Malentendiendo y lo mismo

Marian Arlegui
-

Lectura transversal del museo y sus obras a través de una nueva propuesta

Malentendiendo y lo mismo

Los museos de carácter histórico suelen presentar sus colecciones de acuerdo a una ordenación cronológica que desde los estadios más antiguos documentados en su ámbito territorial concluye en las fases más recientes documentadas arqueológicamente. Así, desde el Paleolítico representado principalmente por los yacimientos de Torralba y Ambrona y Villalba concluye en los hallazgos del Palacio de los Hurtado de Mendoza en Almazán, tras cruzar la Edades del Bronce, del Hierro y la Edad Media. El Museo Numantino añade además una sala dedicada monográficamente a Numancia resaltando el valor del origen de Museo. 
Con motivo del centenario de la inauguración del museo en 1919 y con el objetivo  de ofrecer una visión de las colecciones y la propia institución desde otras perspectivas conceptuales, contemporáneas, se ha realizado Trabajo Claro/Hueco Oscuro, una propuesta en vídeo que propone una lectura transversal del museo y de sus obras, y que incide en la recepción de sus colecciones y en cómo pueden entenderse desde otros espacios y sensibilidades que no sean necesariamente los históricos o arqueológicos. 
Los objetos, independientemente de su origen y su contexto, habitan cada momento del tiempo de manera diferente. Sus significados cambian, su función se altera y el marco difiere, quizás porque se ven inmersos involuntariamente en la autovía de la historia y el lenguaje. Leer las esvásticas de un boch numantino no es lo mismo después del Holocausto. Mirar un cáliz del siglo XVI secularizado en una vitrina plantea otras direcciones de lectura más allá del ritual cristiano. Los pliegues se multiplican en el laberinto de las imágenes.  
Cuando los objetos son además fotografiados o filmados -esas nuevas imágenes-, en su traidora traducción, dejan de ser los objetos tangibles, históricos. A pesar de preservar el arte de sus índices documentales, las nuevas imágenes comienzan a poblar otros mundos de la percepción, en parte porque son traídos al mundo actual mediante reproductores y unidades digitales.
La videoinstalación Trabajo Claro/Hueco Oscuro presenta a un arqueólogo-paleontólogo  examinando y clasificando, investigando en tiempo real la colección de materiales fósiles que forman una de las osteotecas más importantes de Europa y que no son visibles por  el público, provenientes de los yacimientos de Ambrona y Torralba. Una cámara fija de tomas largas y cambios de encuadre se personaliza como testigo lector participando al unísono de este examen científico. La práctica ausencia de edición permite la experiencia y observación del tiempo que es en si la materialidad temporal y fílmica de estas imágenes.
Otras filmaciones estuvieron dedicadas a objetos arqueológicos (cerámicas, objetos de metales...), muchos no presentes en la colección permanente. Objetos cuyo común denominador es lo fragmentario y en donde las partes que faltan construyen otro espacio visualmente especulativo. En la aparente mismidad se dan diferencias enfrentadas al objeto filmado, cambios de escala y contextos lumínicos, y la imagen -fondo y figura, o espacio negativo y positivo quiebra un principio básico de la representación occidental que es la equivalencia entre el hecho de la semejanza y la afirmación de un vínculo representativo, en otras palabras se rompe parte del canon de la visibilidad racional al generar un espacio fisicamente subjetivo. 
En estas representaciones del objeto material y del objeto subjetivizado sería oportuno rescatar el ensayo del filósofo Michel Foucault sobre Magritte Ceci nést pas une pipe/ Esto no es una pipa en donde plantea, precisamente, las posibilidades de lectura de la imagen representada que deambula entre lo entendido y lo malentendido. En el texto se subraya el presente como una sucesión de lecturas sobre lo pasado, y como el presente se construye a veces erróneamente desde malinterpretaciones o como apunta el pensador ‘malentendimientos’. En estos últimos tratamos de recrear nuestro presente, entender para llegar al pasado cuando en realidad lo que tenemos en frente son formas engañosamente duplicadas y alteradas. 
Estas imágenes traicioneras de objetos arqueológicos enaltecen y convocan los contenidos ausentes. Pareciera que lo importante fuera el espacio del negro, ese lugar desconocido que se dilata y engrandece, un lugar que multiplica la incertidumbre. Un espacio, el de la duda , donde quizás seamos más conscientes si somos capaces de detenernos… un espacio, por otra parte, que se disipa lentamente cuando el proyector se apaga y se nos devuelve a la frontalidad cegadora y tan rudamente evidente de la vorágine de la luz diurna.
Desde un espíritu de mecenazgo, Caja Rural de Soria quiso colaborar en la celebración del Centenario del Museo Numantino y lo hizo financiando una obra de arte contemporáneo, la videoinstalación comentada. Ello suponía mayor fortaleza en el museo por la colaboración de una entidad comprometida con Soria en todas las direcciones posibles. Incrementaba el valor expositivo al permitir incorporar los lenguajes del arte contemporáneo a la narración histórica permitiendo la aproximación de otros públicos; supone un altavoz par el museo en la difusión de la videoinstalación en los circuitos del arte contemporáneo. Líneas ya abiertas por entidades como el Banco de Santander o La Caixa en la promoción de la creatividad contemporánea.
La autoría de la obra corresponde al artista Álvaro Perdices y ha contando con la colaboración técnica de Víctor Cid para la grabación y edición.
El autor, Álvaro Perdices Torres, (Madrid, 1971), se licenció en Bellas Artes en la Universidad Complutense de Madrid y después se trasladó a Los Ángeles, donde vivió 20 años. En esa ciudad realizó el Master of Arts en la California State University y el Master of Fine Arts en la UCLA. En 2011 se instaló de nuevo en España. Su obra ha podido verse de forma individual La Casa Encendida de Madrid, Sin Duda Exhibitions de Los Ángeles, en las galerías Espacio Mínimo y Marta Cervera de Madrid y la galería Casa sin fin de Cáceres y Madrid. De  forma colectiva, en Katherine Brennan Gallery de Los Ángeles, The Luggage Store de San Francisco, el Instituto Cervantes de Miami, el Museo Mahmoud Kalhil de El Cairo, Unit 11 de Los Ángeles, el Yerba Buena Center for the Arts de San Francisco, CASA de Salamanca, el Museo de Nuoro (Cerdeña), la Fundación Marcelino Botín de Santander, el Círculo de Bellas Artes de Madrid. Ha comisariado importantes exposiciones en museos nacionales e internacionales, entre ellos el Museo de Prado. En paralelo, ha desarrollado proyectos educativos, de comisariado y exposiciones para esta misma institución. 
Su último proyecto en vídeo, NEGRO y Luz, se ha mostrado recientemente en el Museo Nacional del Prado, en el Museo de Bellas Artes de Bilbao, el Museo Numantino, el Museo Wostell y en la National Gallery de Londres.