"Somos el tercer productor de cartón estucado de España"

A.P.Latorre
-

Sarrió Papelera de Almazán ha dado a conocer esta semana el ambicioso plan de modernización en el que se invertirán 5,4 millones de euros y que va a permitir una reducción importante de costes en materia prima y un ahorro energético

"Somos el tercer productor de cartón estucado de España" - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez

GALERÍA

"Somos el tercer productor de cartón estucado de España"

La empresa papelera Sarrió, especializada en la fabricación de cartón estucado, está inmersa en un ambicioso proceso de modernización. Con motivo de la presentación del proyecto, una intervención técnica «bastante compleja» y que supone una inversión de cinco millones de euros, Sergio Aragón Peña, consejero delegado, repasa la evolución y avanza los planes de futuro de esta firma tan arraigada en Almazán, donde inició su actividad en el año 1971. Ahora ocupa la tercera posición en cuanto a producción de cartón reciclado en bruto  para alimentación y farmacia, principalmente, sectores que son «vitales» en la economía del país.
El anuncio de la inversión de Sarrió es una gran noticia para Soria. Ya estaba prevista y la pandemia no la ha frenado, ¿qué se ha valorado?
Hay varios aspectos. La economía atraviesa un momento complejo, pero nuestra esperanza es que sea una cuestión coyuntural. Dentro de esa coyuntura, el sector del papel y, concretamente, del cartón, van a tener un rol cada vez más importante. Lo vemos porque hay empresas competidoras que también están invirtiendo en aumentar su capacidad de producción, ocurre en España y también en Europa. Nosotros queremos desempeñar un rol importante en ese desarrollo. Somos el tercer fabricante de cartón estucado actualmente y seguiremos siéndolo, pero necesitamos aumentar nuestra capacidad productiva para ser más eficaces, atender mejor a nuestros clientes, exportar más... Y, por tanto, ese es el objetivo esencial de esta inversión y de esta estrategia. 
En segundo lugar, es evidente que ha habido una evolución de nuestros clientes en cuanto a expectativas de calidad. Elaboran paquetes y cajas, los imprimen, ofrecen lo que el público ve en los supermercados o en las farmacias... y tienen una exigencia de requisitos cada vez mayor y, por tanto, nosotros necesitamos estar a la altura de estas exigencias e incluso adelantarnos a ellas y seguir invirtiendo en calidad. A la vez, estamos inmersos en procesos de investigación de nuevos materiales y desarrollos que podrían ser interesantes de cara al futuro. 
¿Qué ha supuesto el apoyo institucional para este proyecto?
El apoyo de las instituciones es esencial porque nosotros somos una empresa pequeña, constituida por cuatro socios, es decir, los recursos económicos de los que disponemos están muy limitados a lo que personalmente podemos aportar, por un lado, y a lo que la banca está dispuesta a otorgarnos como crédito, por otro. Todo ello en función del desarrollo de la empresa. Pero en una inversión de este calibre, con un volumen importante de 5,4 millones de euros, necesitamos disponer de más aporte crediticio para poderlo absorber. En ese sentido, no lo podríamos conseguir al cien por cien si no es con un apoyo importante de la Junta de Castilla y León, a través de Sodical y los créditos que nos van a conceder. 
También hay que decir de una manera muy clara que las aportaciones que hacen las instituciones son siempre créditos, porque a veces puede haber una confusión sobre que te están regalando dinero y no es así. Son compromisos de crédito en unas condiciones que ciertamente pueden ser beneficiosas pero que luego hay que devolver. La devolución de los créditos tanto a nivel de la banca privada como a nivel de aportaciones de la Junta tienen que hacerse a través de los resultados económicos que la empresa vaya produciendo.
Se tiene previsto un aumento de la producción del 7%, de 40.000 a 50.000 toneladas de cartón al año. ¿Cómo se traducirá en beneficios?
Lo hemos calculado y supone un incremento importante de los resultados reales de la empresa, habida cuenta de que hay también un momento complejo, como es el 2021, cuando se hace realmente la operación, con un desembolso de capital importante y tenemos que empezar también a devolver créditos. Por lo que el año que viene aún no se va a ver reflejado en el resultado todo ese impacto. Esperamos ver resultados importantes a partir del 2022 ó 2023.
El plan de actuación va a permitir una reducción importante de costes por ahorro energético y en materias primas. La planta será más eficaz, productiva y eficiente y se mejorará la calidad del producto.
¿Cómo se logra mantener a la empresa como tercera productora de cartón estucado de España?
En este momento se están produciendo movimientos que se van conociendo. Hay tres fábricas que producen este tipo de cartón, nosotros somos los terceros porque las dos primeras tienen una capacidad de producción muy superior a la nuestra. La primera del orden de 200.000 toneladas al año y la segunda de 150.000. Sarrió, con 40.000 en la actualidad, es claramente el tercero en una posición muy lejana, de ahí que necesitamos ir progresivamente mejorando. 
No obstante, somos una empresa ágil y rápida en el servicio, nuestros clientes valoran ese nivel de atención y nuestra forma y respuesta próxima de trabajar. Por tanto, entendemos que a pesar de ser pequeños, ese nicho en el que estamos constituidos puede ser realmente un factor importante de progreso y éxito de cara al futuro. 
El mercado principal es España y, sobre las exportaciones, ¿van en aumento y hacia dónde se dirigen? 
