CARTA DEL DIRECTOR

Iván Juarez


Compromiso con Soria

14/12/2019

Permítanme que, contraviniendo una máxima del periodismo que, con buen criterio, sitúa a los profesionales de la información en un segundo plano y viene a decir que los medios para deben convertirse en protagonistas, por un día hablemos de nosotros mismos, y me refiero a los cerca de treinta profesionales que componen la familia profesional de Promecal Soria. Como pueden ver en nuestras páginas, esta semana celebrábamos la cuarta edición de los Premios Promecal. Junto con el reconocimiento merecido a los premiados, es ante todo una buena oportunidad para echar la vista atrás y hacer balance de lo que ha sido este 2019 en el plano informativo y también para reflexionar, que nunca viene mal, sobre el sentido y misión de la propia profesión. No hay duda de que la vorágine informativa, la sucesión de noticias, la necesidad de sacar en tiempo y forma un producto informativo o de entretenimiento, las ganas de llegar a tiempo a la cita con telespectadores, oyentes o lectores deja poco margen para ese necesario reseteo y puesta a punto que debiera hacerse periódicamente porque no es bueno emprender largas travesías con el piloto automático. Sin ser una fábrica de tornillos, que no lo somos porque informamos de asuntos en su mayoría hechos por personas y que afectan a personas, existen ciertos automatismos que nos permiten salir fieles a la cita en el día a día. Pero de tiempo en tiempo es preciso echar el ancla y hacer un alto en el camino y evaluar y poner nota al cumplimiento de nuestros objetivos, retos y desafíos que no son cosa menor sino que pasan por ser transmisores de un conocimiento a nuestros telespectadores, lectores y oyentes de una actualidad que viaja a velocidad de vértigo y ha de ser interpretada y traducida con cierta celeridad pero , ante todo, con la máxima corrección.
Los Premios Promecal fueron una excelente oportunidad, así lo hice saber en mi sincera alocución, para poner en valor el trabajo de todos y cada uno de los de integrantes de esta empresa de comunicación: redactores, técnicos, departamentos comercial, administración y también los colaboradores que se asoman cada cierto tiempo a dejar su sello en forma de opinión. En un año complicado y exigente, todo el equipo la altura para dar fe de una actualidad por momentos errática. Conscientes de que el talento que atesoran no basta ni es suficiente si esta cualidad no se adereza cada día con otros ingredientes con las ganas del primer día, la ilusión, disciplina y dedicación, en definitiva con compromiso. Un compromiso con las sociedad soriana y con un profesión que exige de responsabilidad y entrega. Condiciones que son necesarias poner sobre la mesa en tiempos en los que cualquier persona, en un ejercicio de usurpación de identidad profesional, se erige en periodista ciudadano a gol de tuit difuminándose los límites entre una información elaborada en base a criterios periodísticos a una divulgación de lo primero que pasa ante nuestros ojos o terminales móviles. Parte del descrédito que, en cierto modo, vive la profesión viene dado porque no se ha establecido una frontera precisa entre un ámbito y otro e incluso los medios tradicionales, presos de la inmediatez han entrado en una dinámica poco sujeta a rigores necesarios como contrastar noticias mientras que se han dado por buenos rumores vagos.Por fortuna, no es la norma general. Es preciso resaltar la importancia de esa información local, cercana, tejida con criterios periodísticos, alejada de sectarismos, enfoques parciales e intereses ocultos. Es momento de destacar y anteponer sin cortapisas ni complejos y orgullosos ese periodismo de calidad hecho por profesionales que empatizan, pisan el terreno y, como es nuestro caso, hacen suyas buena parte de las aspiraciones y demandas de un territorio como Soria.Periodistas que para nada habitan en una burbuja, fuera de la realidad, ajenos a lo que pasa en la acera de enfrente, otro de los males que amenaza a la profesión.
Hay un hilo conductor que hace de correa de transmisión entre los integrantes de este grupo de comunicación y los galardonados en las cinco categorías de Premios Promecal, un denominador común que parte del compromiso con Soria y su futuro y que se expresa a través de un desempeño profesional ejemplar. Contribuyen los premiados, cada uno desde su parcela, a mejorar la realidad que habitamos: a crear riqueza en el caso de la Cámara, a darnos alegrías propias de la adrenalina deportiva si hablo de Dani Mateo, a recrear tiempos pasados y elevarnos a otra dimensión el Numantino, a sentir que somos mejores a través de la solidaridad nacida de una grave dolencia como el Alzheimer o a sentir que el medio rural tiene futuro y pasa por pueblos comoSan Esteban. Y nuestro premio, el que nos adjudicamos los profesionales de Promecal Soria, que no es otro que tener la oportunidad de estar para contarlo.



Las más vistas

Opinión

La espinita

Da la sensación de que con el auge del turismo deportivo de los últimos años, se ha tirado la toalla en lo referente al turismo literario. Como si el uno y el otro fueran incompatibles