Un grupo inmobiliario y turístico, interesado en La Reserva

Ana Pilar Latorre
-

Gestionan resorts en Miami o Cancún. Reconocen que la operación se está iniciando con la fase de estudio y análisis y que responde al objetivo de «apoyar a Soria» y explotar un establecimiento con una oferta «única» en la zona

Un grupo inmobiliario y turístico, interesado en La Reserva - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez.

GALERÍA

San Leonardo de Yagüe,hotel La Reserva.

Un grupo empresarial que desarrolla su actividad en los sectores inmobiliario y turístico y que engloba a varias firmas (cada una lleva el nombre del proyecto concreto) ha mostrado ya al Ayuntamiento de San Leonardo su interés por hacerse cargo el hotel La Reserva de San Leonardo de Yagüe, ahora de propiedad municipal. Aunque el grupo está especializado en resorts turísticos de playa (Miami, Cancún, Cabo San Lucas...), también gestiona desde hace dos años la Posada Real de la Mesta, en Molinos de Duero, y el hotel Villa de Aranda, en Aranda de Duero. Julián Ramírez, en representación del grupo, confirma el inicio de las conversaciones con el Ayuntamiento, pero insiste en que la operación se encuentra en «estadios muy iniciales y en fase de estudio y análisis», por lo que pide prudencia para que pueda salir adelante en los próximos meses, que es su principal objetivo ahora. 
Julián Ramírez reconoce el deseo del grupo empresarial de «recuperar la zona» y el complejo hoteleros de La Reserva, cuya situación conocían hace dos años y por donde han pasado muchas veces de camino a Molinos de Duero. Hace unos días decidieron parar a verlo y fue entonces cuando contactaron con el Ayuntamiento, tal como explica. Además, les llamó la atención la coincidencia de la similitud de los logotipos del grupo y del hotel de la localidad.
 Otro dato de interés es que la familia de Julián Ramírez es de Soria y él tiene casa aquí y que la razón principal de interesarse por La Reserva es «por apoyar a Soria, como la forma de devolver un poco lo que hemos recibido de la tierra». «Para solucionar el problema de la España Vaciada la solución es trabajar más que las manifestaciones», añade contundente. 
Como el grupo gestiona la Real Posada de la Mesta de Molinos de Duero, representantes del grupo conocían desde hace tiempo el estado de La Reserva e incluso habían pasado por allí de camino a Molinos. Así que decidieron dar un paso más y manifestar su interés al Consistorio en poner en marcha de nuevo el hotel, «por su volumen e importancia». Lo que les llamó la atención fue «la casualidad de la similitud» de los logotipos de los dos proyectos, ya que habían conocido la situación de La Reserva desde hace dos años y habían pasado por allí. Hace poco decidieron parar a verlo y desde ahí se iniciaron contactos con el Ayuntamiento y se pusieron al día de la situación del hotel de San Leonardo. «Pensamos que es un proyecto bonito a realizar 
El grupo estaba especializado en «resorts turísticos más bien de vacaciones de playa», pero cuenta con el hotel Villa de Aranda, en Aranda de Duero, y con la Real Posada de la Mesta, en Molinos de Duero. Esto les ha permitido conocer el mercado del turismo rural, «que no es rentable, pero dados esos vínculos y esas raíces a estas altunas de la vida nos resulta un proyecto bonito a realizar». Reconoce que el mercado, con la crisis económica, ha cambiado mucho y lo que se vive en España hace cualquier proyecto difícil, pero lo importante es trabajar para sacar adelante un proyecto.
proyecto. «Soria es la gran desconocida, a pesar de su cercanía a Madrid, y digamos que no tiene el nivel de visitas y tráfico que debería tener, precisamente por la falta de oferta. Para nosotros es un proyecto bonito que tiene un cierto volumen, con cien habitaciones», frente a otros establecimientos familiares con pocas habitaciones. «El concepto nuestro es muy diferente por el volumen de negocio. La Real Posada de la Mesta está siendo un proyecto muy satisfactorio pero tiene solo 15 habitaciones, lo que limita mucho las posibilidades económicas de una propiedad de ese tipo y La Reserva tiene un volumen mucho más factible de mover, más posibilidades de ofrecer cosas interesantes», añade destacando la importancia de las cuadras, que al lado del monte, hacen del hotel «una oferta única», destaca Ramínez.
Por su parte, la alcaldesa, Belinda Peñalba, pide igualmente prudencia porque el Ayuntamiento acaba de hacerse con la titularidad del hotel y «se están mirando muchas cosas». Los primeros contactos con el grupo ya se han establecido, con interés «por ambas partes», y continuarán en los próximos meses. «Pero las cosas de palacio van despacio», añade haciendo Debido al estado del hotel, la empresa tendrá que valorar el estado para poder recuperarlo. Lo importante es «darle vida» y aumentar la oferta hotelera de la localidad. La empresa gestionaría el complejo entero, tanto el edificio, de titularidad municipal, como el bosque, que ha pasado también a ser gestionado por la Junta de Castilla y León.
proceso. El Día de Soria publicó el 12 de octubre un extenso reportaje sobre la situación del hotel La Reserva en el que se recogía que después de seis años cerrado al público pasaba ahora a ser propiedad del Ayuntamiento de San Leonardo de Yagüe, por resolución de la Dirección General de Medio Natural (dependiente de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León). La tramitación comenzó en 2016, cuando se inició el proceso para declarar «la caducidad de la concesión de uso privativo en el monte Pinar de Arriba número 90 del CUP (Catálogo de Montes de Utilidad Pública), perteneciente y término municipal de San Leonardo de Yagüe». El hotel La Reserva ocupa 33.000 metros cuadrados en mitad del monte e incluye cuatro edificios principales, además de varios secundarios. 
El complejo fue desarrollado y financiado íntegramente por la iniciativa privada, si bien, al ubicarse sobre un monte de utilidad pública, fue preciso solicitar el «uso privativo» del terreno, trámite en el que participó el Ayuntamiento de San Leonardo como propietario del suelo, y la Junta de Castilla y León como gestora del monte. La concesión se autorizó por tiempo limitado y en base a requisitos. Entre otros, el uso del mismo para fines turísticos. En 2013 el negocio cerró tras entrar la empresa gestora del mismo en concurso de acreedores de forma voluntaria. Y comenzó el proceso de deterioro. En 2016, el Servicio Territorial de Medio Ambiente decidió iniciar el proceso para la recuperación de los terrenos, tramitando la caducidad de la concesión de uso privativo en el monte.