Centros de Adultos, la falta de docentes lastra algún curso

Henar Macho
-

La Junta lo achaca a la crisis sanitaria, la ausencia de oposiciones y las particularidades de las plazas y anima a participar en las nuevas listas dinámicas

Centros de Adultos, la falta de docentes lastra algún curso - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez

Los Centro de Educación para Personas Adultas (CEPA) de la provincia iniciaron el curso oficialmente el pasado 28 de septiembre, aunque no todos en las mismas condiciones. Aunque acusan una bajada en las matriculaciones a causa de la reducción de plazas y el temor a los rebrotes de la pandemia, sobre todo en personas mayores, y aunque se están dando facilidades para la incorporación de los alumnos rezagados, algunas escuelas tienen, a día de hoy, plazas vacantes de profesores sin cubrir.
Es el caso del Centro de Educación para Personas Adultas Celtiberia de la capital, que ha sufrido una merma en espacio disponible en todas sus aulas y, con ello, de matriculaciones. La escuela cuenta con alrededor de 700 alumnos este curso, cuando otros años alcanza el millar, por lo que se muestran satisfechos en el centro. No obstante, señalan que no se ha logrado cubrir una de las 24 plazas de docentes, y que se corresponde con la asignatura de Física y Química de segundo y cuarto curso de la Educación Secundaria Obligatoria (ESO), afectando a una treintena de alumnos. Las fuentes consultadas apuntan a que se trata de un problema derivado de la falta de profesores por los desdobles y la necesidad extraordinaria que ha generado la pandemia. «Nos va a afectar de manera significativa porque el hecho de que no tengamos profesor de Física y Química influye a las Matemáticas, porque aquí las enseñanzas van por ámbitos, en este caso, es el de Ciencia y Tecnología. Si no reponen al profesor cuando es debido, los alumnos que hayan aprobado matemáticas pueden verse afectados y suspender», argumentan. 
En este centro se ha notado, además, un descenso de matriculaciones en enseñanzas como las de fotografía o inglés, que son muy demandadas por personas jubiladas y que habitualmente se llenan rápidamente, pero que este curso está costando completar. La reducción del número de plazas ha provocado que haya lista de espera, como es el caso de talleres socio sanitarios, electricidad, fontanería... Otros centros consultados como el de Pinares, en Vinuesa, y Doña Jimena de San Esteban de Gormaz, no han tenido problemas para cubrir las plazas de docentes. En este último, «porque el perfil del profesorado es el mismo que el del año pasado», asegura la directora, Ana Minguito. En Vinuesa, aun así,  los alumnos, en su mayoría de edades avanzadas, no se han animado tanto a matricularse como en años anteriores, «muchos tienen miedo incluso a salir de sus casas», comenta la directora, Miriam Brizuela. 
PERFILES. Por su parte, el Centro de Adultos Gustavo Adolfo Bécquer de Ólvega también se está viendo afectado por la carencia de profesores y no han podido dar inicio a las clases de sus dos nuevas aulas taller de Mecanizado y mantenimiento de maquinaria industrial  y Operaciones auxiliares de laboratorio. Desde la escuela lo achacan a que se requiere un perfil de profesor «muy especializado» y las condiciones laborales son poco atractivas, sobre todo para docentes que lleguen de otras provincias, al tratarse de medias jornadas y una zona rural. 
Así lo entienden también desde la DirecciónProvincial de Educación, y añaden que la pandemia ha incrementado la necesidad de profesorado a nivel nacional. «Eso ha hecho que el Ministerio haya modificado la norma para permitir trabajar en la enseñanza a licenciados o graduados que no tengan el máster de profesorado, de forma excepcional», detalla Javier Barrio, responsable del Servicio de Educación en Soria, consciente de las ‘ampollas’ que las nuevas listas dinámicas han provocado entre los universitarios, y que, por otra parte, comprende, aunque recuerda que el proceso de contratación que lleva a cabo la Consejería de Educación se hace con muchas cautelas. «Si hubiera habido oposiciones en junio estaríamos un poco mejor», lamenta Barrio, quien asegura que se están cubriendo «plazas más golosas como las de Valladolid o Burgos», aunque insiste en que el proceso sigue abierto y se están haciendo también llamamientos al Servicio Público de Empleo, por lo que espera que pronto se cubran con sorianos que se animen a optar a unas «plazas para todo el año».