scorecardresearch

Vox exige al menos «lo mismo» que tenía Ciudadanos

SPC
-

Fernández Mañueco insiste en su intención de un Gobierno en solitario con apoyos desde fuera, aunque no descarta nada y anuncia una ronda de reuniones con todas las formaciones políticas

El candidato de Vox a la presidencia, Juan García-Gallardo, comparece ante los medios para valorar los resultados electorales en la Comunidad. - Foto: M. Chacón (Ical)

El gran triunfador de la noche electoral no ha querido esperar a que se pase la resaca de los comicios de este domingo y desde Vox no han tardado ni 24 horas en poner sobre la mesa sus exigencias para investir al candidato ganador,AlfonsoFernández Mañueco, como presidente autonómico. «No vamos a exigir ni más ni menos que otros partidos», aseguró ayer el candidato autonómico de Vox,JuanGarcía-Gallardo, en referencia a los cargos que obtuvo Cs tras el acuerdo de Gobierno suscrito con elPP en 2019, y que reportó a la formación naranja la vicepresidencia de la Junta y cuatro consejerías. Aunque se negó a hablar de un reparto de sillones, este domingo el líder nacional de la formación,Santiago Abascal, ya lanzó un 'recado' al asegurar que se le «estaba poniendo cara de vicepresidente de la Junta». Lo que sí puso sobre la mesa ayer el candidato de Vox es que las primeras exigencias al PP serán la derogación de «leyes de la izquierda» como la normativa autonómica contra la violencia de género y sobre memoria histórica. Durante una comparecencia ante los medios para valorar la noche electoral, García-Gallardo aprovechó para apretar un poco más a AlfonsoFernández Mañueco tras los resultados de este domingo y advirtió de que Vox «no regalará « sus votos al PP ya que los castellanos y leoneses han señalado «rotundamente» que su formación tiene el «derecho y el deber de integrar el próximo gobierno autonómico».

«Vox solo va a integrar un gobierno para cambiar el rumbo de Castilla y León», aseguró en varias ocasiones García-Gallardo, que se mostró tajante al asegurar que su formación no se abstendrá bajo ningún concepto y quiso dejar claro que cualquier negociación pasará por hablar de «derogar toda la legislación de izquierdas». En este sentido afirmó que están «abiertos» a negociar con el PP, aunque lamentó que Alfonso Fernández Mañueco aún no le ha llamado y haya preferido hablar antes con el PSOE, a la vez que avisó de que no hablarán con la dirección nacional de los populares al entender que las conversaciones deben desarrollarse entre los líderes autonómicos.

De hecho, aseguro desconocer si los presidentes de las dos formaciones, Pablo Casado y Santiago Abascal, habían hablado, pero añadió que la negociación la dirigirá él personalmente a pesar de que el candidato del PP «pueda estar atado por Génova y Bruselas». «Mi deseo es que nos entendamos entre los castellanos y leoneses. Ambos somos los cabezas de lista», indicó.

Reuniones con todos

«No le conozco ni he hablado con él». Así se refirió el flamante ganador de las elecciones autonómicas,AlfonsoFernández Mañueco, a García-Gallardo durante la jornada de ayer, en la que fue el primero en salir a la palestra en la jornada de resaca electoral y reiteró su intención de gobernar el Ejecutivo de la Comunidad en solitario y anunció que iniciará un diálogo con todos los partidos. En varias entrevistas radiofónicas y televisivas, Mañueco manifestó ayer que su primera opción es formar un Gobierno del PP con apoyos desde fuera, aunque no descartó del todo tener que formar un Ejecutivo de coalición, para la que únicamente tiene como opción real a Vox, dado que con las formaciones minoritarias no suman los 41 procuradores necesarios para la mayoría parlamentaria.

«Lo que toca ahora es dialogar, negociar, vamos a actuar con responsabilidad, con transparencia y pensando en el interés general», planteó Fernández Mañueco, que avanzó una reunión hoy de la dirección autonómica para analizar los resultados de las elecciones.

En este punto, como ya hizo durante la campaña, reiteró que el peso de la negociación recaerá en el PP de Castilla y León y negó que él haya recibido consigna alguna de la dirección nacional de su partido para no mencionar a Vox o no incluir a ese partido en este proceso. «Efectivamente», contestó al ser preguntado por si el secretario general del PP, Teodoro García-Egea, puede opinar pero no decidir.

Mañueco también aprovechó sus intervenciones para casi descartar la opción de la repetición electoral, que sólo se produciría por una «situación excepcionalísima» que no se le pasa por la cabeza ahora mismo y aseguró que su idea es impulsar un gobierno «para los próximos 4 años». Por último, se negó a hablar de «líneas rojas» respecto a Vox, aunque sí citó algunas cuestiones que ve como consolidadas en Castilla y León, como el diálogo social con patronal y sindicatos o la educación concertada y la libertad de elección de centro. «Más que de líneas rojas, hay que hablar de los problemas y las soluciones».