LA LÍNEA GRIS

Javier Santamarina


Historias de Filadelfia

Hace ya unos meses me atreví con un libro de Jonah Goldberg titulado Fascismo Liberal. El libro posee la característica de conseguir enfadarte hasta niveles inauditos. Es doloroso descubrir la ignorancia cuando se leen discursos, actos y acciones de iconos políticos pasados.

El libro afirma que utilizamos la palabra fascismo sin comprender bien el concepto, como insulto rápido y, finalmente, como instrumento para neutralizar al oponente. Desgraciadamente hay políticos que desconocen que sus propuestas se ajustan más al fascismo de lo que se imaginan. Si tuviéramos que resaltar una característica específica es su firme defensa de la acción, del movimiento como motor político; cualquier obstáculo legal u oposición es ridiculizado. ¡Hay que obtener resultados ya! Estos políticos mezclan sus deseos con la voluntad popular y confunden eficiencia con movimiento, sin analizar las consecuencias de sus actos o su moralidad.

Esta frenética actividad acompaña a cualquier propuesta política que lucha contra cualquier injusticia real o aparente. También incluye a las ideologías que defienden la creación del sujeto perfecto mediante ingeniería social. Para su consecución, es indispensable la identificación de los enemigos del progreso y cuestionar los límites que impone la libertad o la dignidad humana.

Nos puede extrañar que haya gente que piense que no existen derechos universales, propios de nuestra naturaleza, al entender que si se respetan se retrasa el paraíso ético. En las dictaduras es visible la agresión a estos derechos, pero es cada vez más frecuente que las democracias regulen escenarios vitales que atentan directamente contra la dignidad humana, la esfera privada o restringen la libertad individual.

Hace décadas la China comunista prohibió que sus ciudadanos pudieran tener más de un hijo. Las consecuencias sociales y económicas fueron brutales, pero nada comparado a un feto de ocho meses arrancado del útero y puesto al lado de la madre en la cama del hospital. El Partido consideró dichos actos como excesos del celo de los funcionarios.

En el 2019, el país tuvo la tasa más baja de nacimientos desde 1951. La población activa se reduce cada año y fruto del aborto selectivo hay millones de hombres que no van a encontrar una mujer. En breve el gobierno quitará las restricciones y no cambiará la tendencia decreciente. En 10 días han construido un hospital para tratar otra nueva epidemia generada allí. Si hubiera libertad de expresión se habrían ahorrado el edificio y puede, que reducido la propagación de la enfermedad.