos por contagio. Este intercambio de cromos al que asistimos desde que los políticos decidieron cargarse a Montesquieu resulta obsceno y descorazonador. La separación de poderes ha quedado para los libros de historia y los discursos de aquellos candidatos que tienen la certeza de que no van a tocar poder en ningún momento.

Las negociaciones para renovar el Consejo General del Poder Judicial se han convertido en una charlotada. Primero fue nuestro paisano Ignacio Cosidó -exsenador autonómico y actual asesor de no sabemos qué del presidente de la Junta- el que reveló vía whatsapp el manoseo de los partidos para controlar el órgano de gobierno de los jueces. Tuvo entonces el PP la oportunidad de enmendar sus pecados y recuperar el espíritu primigenio de un ministro de Justicia que se llamó Alberto Ruiz Gallardón y que llegó a decir: “Vamos a acabar con el obsceno espectáculo de ver a políticos que nombran a los jueces que pueden juzgar a esos políticos”. Una frase con la que tendrá que cargar el exaspirante a cotas más altas.

Lejos de recuperar ese discurso, ahora, unos y otros presumen por los vocales que van a colocar en el Consejo y por los que han vetado al prójimo. Resulta pintoresco ese afán de Casado y los suyos de ponerse medallas porque dicen que han conseguido que Podemos no va a tener ningún representante en el CGPJ, mientras desde el Gobierno intentan hacernos creer que esto no es una pugna entre partidos, sino una negociación entre el Ejecutivo de coalición y el principal grupo de la oposición.

A la espera de que se repartan las togas, de momento PSOE y PP se han repartido los informativos de Televisión Española. Unos y otros presumen de pluralidad cuando están en la oposición. Pero es llegar al gobierno y perder la memoria.



Las más vistas

Opinión

Corriendo a vacunarse

Se me hace fácil pensar las muertes que se evitarían distribuyendo todas esas dosis contra el sarampión, la difteria o la polio. Se nos debería caer la cara de vergüenza al pensar que hay unos trece millones de niños que no van a recibirlas