Una nueva ley sucederá a la 'fallida' Agenda de la Población

SPC
-

Antonio Calonge afirma que el diagnóstico está hecho y es momento de trabajar en soluciones con una nueva ley, aunque avisa que sus resultados son a largo plazo

Mañueco y los presidentes de Aragón y Castilla-La Mancha, junto a otros participantes en una cumbre sobre demografía. - Foto: Concha Ortega (Ical)

La Junta de Castilla y León reorienta su política demográfica con cambios organizativos y normativos: una nueva ley sustituirá a la «fallida» Agenda de la Población 2010-2020, en una programación en la que demanda también agilidad al Gobierno con la anunciada estrategia de reto demográfico y compromiso para que la variable de la despoblación esté presente en los fondos europeos Next Generation.
El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, encargó el pasado mes de julio las políticas de impulso demográfico y la Agenda de la Despoblación, que antes estaba en Empleo e Industria, a la Consejería de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior que dirige el vicepresidente Francisco Igea.
«Los diagnósticos están hechos, son coincidentes, es el momento de trabajar en las soluciones», explica, en declaraciones a Ical, el director general de Ordenación del Territorio y Planificación, Antonio Calonge, que avisa, no obstante, de que son acciones a largo plazo y los resultados no se verán «en pocos años».
En esa reorientación, cuyo objetivo es que «no sean una realidad» las últimas previsiones del INE, que reflejan la pérdida de 239.000 habitantes en quince años, dice Calonge, hay cambios organizativos, la implicación de la universidad, una evaluación de la Agenda de la Población, que servirá para «rectificar», y una nueva ley de dinamización demográfica, en la que ya trabaja la Consejería, aunque sin fecha para su aprobación.
Los primeros pasos serán la propuesta de creación de un grupo técnico interconsejerías de impulso de las políticas demográficas, que se llevará en breve al Consejo de Gobierno, y la modificación del actual Consejo de Políticas Demográficas por un denominado Consejo de Dinamización Demográfica, que será un órgano de asesoramiento en el que no estarán, como ahora, todas las consejerías y los grupos de las Cortes, sino el consejero, director general y las entidades vinculadas.
Agenda de la población.

Nacida en marzo de 2010 para una década, la Agenda de la Población cumple su vigencia, pero Calonge dice que «hubo error en el diagnóstico y en las medidas adoptadas», aunque subraya que antes de que termine el año el Consejo de Políticas Demográficas hará una evaluación del año 2019, a la que seguirá, en el primer semestre de 2021, otra «global, real, rigurosa, realista y sin paños calientes».
Será entonces cuando se vean las fortalezas y debilidades, cuya evaluación ayudará a «rectificar», aunque el director general reconoce que a la vista de los resultados «no parece que sea positivo», a la vez que se refiere a proyectos piloto concretos en los que trabaja la Consejería como la economía de la plata junto a la Diputación de Zamora enmarcado en «pueblos cuidadores» a la tercera edad.
También, el macroproyecto de pueblos singulares, en colaboración con el Parlamento Europeo y financiación del Banco Europeo de Inversiones o un erasmus rural, junto con la Consejería de Educación. Además se busca la implicación de la universidad para la elaboración de una estrategia, cuyo convenio está redactado.
Implicación del gobierno.

Las políticas demográficas no pueden ser algo aislado de una comunidad, más cuando España es «un país despoblado en relación a su entorno», explica Calonge, que apunta al borrador presentado por la secretaria de Reto Demográfico, que califica de «plano en despoblación, mal enfocado» y lamenta que no se hayan tenido en cuenta las aportaciones de la Junta.
«Somos realistas, tras el covid, el reto demográfico es un problema de primera magnitud», analiza, a la vez que indica que en la Conferencia Sectorial, celebrada el pasado viernes, Castilla y León dijo no a las tres preguntas: si el borrador presentado sirve, que haya un mecanismo de financiación suficiente y que no está listo para ser abordado en la Conferencia de Presidentes.
La Junta ha enviado sus aportaciones a la vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera, y a la secretaria general de Reto Demográfico en las que se piden que se tenga en cuenta el fenómeno de la despoblación en los futuros proyectos a los Next Generation.