La COVID agrava la salud mental de los sorianos

Nuria Zaragoza
-

El servicio aprecia desde junio un crecimiento «continuo e intenso». Martínez avisa que es «la punta del iceberg» y atisba un «aluvión» de casos en los próximos dos años

La COVID agrava la salud mental de los sorianos

Cuando ocurrió la epidemia del SARS, 15.000 personas aceptaron un confinamiento voluntario de más de 15 días en Canadá y las consecuencias fueron un 28% de casos de estrés postraumático y un 30% de depresiones. No hay todavía datos oficiales del efecto que la actual pandemia del SARS-CoV-2 tendrá sobre la salud mental de los sorianos pero, desde junio, se observa ya «una demanda mucho más continua, más intensa y con unas patologías un poco diferentes», avisa el jefe de Salud Mental del Complejo Asistencial, Ricardo Martínez, quien aprecia también la emergencia de «nuevos perfiles» y de «muchos casos nuevos que nunca habían tenido contacto con Salud Mental». Es la consecuencia de lo que él denomina «la patología del miedo». «El miedo al final es ansiedad, es una situación de alerta, estrés, desasosiego permanente… eso es lo que estamos viendo con muchísima frecuencia», explica.
El efecto de la pandemia en la salud mental de los sorianos es ya evidente, y esto es solo «la punta del iceberg», avisa. Por ello, aventura, «en los próximos dos años» habrá una «aluvión» de casos que, probablemente, obligarán a reforzar la plantilla del servicio, dotada con seis psiquiátricas y cinco psicólogos que atienden tanto las consultas como las dos unidades (la de agudos y la de rehabilitación). 
menos graves, más patología del miedo. «Como ya preveíamos, en pandemia estuvimos muy tranquilos porque la gente en casa estaba muy contenida, con miedo a salir,  a pedir consultas, a solicitar ayuda… porque, de alguna manera, había cosas más importantes de las que preocuparse. A partir de junio hemos notado que los enfermos más graves están bastante controlados y hay menos demanda de consulta pero, en patologías menores como la ansiedad, la depresión o los trastornos adaptativos, hemos notado un incremento significativo», resume Martínez sobre cómo ha cambiado la crisis sanitaria el trabajo en el servicio. 
La COVID agrava la salud mental de los sorianosLa COVID agrava la salud mental de los sorianosTiene claro que «la pandemia y el aislamiento, que se están haciendo tan largos», son la causa de que hayan aflorado estos «sufrimientos diferentes», que se hacen especialmente difíciles «para quienes viven solos». «Tanto tiempo de confinamiento genera mucho miedo y bloqueo emocional, y hace que la gente empiece a ser menos tolerante con determinadas situaciones, empiece a somatizar a nivel del cuerpo toda su problemática emocional, su desequilibrio, y eso está generando mucha demanda», justifica. 
Como consecuencia, «se están incorporando nuevos perfiles» vinculados a la pandemia, que se inclinan hacia «personas mayores, personas con situaciones sociales complicadas de paro, de soledad, de marginación…». A estos casos hay que añadir otro perfil relacionado directamente con «personas mayores» que, «como consecuencia de la pandemia, sufren déficit a nivel cognitivo y del funcionamiento intelectual». El jefe de Psiquiatría no ignora que «los mayores son los grandes paganos de esta factura». «Son los que peor han llevado el confinamiento, los que más repercusiones físicas han tenido, los que más muertes han generado… y va a ser un grupo de edad al que le va a costar mucho recuperarse y, por eso, hay que movilizarse en cuanto se pueda en el apoyo, en  que vuelvan a sentir el apoyo de familiares, de sociedad…», emplaza. 
«volver a la normalidad». En esta línea precisamente, tiene claro cuál es el consejo que corresponde dar ahora para minimizar los efectos de esta pandemia sobre la salud mental:«El consejo fundamental es volver cuanto antes a la normalidad. Ser más atrevidos y correr algún pequeño riesgo en aras a normalizar lo antes posible. Siempre con precaución y con cuidado, pero no podemos vivir permanentemente en esta situación de impasse y de incertidumbre, porque es lo peor que nos puede pasar», avisa. Por ello, insiste, «individualmente primero y grupalmente después, debemos tratar de volver a la normalidad lo antes posible».