Efectivamente, el mercado principal está en España y en Portugal, como una extensión. Actualmente estamos exportando a Francia y tenemos expectativas próximas para hacerlo a Alemania y al Benelux. En el pasado exportamos a países de Sudamérica, pero no resultaron demasiado interesantes por cuestiones de precio y de transporte. Cuando hablamos de exportaciones hay que considerar un factor importante, porque se transporta un producto que pesa muchísimo, son enormes bobinas de cartón que llegan a pesar 2.900 kilos. Por tanto, el poner barcos y transporte es caro y si hay que llegar a acuerdos para exportar a países donde las posibilidades de pago son más complicadas aumentan las dificultades. Por eso entendemos que nuestro mercado principal continuará siendo el español, pero va a haber una posibilidad clara de aumentar exportaciones en el entorno de Europa. 
Este plan es un compromiso con Almazán, con el mantenimiento y la creación de empleo. ¿Qué sensación se tiene al anunciar el proyecto?
Nosotros siempre nos hemos sentido muy unidos y muy vinculados a esta población. Yo diría que la fábrica es parte del ADN de Almazán y de la provincia de Soria. Para nosotros, como socios, esta vinculación y este apoyo de la gente y de la plantilla ha sido siempre absolutamente esencial. Hay que tener en cuenta que este tipo de instalaciones requieren un compromiso importante de preparación, de trabajo por parte de la plantilla, que hace cinco turnos... La fábrica no se para nunca excepto cuando tenemos que hacer tareas de mantenimiento, lo que requiere una predisponibilidad, una capacidad, una atención por parte de los empleados muy alta. Si no fuese así y no contásemos con este apoyo sería muy difícil. Nosotros nos sentimos muy vinculados y muy obligados a responder, en la medida en que nuestras fuerzas nos lo permitan, ya que todo depende de los resultados y la capacidad operativa de la que dispongamos. Estamos dispuestos a compartir todo este esfuerzo con nuestros empleados. 
¿Cómo es la maquinaria que se va a instalar en la fábrica de Almazán?
Actualmente estamos utilizando un sistema de rodillos  en el proceso de formación de la hoja y durante muchísimos años ha sido la forma habitual de trabajar. Pero hace ya tiempo que este sistema se ha ido quedando anticuado respecto a las exigencias de prestaciones de la composición del cartón y en cuanto a su capacidad de permitir una impresión estable. Lo que estamos haciendo son dos cosas. Una es sustituir ese tipo de mecanismos por mesas planas, un proceso continuo más estable en la formación de la hoja para que la calidad sea mejor y haya menos roturas y deterioros, reduciendo la pérdida de materia prima y de energía y , con ello, los cortes. Y ese mismo proceso permite una mayor velocidad, incorporando un multimotor, un elemento de transmisión, que permite ampliar la capacidad de producción. Un cálculo rápido de ese proceso permite observar que si vamos a fabricar 10.000 toneladas más al año, incluso reduciendo costes, el rendimiento por tonelada va a ser mucho mayor. La instalación la realizará Copasa y se iniciará en la segunda mitad de 2021.
¿Se realizan otras actuaciones para un mayor ahorro energético?
Hemos hecho una inversión, que se ha puesto en marcha recientemente, con apoyo de el Ministerio de Industria y Reindus como crédito, para la sustitución de una caldera de vapor antigua y que tenía problemas y pérdidas por una nueva que es mucho más eficiente. También teniendo en cuenta que la nueva capacidad de producción va a requerir un aporte de vapor y agua caliente superior al que estamos utilizando actualmente. 
¿Qué mejoras se han ido realizando en los últimos años en las instalaciones de Almazán?
Hemos ido haciendo reformas y actualizando equipos en distintas partes de la maquinaria y las secciones de trabajo. Una de las áreas que se va a ver afectada por el proceso de modernización, en la sección de acabados que es la parte final de la línea donde ya tenemos las bobinas fabricadas para prepararlas y cortarlas si el cliente requiere que se formateen de una manera determinada, es la de expedición. Es el punto que se va a encontrar con más volumen de producción final para su manipulación y envío, por lo que vamos a precisar más personal.
Actualmente hay 99 empleados en la fábrica y otros 6 en administración central y la red comercial. La ampliación de la capacidad productiva determinará la contratación de 4 personas más en Almazán y 1 en la red comercial. 
¿Es una oportunidad para los fabricantes de cartón que se esté acotando el uso del plástico?
El plástico tiene múltiples usos y viene siendo un elemento esencial. Pero hay un proceso de sustitución de plástico por cartón debido fundamentalmente a la ecología, al impacto en el medio ambiente, a sus posibilidades de reciclaje... Lo último que he escuchado es que Coca-Cola va a empezar también a sustituir envases de otros tipos por los que está probando elaborados con cartón. Todo esto está en constante evolución, pero hay una presión de la sociedad en general a favor de esta sustitución. Nuestra fabricación de cartón se base en un 95% en material reciclable. Tenemos un firme compromiso con el cuidado al medio ambiente y las emisiones de CO2.
En la encuesta de Aspapel, un 97,4% de los encuestados cree que el envase de papel y cartón es más ecológico, el 85% que es más agradable, el 67,7% que es de mayor calidad y el 58,4% que es más cómodo. Más del 70% comprarían refrescos en envases de cartón, así como productos de limpieza, cápsulas de café, bandejas alimentarias, bolsas de supermercado, catering...