Un modelo de Museo en el yacimiento de Tiermes

Marian Arlegui
-

Nació de la necesidad de dotar de un espacio de investigación y exposición al servicio de un rico enclave arqueológico ubicado en una zona desfavorecida

El Yacimiento-Museo de Tiermes. Un modelo de museo

El yacimiento de Tiermes y su Museo compuesto por dos edificios, constituyen un centro integral de investigación que marco un hito en la museología denominada de sitio en su momento. 
Sin duda fue un logro personal, nunca lo suficientemente destacado, de José Luis Argente Oliver quien fuera director del Museo Numantino desde 1976 hasta 1998. Siendo aun conservador interino del Museo Numantino inicio un programa ambicioso de campañas arqueológicas en el yacimiento de Tiermes. Con el tiempo las campañas tenían una duración de dos meses en verano y en ocasiones el periodo de Semana Santa que se dedicaba fundamentalmente a diversos estudios.
Tras su prematura muerte se llevó a cabo un nuevo programa bajo el nombre de Life Tiermes (2003 – 2006) y desde 2011 la investigación se encuadra en el marco del proyecto  Tiermes. Laboratorio Cultural planteado por la Junta de Castilla y León como un proyecto integral con la firma de un convenio entre la Junta de Castilla y León, la Universidad de Valladolid, y la IE Universidad,
Los resultados de las campañas iniciales de Argente hicieron evidente que un yacimiento en el que se desarrollaba tan importante investigación, en un entorno rural desfavorecido que sufría las consecuencias de despoblación necesitaba una infraestructura capaz de llevar a cabo la investigación subsiguiente a la propia excavación: inventario, dibujo, fotografía, estudio, informe y memoria preceptiva. E incluso, el alojamiento del equipo investigador que en los primeros años se acomodaba en tiendas de campaña y se abastecía de agua por un camión cisterna que regularmente llevaba agua hasta allí la Diputación de Soria.
Argente vio que Tiermes era el lugar adecuado para la instalación de un Museo de sitio, categoría reconocida por el Consejo Internacional de Museos (ICOM), dependiente de la UNESCO.  Estos museos, vinculados a yacimientos de particular relevancia, tenían también el objetivo de contribuir, como un recurso más, al desarrollo local. A la investigación, Argente sumo una importante campaña de comunicación cultural que incluía exposiciones temporales, representaciones teatrales… Era sin duda un planteamiento avanzado que sirvió de modelo a otros yacimientos. No podemos dejar de citar el importante impulso, en perfecta simbiosis, que supuso la construcción progresiva de un establecimiento hotelero. Quedaba configurada así una importante infraestructura cultural y turística en un paisaje arqueológico y natural excepcionales y claramente unificados.
En 1983 se creó el Museo Monográfico de Tiermes que fue inaugurado el 9 de junio de 1986. En 1986, el convenio suscrito entre el Ministerio de Cultura y la Comunidad Autónoma de Castilla y León y  más tarde, en 1992, la modificación al anexo del citado convenio, por el que se transfirieron a ésta las competencias sobre gestión de los museos de titularidad estatal, lo denomina Yacimiento-Museo de Tiermes, reconociendo que el yacimiento y el museo son dos realidades indisociables. El Museo de Tiermes es filial del Museo Numantino.
El edificio, obra de los arquitectos sorianos, Francisco de Gracia y Francisco Ceña, se sitúo fuera del yacimiento. Constaba de una área de exposición, en donde anualmente se mostraban los resultados de la última campaña arqueológica, una zona de trabajo investigador, un área de alojamiento para dieciséis investigadores y una pequeña cocina junto a un zona de uso común. De una única planta buscaba una correcta interrelación con el paisaje y tanto su exterior como su interior muestran una sutil evocación romana. 
Mas tarde, en la década de los 90 se concluyó la construcción de otro edificio denominado centro de fondos. Se trata en realidad de un verdadero centro de investigación. Además de almacenes, dispone de un laboratorio de restauración, amplias áreas para investigadores, biblioteca y un pequeño salón de actos. 
Ambos edificios fueron construidos y dotados por el Ministerio competente en Cultura. El primero porque aun  no se habían formalizado las transferencias en materia de cultura a la Comunidad de Castilla y León, el segundo porque hasta hace algunos  años el Ministerio de Cultura asumía la renovación arquitectónica y museográfica de los museos de los que es titular. 
Los arquitectos de Gracia y Ceña, que también construyeron este edificio, sin duda para dar coherencia al conjunto, plantearon crear como un símil de plaza la relación entre ambos edificios. Esto quedo inconcluso.
Las excavaciones arqueológicas y la investigación posterior pusieron al descubierto importantes aspectos urbanísticos de la ciudad romana, las diferentes topologías constructivas, algunas rupestres, su complejo sistema de abastecimiento de agua cuyos tramos y ramales excavados en la roca son visibles, sus puertas de acceso y la muralla romana del s. III d.C., el edifico central de la ciudad, interpretado en origen como gran deposito central de agua y hoy como el foro monumental, las tiendas que lo rodeaban…
De la  ciudad celtíbérica que ocupo la meseta del yacimiento y que fue conquistada en el año 98 a.C. apenas queda restos pues fue arrasada por las construcciones romanas Sin embargo se descubrió y excavó una de las mas importantes necrópolis celtibéricas conocidas.
Tras la crisis del mundo romano, los visigodos se asentaron en la ciudad semiabandonada. En el foro se halaron algunas sepulturas visigodas y en distintos lugares elementos arquitectónicos tal vez pertenecientes a una iglesia visigoda.
Tras ello, tenemos información de que en 1136, en territorio ya cristiano se construyó un monasterio del que que se conserva la actual ermita de Santa María. Dos necrópolis, una rupestre y otra alrededor de la ermita  complementan el conocimiento de la ocupación medieval. En el siglo XVI, Tiermes se despobló.
Hoy es un paisaje cultural y natural de gran riqueza en donde es posible escuchar el silencio y sentir el pasado