Punto final a una era: se jubila Vidal, cierra el Punto Cero

EDS
-

Con su despedida se acaba un estilo difícil de igualar en la noche burgense. Espera que alguien se anime a continuar con el negocio

Punto final a una era: se jubila Vidal, cierra el Punto Cero

Con la entrada del mes de noviembre, la noche burgense ha pasado para siempre página de lo fue a finales de los ochenta y principios de los noventa; el pub Punto Cero ha echado el cierre, Vidal Mínguez se jubila. Este era el único de los locales que quedaba abierto desde aquellos años de fines de semana interminables en los que El Burgo era el centro de la fiesta nocturna de una amplísima comarca.
Vidal dio carácter al establecimiento, un hombre discreto y elegante que gozaba de gran intuición para reconocer cuando el cliente necesitaba cercanía y una charla o prefería su espacio al otro lado de la barra. Mucho antes de que arrasara la tendencia por las copas elaboradas con todo tipo de aderezos, Vidal ya preparaba con mimo los combinados para sus parroquianos. La música en su local nunca fue estridente; al volumen justo para favorecer la charla y casi siempre con el matiz del vinilo, él se decanta por las grandes bandas como Police o Queen pero no faltaba en su repertorio lo que el calendario marcaba como los temas navideños o los carnavaleros. En el Punto Cero podías echar una partida a las cartas, una diana con el dueño, cualquier juego de mesa pero sobre todo podías encontrar nuevos compañeros para una buena conversación. 
Mínguez comenzó esta aventura con su socio Manuel, uno era relojero y otro pintor pero la vida familiar del segundo hizo que Vidal se quedara solo con el Punto Cero, no se ha arrepentido y eso que han sido 33 años de abrir su de martes a domingo y aguantar en pie hasta el alba. Los mejores años fueron los primeros pero entonces había que pagar la inversión y en eso se fueron buena parte de las ganancias.
Punto final a una era: se jubila Vidal, cierra el Punto CeroPunto final a una era: se jubila Vidal, cierra el Punto CeroHa sido, ante todo, un local en el que se han concentrado clientes de todas las generaciones y parada obligada para la cita nocturna entre semana pero Vidal no desvela ningún secreto de todos los que ha escuchado tras la barra. En este tiempo han sido muchas las parejas que se han forjado en su local, sin ir más lejos la suya propia conoció a Paz en el Punto Cero y hoy ella espera que se acostumbre a su vida sin acudir a la cita como anfitrión de la noche burgense.


Punto final a una era: se jubila Vidal, cierra el Punto Cero
Punto final a una era: se jubila Vidal, cierra el Punto Cero