Cuándo no hay opción a la despedida

María Jesús Álava
-

La pérdida de un ser querido siempre tiene gran impacto emocional y puede aumentar en situaciones como el actual de estado de alarma

Cuándo no hay opción a la despedida

Si la muerte de un ser querido siempre resulta difícil, en las actuales circunstancias que atravesamos con la crisis del coronavirus, aún pueden acrecentarse más nuestros sentimientos de dolor y soledad. El impacto emocional, físico y psicológico es tan fuerte, que nos resulta difícil adaptarnos a esta terrible situación; pero desde la psicología sabemos que es importante aceptar las emociones que experimentamos ante la pérdida, para iniciar un duelo que nos lleve a normalizar nuestra vida.

Los psicólogos de nuestro equipo, Vicente Prieto (*) y Silvia Álava (**), han elaborado unas guías que nos pueden ayudar en estos momentos tan especiales.

 

Comportamientos útiles:

- Intenta poner en marcha tus habilidades para ir asumiendo este proceso de duelo. Es fundamental reconocer que tus emociones son normales, aunque lo que sientas sea muy intenso.

- Expresa tus emociones a tus interlocutores más receptivos.

- Acepta el dolor, convive con él y autorízate a pensar en nuevos proyectos.

 

Cómo decírselo a los niños:

Si siempre es difícil decirle a un niño que un familiar o amigo ha muerto, en estos momentos aún resulta más complicado, por eso te aconsejamos:

- Díselo según recibes la noticia. Te va a ver triste, llorar y pasarlo mal. Tenemos que explicarles lo que ha ocurrido.

- No pasa nada porque te vea llorar. Eres humano y es bueno que vea tus emociones. No tienes que aparentar ser un súper héroe.

- Los niños necesitan que les expliques con un lenguaje adaptado a su edad lo que está ocurriendo. Son muy buenos recogiendo y captando información; sin embargo, por su propio desarrollo cognitivo, evolutivo y madurativo, no siempre lo entienden bien. Explícale que el familiar ha muerto y que no podemos ir al entierro ni al funeral porque con la cuarentena no se puede salir de casa, dado que además de podernos infectar, se podrían infectar el resto de los familiares.

- Cuando son pequeños necesitan buscar un culpable, alguien que haga de malo o una autoridad superior. Puedes explicarle que no podemos ir a despedirnos porque la Policía lo ha prohibido, que no es por nuestra propia decisión.

- Deja un espacio para que ellos expresen sus emociones. Puede que necesiten llorar ahora o puede que sea en unos días. Vigila cómo se encuentra y tampoco fuerces a que hable del tema si en un primer momento no le apetece.

- Pídeles que hagan una carta o dibujo de despedida. Esto les puede ayudar a tomar conciencia del fallecimiento y ayudará a facilitar el posterior duelo.

 

Pautas que pueden ayudarnos a los adultos durante el duelo:

- Hazte acompañar de tus familiares y amistades entrañables y de confianza. Respeta la distancia física para no poner en riesgo tu salud ni la de tu familia. Expresa tus sentimientos aunque no puedas tener contacto físico.

- Retoma tu rutina, que, aunque es distinta, es tu nueva rutina.

- Dedica un tiempo a estar con las personas que conviven contigo y valora los momentos que compartes con ellos.

- Diseña nuevos objetivos realistas en tu día a día para darte otras oportunidades. Aunque ahora estés en casa, planifica actividades para cuando puedas salir.

- Cuídate físicamente y fortalece los hábitos saludables.

- Acepta la realidad para poder adaptarte a la nueva situación.

- Confía en ti para seguir tomando decisiones y resolver los problemas que vayan surgiendo.